Drones y e-commerce: ¿una alianza inevitable?

drones-ecommerce-man

Los drones son, por así decirlo, uno de los grandes aliados para el desarrollo de negocios en la actualidad. Han llegado para quedarse. No solo son un elemento de ocio, como muchos los consideran, sino también herramientas que están siendo fundamentales para el transporte de mensajería, para el control de la flora y la fauna, para el acceso a lugares complicados de acceder, para la industria audiovisual, entre otros.

Hay un sector en el que comienza a despuntar su uso, y ese es el retail alimentario. Aquí apuestan por el uso de los drones para las entregas domiciliarias de alimentos y bebidas comprados a través del comercio electrónico. Pero no solo la alimentación. ¿Cómo se conjuga la simbiosis drones-comercio electrónico? ¿Se convertirán en aliados inseparables?

Drones y e-commerce: primeros pasos

La legislación está aún por definir, y en la actualidad, como veremos más adelante, la ley es tímida con respecto a la aplicación del uso de drones a nivel profesional. El gran potencial económico que tiene este sector emergente es una realidad para todos, incluso para los políticos.

En España ya existen 20 empresas que fabrican drones, y las previsiones de la Comisión Europea estiman que en 10 años el sector de los drones llegue a acaparar un 10% del mercado aeronaútico. Por tanto, las previsiones son muy halagüeñas en este sentido. Y las empresas ya se han lanzado a la entrega. Un sector que llama la atención es el de alimentos. El pasado mes de julio 7-Eleven realizó la primera entrega de bebidas y alimentos a una familia de Nevada (EEUU) a través de un dron.

Pero si hay que señalar a dos pioneros en el trasporte de mercancías a través de drones estos son, sin duda, Amazon y Google. Ambos han ido desarrollando modelos de reparto de paquetería para el envío desde la fábrica o punto de distribución hasta el domicilio del cliente. Y los drones, como no, son los grandes aliados. De hecho, la estrategia de Amazon pasa por la entrega de paquetes en menos de 30 minutos por 10 céntimos, frente al coste actual de 2 a 8 dólares para un radio de 10 kilómetros.

Destaca el proyecto Amazon Prime Air, que aún se encuentra en fase de pruebas. En esta misma situación se encuentra el gigante chino Alibaba. Pero en este caso han dado un paso más al iniciar a principios de febrero de manera experimental la distribución de té de una de sus compañías (Tobao.com) en ciudades como Shanghai y Pekín mediante drones.

No solo la mensajería. También la medicina puede ser una de las grandes beneficiadas. La NASA y el Instituto Politécnico de Virginia trabajan desde hace tiempo en ‘Flirtey’. Se trata de un dron que espera poder enviar un desfibrilador a un paciente que esté sufriendo un paro cardíaco a una velocidad de 100km/h, localizar e identificar a la víctima del infarto y luego realizar automáticamente la desfibrilación.

Pero vayamos a lo realmente interesante: la explosión del comercio electrónico gracias a la asociación con los drones. Pensemos que si las transacciones han ido aumentando, con el uso de este tipo de artilugios es posible que sigan creciendo. Vayamos a los datos.

El comercio electrónico en datos

compraonline ordenador hombre

Año 2011. Por entonces, en España se registran 131 millones de transacciones de comercio electrónico por valor de 9.200 millones de euros. En 2015, fueron 302,8 millones, por una cuantía de 20.013 millones. Los datos los arroja la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En este lustro, el aumento por trimestre siempre ha superado el 20%.

Pero ¿qué se compra? El 30%, comentan, son productos físicos que han de ser transportados. Lo demás son transacciones como compra de entradas de cine o reservas de viajes que no requieren envío. Y las empresas se están poniendo al día para dar un empuje al comercio electrónico, tal y como ya contamos con Ikea.

“El e-commerce está produciendo grandes impactos en la operativa, infraestructuras, etcétera, de los operadores logísticos y, por supuesto, en las cifras de negocio”, asegura Miguel Borrás, director general de DHL Express Iberia. Sin dar datos concretos, admite que el comercio electrónico, con “crecimientos de dos dígitos”, es “en gran parte” responsable del aumento del negocio y los márgenes de la compañía.

Seur facturó el año pasado 150 millones de euros (un 25% más que en 2014) en comercio electrónico, un segmento que ya supone una cuarta parte de su negocio, cuando en 2011 suponía el 11%. Desde Correos, aseguran también que, desde 2012, el volumen de paquetes entregados ha crecido un 16% cada año. El resto de compañías repiten la tendencia.

Por tanto, la consecuencia es clara: un aumento de la demanda obliga a las empresas a redimensionar sus plantillas, invertir en centros logísticos y a plantear nuevos canales para adaptar los procesos de entrega con mayor flexibilidad. Y sí, los drones pasan por este fenómeno.

¿Publicidad Real time? ¿Compra por impulso?

Hemos hablado del lado empresarial, pero también el usuario es de gran forma “culpable” de todo este crecimiento. Borrás, de DHL, apunta que “el criterio que prevalece para el consumidor es la fiabilidad de la entrega y la comodidad”. Por ello los servicios on demand son el nuevo estándar. “Los consumidores quieren entregas más rápidas, flexibles e interactivas”, afirma Alberto Navarro, consejero delegado de Seur.

shopping bags

Por lo tanto, ya no vale con entregas de 24 horas o en una hora. También se debe poder hacer en una hora determinada o incluso permitir cambios de hora y lugar hasta casi el último minuto, además de productos que necesitan un trato diferente, como alimentos frescos o medicinas.

Ya vemos que el comercio tradicional “ha tocado techo”. Hay que buscar nuevos horizontes y mercados con mayor volumen que solo se consiguen a través de la red. Como apunta Miren Elósegui, directora de Desarrollo de Hispavista, es necesario implementar una estrategia multicanal con presencia en el entorno digital como clave del éxito y de manera complementaria a la distribución o venta offline.

Pero no solo vale con tener una plataforma de e-commerce. Como apunta Elósegui también es necesario diseñar un plan específico y promocionar el producto o servicio que se presta online para conseguir los objetivos. “En esto la publicidad programática, el llamado Real Time Bidding, es un aliado perfecto para generar tráfico de compra hacia la plataforma. Se trata de publicidad segmentada que busca, entre otras cosas, las páginas online que mejor cumplen con los objetivos de la campaña, con el mayor número de clientes interesados en un mismo servicio o producto, en una determinada zona geográfica y con ciertas características demográficas comunes”.

De otro lado, del consumidor, es necesario poder cumplir con sus expectativas, ante la posible compra por impulso, que no dejan de crecer y que está favoreciendo a su vez el crecimiento del comercio electrónico. Hay expertos que en la actualidad están estudiando las nuevas adicciones denominadas “sin sustancia” como, por ejemplo, las que surgen alrededor de las nuevas tecnologías, a internet y el uso del móvil o la adicción al sexo on line, entre otros. Las compras compulsivas también lo son, y de hecho, incluso el Plan Nacional sobre drogas las ha incluido en sus líneas de trabajo.

Al margen de valoraciones subjetivas, y sin entrar en si las compras “compulsivas” son éticas o no, lo que sí está claro es que la sociedad demanda un servicio más rápido, ágil y cómodo a la hora de adquirir productos. E insistimos, los drones pueden ser los grandes aliados para conseguir con esta senda. Pero ¿cómo es la ley en nuestro país en este sentido?

Así es la legislación vigente en España

La pregunta es clara: si los drones tienen tantas ventajas, y a su vez el comercio electrónico sigue creciendo y los necesita para continuar en esta senda, ¿por qué aún no es de uso cotidiano? La respuesta está en la actual legislación, que se ha podido convertir en el gran impedimento de los drones.

No existen leyes concretas que regulen estas aeronaves. Solamente Polonia es el único país que se ha preparado para ello creando en 2013 un marco legal para el uso comercial de los drones. Aun así la Unión Europea ha presentado sus planes para crear una normativa que derive en que pronto estas aeronaves formen parte también en el espacio aéreo europeo. Fueron un juguete. Ahora se son un negocio.

drone-ecommerce-amazon

¿Y en España? En nuestro país la ley solo considera drone a aeronaves no tripuladas con un peso inferior a los 150 kg al despegue, puesto que, para un peso mayor, se aplica una regulación especial. Un tema bastante complejo del que daremos algunas nociones muy básicas.

En primer lugar es importante tener en cuenta que para el uso recreativo de drones, no existe una normativa exacta. A nivel profesional, que es el nivel que aquí estamos tratando, la ley se complica un poco y determina que solo se pueden utilizar drones para realización de trabajos aéreos en actividades de investigación y desarrollo, tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios.

También para levantamientos aéreos, observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales; publicidad aérea, emisiones de radio y TV. Y por último para operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento. Todo lo demás, de momento, se sale de la ley.

¿Qué será lo próximo?

Es evidente que lo próximo es ver con normalidad drones sobrevolando nuestros cielos para el envío de mercancía, algo que aún no se contempla con normalidad. Mientras tanto, hay otras iniciativas igualmente llamativas que van haciendo el papel que le reclamamos al drone sin saltarnos la ley.

Es el caso de la propuesta de Starship Technologies, una compañía creada por los cofundadores de Skype. En lugar de llevar los paquetes por el aire, apuesta por la entrega terrestre automatizada, haciendo usos de robots. Son pequeños vehículos de seis ruedas con un habitáculo interior donde se cobija el paquete. Se podrían usar para repartir la compra del supermercado, servir comida a domicilio, etc.

También en esta línea una empresa inglesa trabaja en pequeños trenes robotizados autónomos para el envío de productos. Se trata de vehículos que se mueven mediante fuerzas electromagnéticas y la idea es que circulen a través de una red de subterráneos en las ciudades, para no interferir en el tráfico en superficie.

En cualquier caso, es evidente que la ley debe adaptarse a la demanda. Y si bien es cierto que la tecnología va siempre por delante, las leyes aún deben adaptarse a los nuevos tiempos y con los drones no tiene por qué ser diferente.

Imagen | VimeoAndrés Rodríguez; StockSnap
En BlogginZenith | El Internet of Shopping no es lo mismo que el e-commerce y te explicamos los motivos

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. La realidad es que asaltar drones será algo habitual si los drones llegan a repartir productos, el botín es doble: el dron y su mercancía.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>