El marketing de los sentidos: ¡mírame! (V)

Dicen estudios especializados que las personas recuerdan un 5% de las cosas que ven. Aunque puedan parecer pocas en comparación con los porcentajes de otros sentidos como el olfato o el tacto, si tenemos en cuenta que de media recibimos 3.000 impactos publicitarios visuales diarios nos damos cuenta de que estamos hablando de un sentido, el de la vista, de una gran importancia en el mundo del marketing.

De estos 3.000 impactos muchos se producen sin querer, sin que el usuario muestre ningún tipo de intención en asimilarlos de forma consciente. Anuncios en la calle, en la televisión, objetos que destacan por sus características, etc. Todo esto forma parte del marketing sensitivo aplicado al sentido de la vista, pero también lo son otras características que analizaremos a continuación.

“Los ojos son responsables del 70 u 80% de las cosas que compramos”

En el paper ‘Marketing Dissertation: The concept of Sensory Marketing’ de la Universidad de Halmstad afirman que el sentido de la vista es el más utilizado por empresas y profesionales del campo, por ser el más receptivo al ambiente en el que nos encontramos. Apreciamos los logos de las marcas, las características de los productos que nos ayudarán posteriormente a identificarlos, formas, y un larguísimo etcétera de cualidades.

Decía Gino Tricot, responsable de una de las marcas de ropa más importantes suecas, que “los ojos son responsables del 70 u 80 por cierto de las cosas que compramos”.

Pero, ¿qué características son las que afectan más a la vista? La primera es el color, con capacidad para influenciar emocionalmente a las personas. La Seoul International Colour Expo afirmó recientemente que “el color del logo de una empresa puede incrementar la identidad de marca en un 80%” y que “el 84% de las personas creen que el color es la característica más importante que les lleva a finalizar una transacción”. En este post del blog del ICEMD muestran también las cualidades de los principales colores y su importancia en el mundo de la publicidad.

Pero además del color otras características también tienen un claro impacto en los usuarios a través del sentido de la vista. Pensemos en los logos, esos pequeños símbolos que normalmente asociamos con determinadas empresas de forma automática, sin necesidad de realizar ningún acto conscientemente. Ejemplos existen muchos: la archiconocida manzana mordida de Apple, la M amarilla de McDonalds, el logo de Mercedes y sus coches, entre otros. Todas estas imágenes están almacenadas en la mente de los usuarios y éstos las identifican con varias de las marcas más poderosas del mundo, sin demasiado esfuerzo.

Además de los logos y los productos de las compañías otro claro aliado del marketing visual son los anuncios publicitarios en sus diferentes formatos. Son probablemente la forma de publicidad más utilizada en todo el mundo y, a pesar de su evolución hacia lo digital en los últimos años, siguen teniendo un claro componente visual: tanto los anuncios que nos encontramos en una carretera como en una página web intentan atraer nuestra atención a través de la utilización de colores determinados, formas curiosas o imágenes impactantes. Se trata de resaltar ante potenciales consumidores para que éstos identifiquen o asocien sus marcas.

Marketing visual en el retail físico

Sin embargo la utilización del sentido de la vista en el mundo del marketing y la publicidad no se limita a productos, anuncios o logos. En el mundo de la compra al por menor, de las tiendas físicas, se aplican diariamente técnicas de marketing visual para atraer la atención de los usuarios hacia determinados productos o zonas de las tiendas.

Un claro ejemplo de esto lo encontramos en los supermercados. Los productos están colocados siguiendo unas pautas de venta, con los más atractivos para la empresa situados a una altura media para que sin demasiado esfuerzo sean identificados por sus compradores. Este tipo de estrategias en las tiendas se conocen con el nombre de ‘facing’ y se ha demostrado que “cuantas más caras o faces de un producto estén expuestas, más se venden“. Por lo tanto si vas al súper y solo ves un bote de champú, puede que termines eligiendo el de al lado, del que están expuestos diez botes en hilera.

En la convergencia entre el mundo digital y el analógico también encontramos otro ejemplo de marketing visual aplicado a tiendas físicas. Nos referimos al caso de los escaparates visuales que permiten a los compradores ver un catálogo de productos de una forma diferente: más visual y sobre todo más interactiva. Los siguientes ejemplos de adidas o Ray Ban son claros representantes de esta tendencia que pretende aprovechar las características de ambos ámbitos (digital y físico) para llamar la atención de los consumidores.

¿Qué otras aplicaciones del marketing visual os resultan llamativas? ¿Soléis comprar aquellos productos que más os llaman la atención por sus características físicas?

En Bloggin Zenith | Despertando sentidos y emociones. Marketing sensitivo (I)

Imagen | Wikimedia

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. La serie en general me ha gustado mucho!

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>