El vídeo en directo, un reto no tan sencillo para las redes sociales

Cuando hablamos de tendencias, nos referimos a herramientas a la vanguardia de la comunicación y el desarrollo. A instrumentos con los que las marcas cuentan para seguir en boga en su afán por llegar a más clientes. El vídeo en directo, la emisión en live-streaming es pues, no una moda pasajera, sino una necesidad para quien no quiera quedar desbancando en este cambiante mundo del marketing.

Las redes sociales, motores fundamentales de la creación en comunidad en Internet, lo saben. La inclusión del vídeo en directo entre sus características se está convirtiendo en un must para ellas. Pero no todo es fácil a la hora de aplicar estas herramientas. De hecho, plantea un camino con luces y sombras que no siempre es fácil de controlar.

Twitter y el vídeo en directo

En los últimos tiempos, el nombre de Twitter ha estado ligado a no muy halagüeñas noticias sobre su situación. La pérdida en el número de usuarios no era un buen síntoma para unas redes que viven, precisamente, de la popularidad social. El vídeo en directo es uno de los nuevos recursos que la plataforma está impulsando con mayor fuerza para paliar ese estado.

Ya en diciembre del año pasado, la compañía daba un paso al frente en este sentido. Desde su nacimiento, Periscope supuso una revolución en el mundo de las apps. Ofrecía vídeos en directo, la apuesta por la inmediatez y la naturalidad. Twitter decidió integrar la tecnología de la aplicación y permitir que cualquier usuario usara esas funciones.

En marzo de este mismo año, se establecía una nueva revolución. En aras de competir con la herramienta de Facebook Live, Twitter decidía crear su propia plataforma de vídeo en directo. El objetivo era ir más allá de un uso por parte de individuos. Su propósito buscaba conquistar a medios de comunicación y marcas. En un deseo porque éstas sientan la necesidad de tener presencia a través de contenido permanentemente actualizado.

Pero la cosa no queda ahí. Pues como decimos, todas estas novedades son peldaños en un plan de la compañía para reconvertirse. ¿Reconversión en qué sentido? Dar todos los servicios que un usuario precise, como, por ejemplo, contenido televisivo. Como sabemos, Twitter es un hervidero de charla social cuando se emiten ciertas series y programas. Pues bien, la idea ahora es canalizar ese debate hacia los propios contenidos que se verán a través de la plataforma.

Para ello, los de Jack Dorsey han establecido acuerdos con algunas de las empresas más relevantes del sector. De momento, centran sus objetivos en el mundo del deporte y de la música, dos de los temas favoritos del público que tuitea. La idea es ofrecer contenidos en exclusiva que se verán las 24 horas del día en streaming. Partidos de la liga de beisbol, de la liga femenina de baloncesto o de la MLB en directo. Con un jugador especialmente suculento para la audiencia: encuentros de la NFL, la liga de fútbol americana. Como no sólo de Estados Unidos vive el hombre, también se están llevando negociaciones con instituciones deportivas europeas. En cuanto a la música, habrá canales como MTV o Billboard. Y también sobre curiosidades y actualidad, como Buzzfeed o Bloomberg.

Para Twitter ésta es una gran oportunidad para seguir siendo una marca de referencia para los usuarios. Pero también para las marcas. Y aquí entra en juego otro factor fundamental: el mundo de la publicidad. ¿Cómo va a costearse Twitter sus nuevos vínculos comerciales? La necesidad de pensar en cómo insertar publicidad es obligatoria.

Los usuarios ya conocen los tuits patrocinados y los vídeos preroll. Pero la nueva apuesta por el vídeo en directo también supone la inclusión de un nuevo soporte. Se trata de publicidad en medio de esos streamings en directo. La campaña de Twitter se hace necesaria para convencer a los partners de las posibilidades de este servicio. La propia empresa explica que estos vídeos son dos veces más recordados. A su inclusión oficial precede además el hecho de que esta fórmula haya sido probada durante un año en Estados Unidos.

La aspiración de Facebook

El boom del vídeo en directo está marcando una nueva revolución para todas las redes sociales. Facebook Live es un gran ejemplo de las posibilidades de este instrumento. Un guiño para los productores de contenido, seducidos por la visibilidad que les da tener presencia en uno de los sites más usados del planeta.

Esto se completa por una apuesta total por el vídeo. Los rumores acerca de una nueva realidad podrían concretarse en apenas unas semanas. Se trata de la creación de hasta 24 series de producción original, que podrían verse a través de Facebook. Streaming, ficción, redes sociales… ¿de cuántas tendencias estamos hablando?

De nuevo, estas novedades nos llevan a pensar en cómo se establece la monetización de los contenidos. Sabemos que Facebook llegó a diferentes acuerdos con partners comerciales para impulsar la creación de vídeos en directo. ¿Podría ahora alguna de las numerosas series que espera lanzar establecerse como un branded content comercial? Sin duda, se trataría de una interesante novedad para esas empresas que buscan nuevas formas de relacionarse con el público. Y que, sobre todo, se alejan de formas que los usuarios pueden percibir como intrusivas.

Rosas con espinas

Como decían en aquella película, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Y eso es lo que está sucediendo también con el live-streaming. En teoría, hablamos de la posibilidad de que cualquier usuario comparta sus vídeos en directo cómo y cuándo quiera; que las marcas encuentren nuevas formas de publicitarse… Pero la puesta en marcha de Facebook Live también nos ha traído agrias polémicas.

Es la cara B de un fenómeno en el que no todo brilla. Esos vídeos en directo inspiran a todos, también a quienes ejercen actos delictivos. En Facebook se han podido ver contenidos que la empresa nunca hubiera querido ver difundidos. Como sucede tantas veces en el mundo de la tecnología, la evolución digital es muy veloz, para mal y para bien. Y ello hace que no siempre pueda ser detectadas ciertas situaciones, hasta que llegan.

Para frenar la difusión de vídeos violentos, Facebook se ha dado prisa en tomar medidas. Una de ellas pasa por contratar a más personal para controlar los contenidos que se emiten en directo. Sin duda, la imagen de una marca como Facebook está en juego. Y la necesidad de erradicar de raíz este tipo de vídeos es fundamental para seguir contando con la confianza de usuarios y marcas. Así lo explicó el propio Zuckerberg: “Si vamos a construir una comunidad segura tenemos que responder rápido. Estamos trabajando para que sea más fácil reportar estos vídeos para tomar medidas, ya sea respondiendo con rapidez cuando alguien necesita ayuda o bloqueando los vídeos”.

Otras redes

Estos hechos nos recuerdan el poder de difusión de las redes. Y cómo un instrumento como el vídeo en directo ofrece todo un mundo nuevo cuyas consecuencias aún no podemos calcular. Pero algo sí saben las marcas. Han de apostar por esta herramienta, tan de actualidad. Tan usada por los internautas, tan necesaria para seguir creciendo.

La revolución del vídeo en directo ha marcado un antes y un después para todos los protagonistas. En noviembre de 2016, Instagram integraba esta función en su Stories. Permite crear vídeos de hasta una hora de duración que, eso sí, se “esfuman” 24 horas después de ser publicados.

Por su parte, Tumblr, la red social de los microblogs, también se lanzó al mundo del streaming en directo en junio del año pasado: Tumblr Live Video. Su ejecución no pasa por la creación de una plataforma propia, sino por el soporte a otras apps que ya dan este tipo de servicios, como YouNow o Kanvas. Se trata de rentabilizar la inversión realizada por los creadores de esos sites y aprovechar sus ventajas mediante acuerdos y colaboraciones, sin tener que crear un software específico para seguir dando a los usuarios esta funcionalidad que tanto demandan.

Ante estos movimientos, Google no iba a quedarse atrás. YouTube, la videoteca más grande del mundo, ha fijado también sus ojos en el vídeo en directo. En su momento, las cuentas verificadas eran los emisores autorizados para lanzar estos contenidos. Pero, quizá el temor a quedar fuera de juego de esta imparable tendencia le ha hecho reflexionar y en marzo anunciaba que esa función dejaba de estar restringida. Ahora, cualquiera puede hacer uso de esta utilidad.

Inmediatez. El vídeo en directo nos traslada una nueva necesidad. Contar todo lo que está pasando en ese preciso momento. Ofrecer un altavoz al mundo para seguir compartiendo experiencias en la red. Está en pleno auge, pero eso también significa que han de controlarse todas las posibles consecuencias de su uso. Las redes y las marcas ya lo saben y están dispuestas a seguir jugando esta intensa partida.

Imagen | Twitter, Pixabay

En BlogginZenith | Meerkat se retira del Live-Streaming tras ser el referente: ¿qué ha pasado?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Todas las novedades sobre el vídeo en directo son muy interesantes

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>