El egosurfing: ¿sabemos monitorizar nuestra presencia en la red?

A toda persona o empresa le gusta conocer lo que el resto opina o comenta sobre uno mismo. Conocer esto antes de que Internet apareciese en nuestras vidas resultaba prácticamente imposible, pero con la expansión de buscadores como Google y redes sociales como Twitter o Facebook resulta muy sencillo hoy en día.

El hecho de buscar la información que sobre uno aparece en Internet se conoce con el nombre de egosurfing o vanity search y es una práctica que cada vez realizan más personas, desde celebridades o personajes públicos hasta la gran mayoría de usuarios.

El término de egosurfing fue utilizado por primera vez en 1995 por Sean Carton en la revista de tecnología Wired. Escribía por entonces Carton que con la posible expansión de Internet y los buscadores cada vez serían más personas las que se interesasen por la información pública existente sobre ellas. Y así ha sido.

Según un estudio del Pew Internet & American Life Project, el 47% de los adultos estadounidenses admiten haber realizado este tipo de búsquedas en Google y otros motores de búsquedas, además de en redes sociales.

Una práctica necesaria según los expertos

Varios expertos en marketing y personal branding apuntan que comprobar periódicamente la información que sobre uno mismo existe en Internet es una práctica saludable y recomendable. Lida Citröen, de la agencia LIDA360, publicó en el 2011 un artículo de opinión en el que afirmaba que las ventajas de realizar dicho tipo de búsquedas superan con creces a desventajas relacionadas con la privacidad y la protección de datos.

Apunta Lida que hoy en día debemos de asumir que “todo el mundo te va a buscar en Google”. Ya sea en un proceso de selección para un trabajo, tras una reunión o conferencia, después de que tu nombre aparezca en algún medio o blog, etc. Por ello es importante, si lo creemos conveniente, controlar lo máximo posible la información pública que aparece sobre cada uno de nosotros en buscadores como Google y redes sociales.

Una pregunta que suelen plantearse muchos usuarios del egosurfing es cómo controlar lo que sobre ellos aparece en Internet. Y la respuesta es que este control es posible dentro de unos límites, ya que en ningún momento podremos decidir qué cosas queremos que aparezcan y cuáles no. Sin embargo existen varias recomendaciones y herramientas para favorecer un tipo de información u otra. Como si de una aplicación personal del SEO se tratase, los usuarios interesados en el egosurfing pueden llevar a cabo prácticas como:

  • Tener una presencia propia en Internet, ya sea un blog o página web personal en la que nosotros podemos controlar los contenidos y opiniones a publicar
  • Participar activamente en redes sociales como Twitter o LinkedIn, cuya información suele mostrarse de forma pública
  • Si utilizamos pseudónimos para comentar en blogs o páginas web, controlar la posible asociación de dichos pseudónimos a nuestro nombre real
  • Utilizar herramientas como Google Alerts para encontrar cualquier mención nueva que se produzca en medios y blogs

Existen muchas otras recomendaciones que pueden variar dependiendo de la persona a la que se refieran. Algunas de ellas han sido recogidas por Peter Sterlacci en este interesante post en Be Your Brand.

Egosurfing y branding personal

El egosurfing tiene una relación directa con el mundo del marketing a través del branding personal y del reputation management. Tanto en el caso de personas físicas como de marcas y empresas, hoy en día resulta fundamental conocer lo que otras personas (ya sean consumidores y clientes o no) opinan sobre nosotros. Y no hay mejor lugar para encontrar dicha información que en Internet.

Se define branding personal como el proceso a través del cual las personas y sus carreras son utilizadas o promocionadas como marcas. El término se cree que fue utilizado por primera en 1997 por Tom Peters y se refiere a la transición desde el self-help managament al self-packaging, en el sentido de que hoy en día las propias personas puede convertirse en auténticas marcas; por lo que resulta esencial conocer qué información existe sobre nosotros e intentar por todos los medios controlarla (reputation management)

Dadas las circunstancias se puede considerar el egosurfing como una práctica recomendable para las personas preocupadas por su imagen y su marca personal. Si no lo hacemos nosotros, es probable que otros lo hagan. Como hemos visto hay muchos expertos que observan ventajas importantes en el egosurfing pero, ¿estás tú entre los que comparten esta idea o por otro lado no es una práctica que te preocupe?

En BlogginZenith | Bloggers y marcas: ¿se puede comprar la opinión de un experto influyente?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>