¿Del “Internet de las Cosas” a las “Cosas sin Internet”?

internet-of-things

¿A qué es difícil hoy en día realizar una actividad sin que el mundo digital e internet estén presentes? Si no sabemos algo, rápidamente decimos: ¡búscalo en Google! Utilizamos WhatsApp para enseñar una foto a un compañero de trabajo y el móvil para saber cómo llegar a un nuevo restaurante.

Internet ha sido el avance más importante en los medios de comunicación desde la invención de la imprenta y como dijo en el año 2000 Bill Gates “Internet ha propiciado un cambio fundamental y muy rápido en la sociedad y todo el mundo tendrá que acostumbrarse”. A su brillante cita, es conveniente añadir que también tendremos que acostumbrarnos a que todas las “cosas” podrán ser susceptibles de conectarse

Miguel Mapi Merchante es la Directora de Investigación de Zenith. Y no sólo eso. Colabora activamente en la industria digital como ponente habitual en seminarios publicitarios, como docente del master de Publicidad Interactiva de IAB-UCM , como representante del Consejo de Mediciones Digitales de la IAB… Y mucho más.

El Internet de las cosas: ¿futuro o presente?

El Internet de las Cosas está llamado a ser la próxima revolución tecnológica de nuestras vidas (si es que ya no lo es, claro), como en su momento lo fue el ordenador, o el smartphone. Ya nos hemos acostumbrado a ver televisores, altavoces, microondas, pulseras o relojes conectados a Internet. Estos dispositivos se diseñan así, con funciones inteligentes incorporadas.

Se ha puesto de moda el término pues no paramos de ver dispositivos conectados a internet. De hecho, si se cumplen las predicciones Gartner, Forrester y CISCO entre otros, podremos ver en todos los ámbitos de la sociedad la expansión de este fenómeno. Tanto es así que se estima que en 2020 habrá en el mundo aproximadamente 26 mil millones de dispositivos con un sistema de adaptación al “Internet de las cosas”.

Las neveras, los lavavajillas, las lavadoras e incluso las lámparas de nuestras casas dejarán de ser entes aislados para conectarse a internet, bien sea por sus propios medios o a través de otros dispositivos periféricos como un smartphone. Actualmente ya hay neveras de LG y Samsung que disponen de conexión a internet y analizan los alimentos que hay en su interior. ¿Y con qué objetivo? Siempre hay un fin racional detrás del “Internet de las cosas”.

Por tanto, la consecuencia es inmediata: estos dispositivos generarán gran cantidad de información sobre su funcionamiento y sobre nuestras preferencias (una nevera que conoce los alimentos que hay dentro y sabe cuáles son los que más consumimos, por ejemplo) y, además, se convertirán en inteligentes. Al igual que ha ocurrido con los smartphones o los televisores –aunque éstos en menor medida– todo lo que nos rodea pasará a ser más completo, más informativo, más inteligente.

Internet de las cosas y marcas

A este respecto, y ante la detección de que se nos ha terminado un determinado producto, Mapi Merchante apunta que “las marcas de alimentación podrían aprovechar esta oportunidad para mostrar, por ejemplo, descuentos en dichos productos u otro tipo de promociones. Hellmann´s ya se ha embarcado en esta aventura desarrollando una aplicación llamada whatscook que pone a disposición del consumidor un cocinero virtual, a través de la aplicación le haces una foto a la nevera y te dice qué recetas puedes hacer con los alimentos que tienes en ella”.

Bien es cierto que no hace falta mirar solo al ámbito doméstico para ver el crecimiento del “Internet de las cosas”, pues los Wearable Devices son una realidad. “Las Gloogle Glasses, fuera del mercado a día de hoy, o las lentillas de Google capaces de identificar el nivel de glucosa en sangre son un claro ejemplo. El mundo del deporte también está incorporando esta tecnología, marcas como Nike, Adidas o Rip Curl ya llevan tiempo apostando por dispositivos que registran las marcas personales de los deportistas para compartirlas con gente con las mismas aficiones. También Ralph Lauren va a lanzar en los próximos meses una camiseta que envía en tiempo real datos del performance deportivo”, apostilla la directora de Investigación de Zenith.

Otro sector que también se está conectando es el del automóvil. De hecho, el último estudio de la IAB lo ponía de manifiesto y GSMA estima que en los próximos cinco años, según Merchante, “se multiplicará por siete el número de coches nuevos que incorporarán de fábrica sistemas de conectividad”.

Siempre hay un fin racional detrás del “Internet de las cosas”

En definitiva, “Internet de las cosas” es cualquier objeto que incorpore un sistema operativo y un puerto de conexión a internet. La directora de Investigación de Zenith establece que “este futuro es muy interesante ya que nos va a permitir conectar con el Data. Si sabemos utilizarlo de manera inteligente y hacemos un buen uso del mismo podemos dar un salto cualitativo del Big Data al Smart Data“.

Por tanto, se abre un gran mundo de posibilidades, sociales y por supuesto también en el área del marketing y la comunicación. El éxito o el fracaso de estos dispositivos tendrá también que ver con el grado de fricción que implique para los consumidores, ejemplo de ello ha sido la desaparición de las Google Glases tal y como las conocemos actualmente. Como señalaba Mapi al comienzo, siempre hay un fin racional detrás del “Internet de las cosas” que de alguna manera nos atrapa y nos emociona. Esa emoción será la que realmente haga que triunfe, ya que como señala Merchante “la emoción es la chispa que mueve montañas”.

Imagen | Jeffrey Hamilton
En BlogginZenith | El Internet de las Cosas: ¿una nueva etapa para la publicidad?

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. La información que pueden generar los electrodomésticos puede resultar muy útil.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>