¿El futuro de la televisión?: El caso de lo “tróspido” y otros ejemplos nacionales de segunda pantalla (V)

Hace unos días os comentábamos cómo la segunda pantalla era una tendencia que está aquí para quedarse. En España casi el 35% de los espectadores navega por Internet a la vez que ve la televisión según afirma Kantar Media. ¿Cómo pueden sacar partido de esto las cadenas y las marcas? A continuación analizamos algunos ejemplos de este tipo que hemos vivido recientemente en nuestro país.

Antena 3.0, una de las pioneras

Una de las primeras cadenas españolas en entender y aplicar la segunda pantalla fue Antena 3. Bajo el nombre Antena 3.0, el canal de San Sebastián de los Reyes decidió aprovechar las ventajas de la multidifusión en distintas cadenas para ofrecer a los usuarios una experiencia única en cada caso.

Mientras que en su cadena principal, Antena 3, se podía ver el capítulo de manera tradicional y como hasta aquel entonces se hacía, aprovechaban Antena Neox para ofrecer un diario de rodaje y curiosidades sobre la serie. El episodio que se veía en Antena Nova, en cambio, incluía comentarios que los espectadores podían hacer en directo a través de la propia web de la cadena. Estamos hablando del año 2009, cuando el uso de las redes sociales todavía no estaba tan extendido como ahora en España.

Aunque fue una iniciativa novedosa que se lanzó con los principales éxitos de la programación de Antena 3, el experimento no tuvo el resutado que se esperaba. La falta de moderación en los comentarios que aparecían en pantalla generó bastantes quejas de usuarios que no veían qué podría tener de utilidad leer cómo la mayor parte de los participantes abusaban del sistema para publicar mensajes que poco o nada aportaban. Aún así, fue una buena iniciativa quizás adelantada a su tiempo.

Shazam, la aplicación más popular

Es imposible hablar del fenómeno de la segunda pantalla sin mencionar a Shazam. Su funcionamiento es sencillo: utiliza el micrófono de los teléfonos móviles para captar música o diálogo, lo compara con su base de datos y es capaz de identificar a qué canción, serie o película corresponde el fragmento analizado. Desde su lanzamiento en 2008, Shazam ha escaneado más de 5.000 millones de audios y ha conseguido más de 250 millones de usuarios.

Lo que comenzó como una simple aplicación para que el usuario pudiera saber qué música estaba sonando en un determinado momento, se ha convertido en el aliado clave de algunas marcas. Éstas utilizan su tecnología para complementar la experiencia televisiva. Red Bull, por ejemplo, incluye un cartelito animando al usuario a Shazam Now en un programa suyo de snowboard. Si éste utiliza la aplicación viendo este programa, en su dispositivo móvil puede ver otra perspectiva de lo que está viendo en su televisor.

Otra iniciativa interesante la protagonizó, a comienzos de este año, la marca de ropa Old Navy. Gracias a Shazam, permitía a los clientes que veían sus anuncios comprar directamente la ropa que llevaban puesta los actores que aparecían en ellos. Shazam pone la tecnología (el reconocimiento de voz, música o anuncios) y es la marca la que puede optar por un sinfín de posibilidades, como en estos dos ejemplos que acabamos de ver.

El fenómeno de los #hijostróspidos

Hasta hace unos meses, la palabra “tróspido” no nos decía nada. Es más, según la RAE, ni existe. Pero ahora lo tróspido es todo un fenómeno en las redes sociales en general (y en Twitter en particular) y hace referencia al reality ‘Quién quiere casarse con mi hijo’, de Cuatro. Lo más curioso del asunto es que ni siquiera es un término propuesto por la cadena, sino que fue un twittero el que decidió utilizarlo durante el estreno. Y gustó.

Ahora no hay semana en la que se emita el programa y no aparezca algún término relacionado con lo tróspido entre los Trending Topics de Twitter. Los usuarios de esta red comentan en ella el programa, como si estuvieran sentados con sus amigos en el sofá. Muchos de ellos lo consideran un guilty pleasure que, disfrutado en presencia de otros, ya no es tan guilty y sí es más pleasure. La dificultad, por ahora, es conseguir medir esa audiencia social que se genera en estos casos.

Con el ague de las redes sociales, ya no basta con medir qué número de espectadores consigue un determinado programa en televisión, sino que también cobra importancia la repercusión en en estas plataformas. Existen herramientas en constante evolución, como Tuitele, que permiten realizar una estimación de esta “audiencia social” y que además ayudan al planner a la hora de definir estrategias.

La segunda pantalla también es Eurovisiva

Otro de los ejemplos más recientes de segunda pantalla que tenemos fue el desarrollado por RTVE durante el festival de Eurovisión celebrado el pasado mes de mayo. En este caso, diseñaron una aplicación para smartphones que permitía al espectador interactuar con lo que éste veía en televisión. La aplicación se iba actualizando conforme iban pasando las actuaciones y los usuarios podían ir dejando sus puntuaciones.

¿Y fuera de España?

Ya hemos visto algunos ejemplos de la segunda pantalla en nuestro país, pero ¿qué ocurre a nivel internacional? Uno de las campañas recientes más sonadas que hacían uso de esta técnica la protagonizó Coca-Cola, o más concretamente sus famosos osos polares. En los intermedios de la Super-Bowl, estos animales virtuales reaccionaban en Internet a lo que estaba pasando en el partido… en directo. La iniciativa fue seguida por más de 300.000 internautas en la red y dio mucho que hablar en los días sucesivos.

Volvemos a la televisión brevemente para mencionar otro caso de éxito, en este caso sobre la serie ‘The Walking Dead’ y la app para móviles que prepararon a modo de extra para la serie. A través de ella, el usuario podía seguir el número de muertes de zombies por segundo conforme lo iba viendo en televisión, además de poder acceder a otro contenido adicional. ¿El resultado? Esta aplicación fue todo un éxito, con más de 300.000 ejecuciones en tan sólo dos meses y un incremento del 37.8% en la audiencia dentro de Reino Unido.

¿Crees que estos ejemplos sirven para predecir lo que está por venir? ¿Terminarán las cadenas españolas por subirse definitivamente al carro de la segunda pantalla o seguiremos un poco tomando como referencia lo que se hace en otros países?

En Bloggin Zenith | ¿El futuro de la televisión?: El fenómeno creciente de la segunda pantalla (IV)
En Bloggin Zenith | El caso de la Tienda de la Tele

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Mi nombre es Noelia Martínez. Soy editora en ¡Vaya Tele! y os escribo para comentaros que mañana miércoles, en nuestro ‘Estrellas invitadas’ citaremos este artículo tan interesante. Muchas gracias!

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>