El pago de contenidos de calidad: ¿es el Paywall el futuro de la prensa digital?

Mucho se habla de la crisis de la prensa de papel ante los nuevos medios y, sin embargo, los modelos de negocio son difusos también en la red, algo que ya hemos tratado en Bloggin Zenith en diversas ocasiones. Hoy retomamos el tema tras las noticias que nos llegan al otro lado del charco de la mano de Andrew Sullivan, un polémico periodista estadounidense. Su blog, The Dish, quizás no es muy conocido en España, pero tiene muy buenos resultados. Y a las cifras nos remitimos: más de un millón de lectores cada mes, fieles a sus mordaces comentarios sobre política, moral y otros asuntos.

Tan influyente es Sullivan que ha conseguido triunfar donde otros medios más consolidados han fracasado, logrando que la gente pague por leer lo que escribe. A partir de este reciente caso de éxito hablamos de la segunda oleada que vivimos ahora en defensa del pago por contenidos online de calidad, como está haciendo el Wall Street Journal o el Financial Times. Ahora bien, ¿son viables estos nuevos modelos de negocio?

El modelo Sullivan arrasa

El pasado 4 de enero el periodista Andrew Sullivan lo anunciaba en su propio blog. Desde el próximo 1 de febrero, éste se trasladará a la web www.andrewsullivan.com. Cansado de que en su site hubiese publicidad, ha decidido montar un nuevo blog por su cuenta, esta vez sin anuncios, pero financiado por sus propios lectores, sin grandes compañías de comunicación que le den soporte: sin inversores y sin publicidad. La suscripción costará 19,99 dólares al año, y si alguien quiere aportar más, puede hacerlo.

El éxito hasta el momento es palmario: en las primeras 24 horas consiguió más de 12.000 suscriptores, que aportaron 330.000 dólares. Es decir, la aportación media ha sido de 27 dólares, siete más de los que se pedían. Unas 2.000 personas pagaron 5 dólares extra, y hubo 1.000 que contribuyeron con 50 dólares. Ahora el objetivo es llegar a los 900.000 dólares durante 2013 y todo apunta a que lo vaya a conseguir.

Como explicaba el propio Sullivan en su post, el dinero servirá para que el equipo de siete personas que trabaja en el blog mejore sus condiciones laborales, salariales y productivas. No es el único caso de bloguero de éxito. Algo parecido ocurrió con un periodista freelance de Nueva Zelanda, que publicó una importante información exclusiva en una red que permite los micropagos y que consiguió recaudar 3.000 euros en 24 horas.

Medios que dieron el paso al “paywall”

El “Paywall” es un sistema que impide que los usuarios de Internet tengan acceso completo a determinadas páginas web (en particular, al contenido de noticias y publicaciones académicas). En sus variantes hay algunos que permiten un mínimo o ningún acceso a los contenidos sin suscripción, mientras que otros permiten una mayor flexibilidad, en lo que los usuarios pueden ver algo de contenido sin necesidad de pagar. Una tendencia de financiación, sobre todo para algunos medios online,que se está afianzando poco a poco.

Las cifras lo demuestran: en el último año, en EE.UU. se ha duplicado el número de diarios que optan por el pago de contenidos, según Mashable Business. Más de 300 periódicos estadounidenses cobran por consultar información en su web. El New York Times, por ejemplo, ha apostado fuerte por ese modelo, ofreciendo 10 artículos gratuitos al mes y obligando después a pagar para seguir leyendo. Tradicionalmente, se ha visto en su “muro de pago” el ejemplo de que funciona, dado que el número de suscriptores de la versión digital (807.000) supera ya al de la edición impresa (780.000).

Orbyt, el pionero en España

Siguiendo su estela, cientos de periódicos han empezado a cobrar para leer contenidos de calidad. El último diario importante en hacerlo ha sido el económico francés Les Echos, cuyos lectores deben abonar ahora 20 euros mensuales si quieren leer más de 20 artículos. The Telegraph también ha empezado a cobrar por su contenido online a los lectores internacionales. En España Unidad Editorial ha tomado los primeros pasos con El Mundo en ORBYT y más recientemente ExpansionPro en Orbyt.

La noticia del extesorero del PP, Bárcenas, que presuntamente pagó sobresueldos en dinero negro a la cúpula de su partido, fue la exclusiva de El Mundo en Orbyt, donde apuestan por el pago y donde se intenta poner en valor la plataforma, fidelizando a sus actuales suscriptores dándoles un trato preferencial y mandando el mensaje a quienes no lo son de que el contenido más interesante estará tras el candado.

Recordemos también la existencia de “Kiosko y más“, que nace fruto de una alianza entre los principales editores de prensa de España, con la pretensión de convertirse en la mayor plataforma digital de prensa española que permite seleccionar a la carta y descargar una versión digital de las ediciones en papel de decenas de diarios.

Pero, ¿estamos dispuestos a pagar por contenidos de calidad?

Esta pregunta ya nos la hicimos en un post de Bloggin Zenith. La tendencia no indica que la gente esté preparada a pagar. De hecho, según un estudio de Digicareers, un 52% de los estadounidenses abandonan inmediatamente una web tras encontrarse un paywall. Además, este informe refleja que los usuarios siguen siendo mucho más reticentes a pagar por acceder a la información que a otros productos. Por ejemplo, el 47% de los encuestados pagan por ver películas y el 35% por escuchar música, pero sólo el 13% ha pagado por acceder a las noticias de los periódicos.

Tal es así que algunos modelos de pago no han alcanzado el éxito que se esperaba. Recordemos el reciente caso de The Daily, de Rupert Murdoch, el primer periódico creado en exclusiva para iPad, que dejó de publicarse cuando aún no había transcurrido dos años desde su lanzamiento. La razón: no haber logrado alcanzar sus objetivos de audiencia. Con todo, hay algunos muros de pago que sí están funcionando. El del Wall Street Journal cuenta con cerca de 600.000 abonados y el de Financial Times suma 313.000, mientras que sus ingresos han crecido un 7%. Los expertos señalan que la prensa especializada tiene más poder para fidelizar y atraer a sus lectores.

Richard Gingras, jefe de noticias de Google, lo resumió así: “El paywall del Wall Street Journal funciona porque difunde información con un alto valor y está escrito para un público de negocios, cuyas suscripciones son pagadas por sus empleadores. Las empresas de medios deben eliminar la ambigüedad de su contenido y los modelos de negocio”. La especialización puede ser una de las claves. La otra, la solidaridad del lector con el medio.

Sullivan lo tiene claro: “Si este modelo funciona vamos a tener la prueba de que un pequeño grupo de escritores y editores pueden ser pagados directamente por los lectores, y de que un medio independiente, si se lleva bien, puede llegar a tener una audiencia lo suficientemente grande para sostenerse indefinidamente“. La clave, además de en la popularidad del autor, puede estar en el propio modelo de pago. El de Sullivan es tan poco restrictivo que al final se apela más a la caridad y gratitud de los lectores por lo que leen.

Todas estas nuevas medidas de financiación, en definitiva, están encaminadas a generar nuevas fuentes de ingresos, e incrementar las actuales. El fallo de que el sistema no haya funcionado hasta el momento está, según el experto en contenidos Tien Tzuo, en la propia industria periodística, pues hasta ahora no se han dado cuenta de que sus lectores eran sus verdaderos clientes, no a los anunciantes. Por tanto, la única manera, a largo plazo, para dar consistencia a su modelo de negocio es rentabilizando las relaciones con sus lectores, dando paso a la segunda era del Paywall. Solo el tiempo dirá si se está en la dirección adecuada.

Imagen | Palmetto Public Record
En Bloggin Zenith | La prensa online y sus nuevos modelos de financiaciónLa prensa europea no encuentra la fórmula de la rentabilidad: la monetización del formato digital“Pagas, luego existo”: ¿los usuarios están dispuestos a pagar por contenidos online de calidad?

 

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Por desgracia no hay todavía una conciencia de la importancia del pago por contenidos. Bien es cierto que ha habido varios intentos pero la gente no está dispuesta a pagar por leer. De hecho, creo que en España, la cultura, nunca mejor dicho, no está pagada. 😉

  2. Compartimos contigo Iván que en España está demasiada extendida la idea del “gratis total” en Internet pero vamos a confiar. Se cita en este post el caso de Orbyt, parece que va calando …

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>