El marketing de los sentidos: ¿oyes eso? (VI)

El sentido del oído es el último que nos quedaba por analizar en nuestro especial sobre marketing sensitivo. Un sentido que según expertos del mundo del marketing y la publicidad es el segundo más utilizado por detrás del de la vista y que sirve pare vocar emociones y sentimientos que influyen en la relación de los consumidores con las marcas.

A pesar de que estudios especializados afirman que las personas recordamos el 2% de los sonidos que escuchamos, un porcentaje sustancialmente inferior al de otros sentidos como el del gusto o el olfato, los sonidos siempre han estado asociados a marcas y empresas. En esta entrada analizaremos su importancia en el mundo del marketing y también presentaremos varios ejemplos.

El poder de los sonidos

Karl Lagerfield, el conocido director creativo de Chanel, afirmó hace unos años que “la música y la moda son lo mismo, porque la música también puede expresar su período”. Se refería Lagerfield a la utilización de los sonidos y la música en el mundo de la moda, una práctica habitual desde el nacimiento de la industria textil hace décadas. Todos los desfiles de moda están acompañados de una determinada música que ajusta a las características de las prendas y de la temporada, evocando sensaciones en las personas allí presentes.

Y es que como hemos indicado anteriormente el marketing auditivo es probablemente el más utilizado junto con aquél que afecta al sentido de la vista. Varios estudios han demostrado en los últimos años que distintos tipos de sonidos ejercen una poderosa influencia psicológica en la mayoría de las personas y es el trabajo del profesional del marketing ajustar dichos sonidos a las características de cada marca o producto.

La música es uno de los elementos claves para la creación de la imagen del punto de venta y la identidad de la marca. Y es que los sonidos no sólo pueden ser utilizados para ayudar a establecer una imagen de marca en la mente de los usuarios, si no también para influenciar sus hábitos de compra en el propio punto de venta. Esta idea fue perfectamente explicada por Julian Treasure, de Sound Agency, en esta conferencia TED.

Sonidos como “imagen” de marca. Y en el punto de venta

Aunque en muchas ocasiones no seamos conscientes de ello, en la gran mayoría de tiendas de ropa existe una música ambiental que se ajusta a las cualidades de la marca y sus productos. Se trata de, a través de los sonidos, crear un ambiente agradable de compra, invitando a los potenciales consumidores a quedarse más tiempo y así aumentar la posibilidad de compra. O todo lo contrario. Determinados supermercados o cadenas de fast food usan música de ritmo rápido cuando están congestionadas para que los clientes terminen rápido, compren de forma impulsiva y dejen espacio a otros.

Un claro ejemplo en la utilización del marketing auditivo en estos términos es el de las tiendas del grupo Inditex (Zara, Bershka, Stradivarius, etc). Cada una de las cadenas está orientada a un público determinado y cada una ofrece a sus visitantes una música diferente que se ajusta a dichas características. Estas empresas no pelean con la competencia por la calidad o funcionalidad de los productos, sino que buscan que las personas adquieran sus productos gracias a sus vivencias y percepciones.

DDB Singapur y StarHub también innovaron en la utilización de la música en el ámbito de la industria textil. La agencia de publicidad creó en diversas tiendas de ropa de Singapur probadores que incorporan tecnología RFID que identificaban cada estilo de prenda con un tipo de música. De esta forma la música de los probadores de la tienda se ajustaba a las prendas que fuesen a ser probados. La personalización de la experiencia de compra llevada al extremo gracias a la música.

Como explicamos anteriormente el marketing auditivo no sólo es aplicable en el punto de venta sino también a la hora de crear una imagen de marca. Los sonidos pegadizos son una excelente forma de que las marcas pasen a formar parte de la mente de los usuarios. Tres claros ejemplos de esto son Nokia, con su clásico tono, McDonalds con su ‘I’m lovin it’ o Harley Davidson con el famoso sonido de arranque de sus motos.

Todos estos sonidos son fácilmente identificables por los usuarios y hacen que, nada más escucharlos, sean asociados a determinadas marcas. Los ejemplos presentados en esta entrada demuestran que a pesar de que cada día recibamos miles de impactos auditivos, una buena aplicación de las técnicas de marketing sensorial asociadas a los sonidos pueden tener un impacto importante en el comportamiento de los consumidores.

¿Asociáis otras marcas con determinados sonidos o canciones?

En Bloggin Zenith | Despertando sentidos y emociones. Marketing sensitivo (I)

Imagen | Wikimedia

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>