El debate Hillary-Trump: ¿la nueva Super Bowl para anunciantes?

debate-portada

3, 2, 1… ¡ya! Estados Unidos está en plena efervescencia desde hace meses. Primero fueron las primarias de los candidatos y ahora que ya tenemos rostro y nombre para cada uno de los partidos, la emoción sube enteros. El 8 de noviembre se celebrarán unas elecciones generales que serán claves para el país y, sí, todo el planeta está pendiente de ello. Porque, antes de que los ciudadanos vayan a votar, está la campaña y, están, cómo no, los debates electorales, unos espacios televisivos para los que la palabra “intensidad” se queda corta. La repercusión es máxima, también para marcas y anunciantes.

Y para las redes sociales, esos escaparates que cada vez son más poderosos a la hora de enganchar no sólo con la audiencia, sino, en este caso, con los votantes. Estos espacios están dando más pasos hacia adelante para ser fundamentaleas para todos: para los políticos, para los ciudadanos que quieren informarse… Y para esos debates que, para muchos, ya son la nueva Super Bowl política. Éstas son sus claves y sus protagonistas principales.

Redes sociales, cada vez más fundamentales

Cuando hablamos de la relevancia de un hecho televisivo como es un debate presidencial en los Estados Unidos ya no podemos dejar de mirar a las redes sociales, uno de los termómetros más certeros e interesantes que los estudiosos pueden encontrar. Las redes sociales suponen la primera toma del contacto del ciudadano con aquello que está viendo y opina sobre ello de primera mano, de una manera inmediata y directa, sin que el análisis posterior de expertos haya influido aún en las conclusiones que ha sacado por sí mismo.

Redes como Twitter o Facebook se están convirtiendo en algo más que fundamentales para los políticos. Son una auténtica alternativa a la televisión en las que los espectadores encuentran nuevas herramientas. Mientras ven el debate desde esas mismas plataformas digitales, pueden ir comentando el evento y recibiendo las opiniones y comentarios de otros usuarios, por lo que se colocan como entes fundamentales que dinamizan la conversación y los mensajes. Al igual, para los políticos, es clave enfocar también su campaña hacia las redes sociales y que su voz esté presente en ellas, pues es una manera directa de llegar al ciudadano con la herramienta que éste más está utilizando.

Por supuesto, los medios han mostrado mucho interés en lo que el debate electoral del 26 de septiembre generó en las redes, a tenor de la propia importancia que los candidatos han dado a este nuevo medio de expresión. Tanto Facebook como Twitter o YouTube, se encargaron de llegar a diferentes acuerdos para retransmitir el evento. Se trata éste de un nuevo fenómeno en el que las redes sociales quieren incluso sustituir a las cadenas clásicas, pues los acuerdos para adquirir los derechos de emisión les están posicionando como elementos clave.

Por parte de Facebook, la herramienta Facebook Live fue el ente emisor, mediante el convenio establecido con ABC News. De otro lado, Twitter también ofreció el debate en directo gracias a Bloomberg News, con la que, como ya os contamos, está colaborando estrechamente. YouTube también llegó a acuerdos con hasta cinco cadenas de televisión diferentes para retransmitirlo, por lo que, no sólo pudo verse a modo de streaming, sino que, a dïa de hoy, los vídeos del debate, así como los posteriores análisis periodísticos, aún están colgados en la red, para que cualquiera puede acceder a elllos, cuando quiera y como quiera. Y por cualquiera nos referimos a audiencia no sólo estadounidense, sino de todas las partes del mundo.

Y, al margen de quien pueda considerarse ganador del debate por sus argumentos o la forma de rebatir, parece que Twitter ha dictado sentencia respecto al candidato que logró una mayor repercusión entre sus usuarios. Éste fue el republicano Trump, con el 62% de las menciones referidas al debate. Pero, si prestamos atención a las búsquedas en Google por estados, los resultados son también muy significativos. Si al principio de la emisión, Trump tenía ventaja, después del mismo, Cliton había subido en búsquedas.

Las redes sociales no sólo sirven para comentar las cuestiones políticas, sino que suponen un gran foro en el que se analiza cada detalle imaginable, como, por ejemplo, las veces que un candidato interrumpió al otro. Para los medios de comunicación clásicos, también es una herramienta muy interesante, que les suma, pues utilizan sus cuentas oficiales para ir comentando las vicisitudes del evento y conectar así con la audiencia.

Tan solo en Twitter, se contabilizaron hasta cinco millones de tuits con los hashtags #DebateNight y #Debates2016. Incluso se sabe cuál fue el momento que más interesó a los ciudadanos porque, claro está, fue lo más comentado en esas redes sociales que tantas pistas nos dejan sobre el comportamiento de las personas. Ese momento no fue una promesa electoral, sino un comentario de Trump sobre su buen temperamento, algo que provocó miles de reacciones entre los internautas. Así pues, la conclusión parece clara: las redes son un fundamental termómetro sobre las reacciones de las personas.

Audiencia y oportunidad

La carrera por la Presidencia de los Estados Unidos es una de las noticias políticas de máximo interés en los informativos de todo el mundo. Para todos los habitantes de nuestro planeta será determinante saber quién reside en la Casa Blanca durante los próximos cuatro años, pues de todos es sabido la enorme influencia que ejerce uno de los países más poderosos del mundo (si no, el que más poder tiene) en la vida y evolución de cada centímetro cuadrado de la superficie terrestre.

Estas elecciones parecen tener algo especial. Y es que, al margen de los desarrollos políticos, no podemos pasar por alto la presencia de una figura cuya repercusión mediática ha sido total durante décadas, y que ahora que ha entrado en la lucha política, aún tiene más interés. Se trata de Donald Trump, una controvertida figura que ha sabido moverse por los medios de comunicación como nadie. Así, la carrera por la presidencia tiene otras connotaciones, las polémicas, las declaraciones subidas de tono… hacían presagiar que el primer debate electoral entre Trump y Clinton sería seguido por millones de personas en todo el mundo. Esto, sin lugar a dudas, se traduce en un potentísimo escaparate para los anunciantes que sepan aprovechar la oportunidad.

debate-presidencial

Ayer se celebró el segundo debate electoral entre los candidato. Sus cifras, con 66 millones de espectadores, le sitúan 20 puntos por debajo de lo conseguido en el primer duelo, el celebrado el 26 de septiembre, que rompió todos las previsiones y récords y que se ha convertido en una cita televisiva para la historia, que se estudiará en años venideros.

Con una audiencia de 84 millones de espectadores, ese primer debate ya es el más visto de la historia, desplazando a una segunda posición al que enfrentó a Jimmy Carter y Ronald Reagan en 1980. Los datos son abrumadores. Doce cadenas americanas dieron el debate en vivo y algunas de las cifras que han trascendido son los casi 10 millones de espectadores que tuvo la CNN, los 11 millones y medio que reunió Fox o los 5 millones que congregó NBC.

Sin intermedios, pausas o product placement, los anunciantes que querían aprovechar esta apabullante cita televisiva dieron el todo por el todo en los momentos previos y posteriores a ese debate, en los que la audiencia esperaba expectante su inicio o ya charlaba sobre las conclusiones minutos después de que Trump y Clinton se hubieran bajado de sus atriles. Como decimos, una oportunidad única pero, eso sí, a un elevado precio. Se habla de 200.000 dólares por una pieza de 30 segundos, como no podía ser de otra forma en la que ya se ha convertido en una de las citas del año.

Los anuncios del debate del siglo

Este debate también pasará a la historia por su repercusión publicitaria y porque se enmarca dentro de una tendencia publicitaria de la que sólo hemos visto sus primeros pasos. La política es algo muy serio, es el axioma con el que hemos crecido. Tanto que, hasta hace poco, parecía intocable para las marcas y los anunciantes, que preferían no “mojarse” en este tipo de asuntos y dejar de lado cuestiones que se podían convertir en polémicas.

Pero nuestra sociedad ha evolucionado mucho: los programas de televisión parodian a los políticos, así como la prensa y cualquier medio de comunicación. Aunque, seguramente, la gran revolución ha venido con Internet, en el que las referencias humorísticas e incluso polémicas centran el foco de la atención. Así pues, en un negocio pero también un arte como es la publicidad, que siempre ha estado a la vanguardia de los cambios culturales, no se podía pasar por alto una nueva forma de entender la política, desde un lado mucho más desenfadado que es una vuelta de tuerca a ese clásico concepto de “reírnos de nosotros mismos”.

Realizar un anuncio aprovechando esa actualidad, ese momento único que es el debate entre los dos grandes protagonistas políticos. Es una forma de conectar con el espectador, de dar en el clavo de sus intereses más inmediatos. Millones de personas se citan con lo que tengan que decir los candidatos y, para muchos expertos, los verdaderos ganadores del debate han sido los anunciantes que han sabido aprovechar esta oportunidad para lanzar un mensaje que case con esa intención.

Audi, con su pieza ‘Duel’ ha conseguido que se hable tanto del debate como de su marca. Una pelea entre un hombre y una mujer es la metáfora que nos lleva por un engaño que no resuelve hasta el giro final. Efectos especiales espectaculares y una historia contada hacia atrás son algunas de sus poderosas claves.

Por su parte, la marca de cerveza Tecate también supo dar en la diana haciendo alusión a la polémica propuesta del muro fronterizo entre Estados Unidos y México. De nuevo, un giro argumental, que nos habla del poder de la narrativa en la nueva publicidad, consigue cambiar la premisa inicial y que también funcionó en redes sociales con el hashtag #TecateBeerWall.

 

El caso español

Como vemos, los anunciantes pueden sacar mucho partido de la existencia de eventos como los debates electorales, en los que todo un país presta atención a lo que sus candidatos tienen que decir y cómo son capaces de dialogar con personas de opiniones contrarias. Es el marketing de la oportunidad, la forma en que una empresa es capaz de sacar todo el partido a una noticia de actualidad y jugar a favor toda esa repercusión para llegar de una forma certera a los ciudadanos.

Daikin ha sido una de las primeras marcas en usar, en España, este tipo de publicidad que conecta con la masa social sin tener que dar explicaciones o contextualizar, sino que juega con la baza de que el espectador sabe de sobra de qué tema le están hablando, por lo que supone un guiño a la actualidad del momento. En referencia al debate a cuatro que se realizó en junio, la marca lanzó su campaña ‘Haz Daikin en el debate de las elecciones’ que se pudo ver en la pausa del evento.

Los anunciantes buscan sintonizar con el espectador de muchas formas, pero una de ellas se refiere a aquellos temas que más les importan. La Super Bowl o la gala de los Óscars han sido siempre grandes eventos en los que las marcas más rápidas han podido llamar la atención no sólo sobre su producto sino sobre lo certero de su campaña. Ahora, un nuevo hito se suma a la lista de eventos “preferidos” para las marcas. El debate electoral, esa lucha dialéctica entre aquellos que quieren dirigir un país, es un gran reclamo para millones de espectadores así pues, ¿cómo no aprovechar este escaparate de una manera divertida, lúdica y curiosa?

Debates electorales. La influencia de estos eventos es clave en la publicidad, pero también en redes sociales, espacios que suponen un escaparate único para los políticos, para los medios de comunicación más clásicos, para los votantes… Y su deseo de ser parte activa en ese diálogo. Y todo estos movimientos no harán sino crecer con el tiempo.

Imagen | YouTube

En BlogginZenith | ¿Qué está cambiando en la política local tras las elecciones? Learnings para el sector publicitario

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>