‘Dr. Strange’ y el cine de superhéroes, ¿también es “súper rentable”?

superheroes

¿Es un pájaro, es un avión? No, es una nueva peli sobre superhéroes y se acerca a la taquilla con ganas de romper todas las previsiones. El cine que adapta las clásicas historias de cómic que apasionaron en su momento a millones de seguidores supone un ejemplo de la era transmedia en la que vivimos.

El reciente estreno de ‘Dr. Strange’ y su éxito en taquilla nos hace volver de nuevo los ojos hacia este gran fenómeno en forma de blockbuster. Por supuesto, tiene muchas ramificaciones empresariales. No sólo estamos atentos a su éxito en taquilla. Tampoco podemos olvidar ese modelo de publicidad que es de los más estimados en el género: el product placement.

El boom del cine de superhéroes

Durante años, apostar por el cine de superhéroes fue toda una odisea con no demasiados aciertos. Hemos de tener en cuenta la tremenda evolución que los efectos digitales han vivido. Antiguamente, los superpoderes tenían una traslación difícil a la gran pantalla. Algo que restaba credibilidad y espectacularidad al resultado final.

Ahora, vivimos el efecto contrario. En la búsqueda de grandes historias que contar, el cine ha encontrado unos aliados perfectos. Los superhéroes han probado su valía durante años en las páginas de un cómic. En la actualidad, casan de maravilla con el interés de los grandes estudios por narrar historias grandiosas, en las que el futuro de la humanidad está en juego. Es ésta una de las temáticas más relevantes, pues apela a nuestra supervivencia.

El cine de superhéroes tiene otro valor fundamental. Permite crear grandes franquicias y sagas que le dan continuidad al producto. Para los estudios, supone una garantía confiar en una historia que ya ha demostrado su poder en taquilla. Además, las nuevas películas apuestan por los crossover entre protagonistas. Así, se rescatan personajes, se unen a nuevos héroes y los ingredientes suman para conseguir el éxito final.

Por supuesto, no podemos olvidarnos de un jugador que ha entrado en el tablero en los últimos años. Y que lo ha revolucionado todo. Se trata de Disney. El 31 de agosto de 2009, Disney compraba Marvel por casi 3.000 millones de euros. Su intención era subirse al carro del emergente cine de superhéroes. Y vaya si lo ha logrado.

Éxito en taquilla

A la pregunta de por qué se produce tanto cine de superhéroes tenemos unas cifras incontestables. Sólo necesitamos echar un vistazo al éxito en taquilla. ‘Dr. Strange’ es únicamente el último nombre de una serie de lucrativas producciones. Durante el fin de semana del 11 al 13 de noviembre, alcanzó los 500 millones de dólares en la taquilla mundial. Y su recorrido aún tiene mucho que contar.

Para entender el fenómeno, tenemos lo acontecido en este mismo 2016. A falta de que ‘Dr. Strange’ siga escalando posiciones en la lista, de las diez películas más taquilleras del año hasta el mes de agosto (después del boom veraniego de blockbusters), cinco de esos títulos pertenecían al género de superhéroes: ‘X-Men Apocalypse’, ‘Escuadrón suicida’, ‘Deadpol’, ‘Batman v. Superman’ y ‘Captain America: Civil War’, quien lidera lo más visto de 2016 con más de mil millones de dólares recaudados.

Los datos de 2016 son sólo el reflejo de una tendencia que lleva funcionando de maravilla en los últimos tiempos. Y que aún no ha tocado techo. En 2012, la reinterpretación oscura y filosófica de Batman, a cargo de Christopher Nolan, reportó mil millones de dólares. También ese mismo año se estrenó una gran saga como son ‘Los vengadores‘, que han protagonizado muchos titulares.

Su éxito radica, ni mas ni menos, en que la película supone la acción conjunta de muchos de estos héroes que tanto fascinan. ¿Muchos mejor que sólo uno? En este caso, la recaudación fue de más de 1.500 millones de dólares. Una cifra que superó con creces los 220 millones de su presupuesto. Otro gran éxito de los últimos años ha sido ‘Iron Man’. Su tercera entrega, estrenada en 2013, se sitúa como una de las películas más vistas de la historia, como más de 1.200 millones de dólares en taquilla.

Una maravillosa oportunidad llamada product placement

En los últimos tiempos, los esfuerzos marketeros se diversifican como nunca. La publicidad online, las nuevas forma de consumo… Pero también, ese escaparate estrella como es, tal y como vemos, el cine de superhéroes. Cada vez más marcas apuestan por el product placement que se convierte en una poderosa arma. Las ventajas que ofrece son, en primer lugar, que no resulta invasivo. El espectador ve a un personaje usando un smartphone, tiene la marca en pantalla… En ningún momento le parece que ese mensaje bloquee la manera en que recibe el producto, pues se integra en la trama totalmente.

Además, no podemos olvidar el gran aliciente que supone que las características del producto se asocien con las del superhéroe. Pocos protagonistas tan adecuados podemos encontrar. Hombres poderosos y leales, que luchan por el bien y para salvar a la humanidad… El efecto de sincronía es muy beneficioso. Por último, claro está, ¿cómo se van a resistir las marcas a participar en una película que verán millones de espectadores?

Los ejemplos de product placement se han multiplicado con los años. En el caso que nos ocupa: ‘Dr. Strange’, dos de los productos que son publicitados en el filme son un Lamborghini Huracan y el smartphone Huawei’s Honor. Se trata de dos de los contenidos  estrella del product placement en el cine: coches y tecnología. Así, el vehículo en el que viaja y el teléfono inteligente son prolongaciones de sí mismo. Extensiones de su cuerpo y su mente con las que trabaja y en las que confía.

Una de las películas que más ha sabido rentabilizar el product placement en los últimos tiempos, ha sido ‘Batman v. Superman‘. El anuncio de Turkish Airlanes se hizo muy popular, pues se presentaba como la compañía que operaba en Gotham y que usaba el propio Bruce Wayne. Algunas fuentes aseguran que la empresa llegó hasta las ocho cifras para conseguir el acuerdo con Warner. Los smartphones tampoco faltaron. En este caso, Microsoft Lumia 950 fue también parte importante de la trama.

Y también tenemos los imprescindibles vehículos. El Ford Mustang hace aparición en una secuencia pero el verdadero protagonista tal vez sea el 2016 Jeep Renegade, al que la empresa ha dado el sobrenombre de ‘Edición Amanecer de la Justicia‘. Uno de los product placements que demuestran que cualquier objeto y marca puede tener cabida en un filme son los caramelos Jolly Ranchers de Hershey, que son incluso los protagonistas de un importante momento.

En otro título de este mismo año, ‘Capitán América: Civil War‘, el product placement también está muy presente. Tenemos desde el smartphone Vivo V3 Max que lleva el protagonista, hasta los vehículos que marcas como Audi o Volkswagen han publicitado en el filme. Incluso la moda de apunta a este tipo de publicidad. Gafas Ray-Ban  o gorras de beisbol Flexfit by Yoppong son algunos ejemplos.

El mundo del cine  es una de las industrias más poderosas del mundo. En los últimos años, el furor por los superhéroes está copando los puestos más altos de las listas de lo más visto. Las marcas no pueden quitar el ojo a la oportunidad que aparecer en este tipo de productos supone. Una gran tendencia con muy buena salud.

En BlogginZenith | ¿A dónde irán los presupuestos de TV si Netflix se queda (y hace) las mejores series

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Son historis espectaculares y épicas, lo tienen todo para triunfar

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>