El cambio climático, ¿qué pros y contras hay para las marcas?

Cambio climático

Cola y Nike, se encuentran entre las empresas multinacionales que han reconocido que el Cambio Climático es una gran amenaza para los negocios hoy en día. Por esta razón, han tenido que adaptar sus prácticas de negocio.

Lo que para otras grandes corporaciones es una oportunidad para otros representa una amenaza, incluso una operación de “maquillaje” con la que construir un argumentario potente para aquellos clientes sensibles al green thinking que han adoptado esta tendencia como un “modus vivendi”. Hacemos un análisis de la situación actual.

La conclusión del informe GEO-5 para el negocio del PNUMA es clara: el cambio climático afectará de manera significativa a los negocios, la situación medioambiental como: la escasez de agua, pérdida de biodiversidad y otros cambios globales asociados al cambio climático afectarán cada vez más a las empresas y su funcionamiento. El informe plantea riesgos para todos los sectores y afirma que las empresas que se adapten mediante el desarrollo de bienes y servicios que reduzcan estos efectos tendrán más éxito.

En este sentido,Coca-cola y Nike, por citar empresas globales de marcas reconocidas, han comenzado a dar sus pasos para anticiparse a esa situación. Nike, por ejemplo, ha reconocido la amenaza que suponen las inundaciones provocadas por este fenómeno, que afectan a sus actividades comerciales y cadenas de suministro al estar situadas en zonas afectadas, de hecho, el pasado año se vio obligada a cerrar cuatro fábricas en Tailandia debido a las inundaciones.

Además el cambio climático también ofrece oportunidades significativas. Por ejemplo, la industria de la construcción se enfrenta a mayores costos de materias primas debido a las limitaciones de disponibilidad, aunque también se incrementará la demanda del mercado para edificios e infraestructura sostenible.

El nuevo consumidor

El nuevo consumidor cada vez es más sensible a una práctica empresarial responsable y sus compras se ven influidas por esta orientación social. Los productos sostenibles son cada vez más atractivos a los ojos de los consumidores. Según un estudio de la consultora BMGG, más de un tercio de los consumidores mundiales ven el estilo, el estatus y el ecologismo como aspectos entrelazados entre sí e indisolubles a la hora de tomar una decisión y aquí se abre una interesante oportunidad para las marcas que sepan interpretar y leer adecuadamente esa creciente tendencia. Según este mismo estudio la opción por la sostenibilidad ha pasado de ser “lo correcto” a ser “lo divertido”.

Los consumidores españoles afirman tener en cuenta la sostenibilidad en sus compras. Sin embargo, el precio sigue siendo el principal factor que orienta sus decisiones de consumo en el día a día. Esta divergencia entre la aspiración y la actuación tiene hasta una denominación y es conocida en el mundo del marketing como Green gap, una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen.

El 75% de los consumidores afirman que estarían dispuestos a pagar más por un producto que, además de ser funcional, contribuya a la sostenibilidad del entorno. Sin embargo, los mismos consumidores señalan como factor determinante en su decisión de compra la relación calidad-precio y, en segundo lugar, los aspectos relacionados con la salud.

Cada vez es más frecuente observar que, aunque los consumidores están cada vez más familiarizados con los aspectos ligados a la sostenibilidad y al consumo responsable, no conocen con exactitud el significado ni el alcance de estos conceptos.

Climate Warming

Oportunidad para grandes marcas

En este cambio tienen que ver también las novedades que ofrecen las grandes marcas, estimuladas por esta nueva demanda y generadoras de ella a su vez. Así, por ejemplo, Levi’s ha lanzado nuevos diseños diseños de jeans fabricados reutilizando botellas de plástico, mientras que Nike manufactura zapatillas de deporte que reducen los residuos de fabricación hasta en un 88%. Johnson & Johnson, por su parte, ha identificado a 34 de sus productos de consumo como sostenibles, tras una evaluación interna denominada “Earthwards” (hacia la tierra) estas marcas ven que la apuesta por la sostenibilidad en los productos no consiste solo en ofrecer uno o dos productos simbólicos que sean medioambientalmente respetuosos. Además de lo anterior hay que articular la introducción de la sostenibilidad en cualquier eslabón de la cadena de valor, desde el suministro de materias primas hasta la fabricación, suministro y distribución al por menor, y éste es un reto de mayores dimensiones para las empresas.

El riesgo en el que todas las empresas deben tratar de evitar caer es en convertirse en una “pose artificial” que les procure un éxito efímero y sea una constante en sus estrategias de marketing. Además, una vez que lo incorporan a sus acciones es difícil el volver atrás porque los competidores exigirán incorporarán también esta dinámica que se convertirá en un estándar del sector.

En Bloggin Zenith | La UE quiere evitar el Greenwashing: ¿concienciación empresarial o regulación impuesta?

Imagen | net_efekt

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>