¿Cuándo se apaga la estrella de una red social?

red social

Son nuestras amigas fieles. A veces, por la mañana, incluso sin levantarnos de la cama, lo primero que hacemos es consultar a través del smartphone nuestra red social favorita. Mirar una nueva foto, o comprobar si esa persona nos ha dejado un comentario… Vivimos enganchados a las redes sociales.

Del amor a la indiferencia. Porque la estrella de esas redes no dura eternamente. Un día, nos aburrimos de su uso. Al igual que antes no podíamos parar de teclear compulsivamente, ahora dejamos de visitar ese site. Quizá buscamos otra app que nos vuelva a encandilar. O, tal vez, ni eso. ¿Por qué sucede todo esto y cómo repercute en las marcas?

El tema que vamos a tratar hoy tiene dos aspectos distintos pero complementarios. Por un lado, tenemos a las redes sociales que “pasan de moda” entre los usuarios. Pierden seguidores y los que antes eran sus fans buscan una nueva herramienta de ocio. Por otro lado, no podemos dejar de hablar de la situación general de los usuarios respecto a las redes. ¿Seguimos usándolas de forma mayoritaria y confiando en ellas?

La situación de las redes sociales

Si atendemos al Estudio Anual de Redes Sociales presentado por IAB, nos encontramos con que la implantación entre los españoles de las mismas es notable. El 81% de los internautas de entre 16 y 55 años son usuarios, lo que supone más de 15 millones de personas. Aunque, eso sí, su uso ha descendido un 1% en el último año. En este punto, podemos hablar también de un informe de Treem, que dice que la mitad de los estadounidenses (51%) tenía un propósito de Año Nuevo claro: usar menos las redes sociales.

Entre las razones que explicarían esa decisión, el informe cita el hecho de que puedan circular noticias falsas en esa red social. De hecho, esto es algo que Google o Facebook están tomando muy en serio. Perjudica directamente a su reputación online. Y consigue que los usuarios desconfíen de ellas, una circunstancia que ataca directamente a la fidelización por parte de los internautas. La correlación parece evidente. Si las noticias e informaciones que hay en una web pueden ser falsas, huimos de ella en busca de otra plataforma que sí nos dé garantías.

Otra causa podría tener mucho que ver con nuestra privacidad. Como usuarios, nos hemos vuelto más precavidos con el mundo online. Puede que en el inicio de las redes nos encantara compartir información, fotos, datos sobre nosotros. Pero todo eso ha evolucionado. Los peligros de exponer demasiado nuestra vida privada se evidencian. Desde las mismas instituciones oficiales se hacen campañas para hacer un uso responsable de las mismas.

La relación de los internautas con las redes ha cambiado. Algo que nos explica también la VIII Ola del Observatorio de Redes Sociales presentado por The Cocktail Analysis y Arena Media. El Observatorio nos presenta cuatro claves de cómo esa relación en la actualidad:

Naturalidad y autenticidad: La red social es un escenario más del día a día de las personas. Por ello, nos volvemos más exigentes a la hora de elegir nuestros “contactos” y “amigos”.

Rastro digital: Como hemos explicado antes, sabemos que al publicar una información o una foto estamos compartiéndolo con toda una comunidad. Nos volvemos más conscientes y hacemos un uso más reflexivo.

Igualdad: Las marcas tienen un perfil en redes sociales, que usan para publicar noticias, fotos, comentarios… Al igual que el resto de los usuarios. Esto hace que percibamos a esas empresas como iguales a nosotros.

Exigencia en los contenidos: Cada vez hay más interacciones, más informaciones y vídeos. La exigencia del usuario sube y la calidad de los contenidos, así como su necesidad de impactar, aumenta.

La vida de una red social

A la situación que nos habla del uso de las redes, cabe sumar ciertas reflexiones sobre la naturaleza misma de estos sites. ¿Son, por su propia esencia, productos de corto recorrido?

No son pocas la redes sociales a las que nos enganchamos en su momento, que brillaron, que explotaron y que, después se vieron sustituidas por otras que se hicieron más populares. Lo cierto es que una red social es un “organismo” con una complicada existencia. Su objetivo es congregar al mayor número posible de personas por lo que han de estar constantemente explotando su potencial, reinventándose, añadiendo funcionalidades. Nosotros ya os hemos hablado de cómo algunas redes sociales se “fijan” en el uso de herramientas que tienen sus rivales y que les ha hecho merecedoras de éxito y repercusión. Y no dudan en poner en marcha recursos parecidos para seguir seduciendo a sus usuarios. Instagram Stories, sería uno de los últimos ejemplos.

La inmediatez de Internet, la competencia con otros jugadores, no les permiten, en ocasiones, llevar una progresión pausada y reflexionada, algo que dificulta su estabilidad. “La fama cuesta”, como decían en la famosa serie y cuando surge una nueva red social, cuyo uso es gratuito, todos queremos probarla. Por lo que es fácil que olvidemos a quien antes nos acogió y marchemos en busca de nuevas emociones.

Las acciones de estos usuarios son correlativas con las que llevan a cabo las marcas. Ellas quieren tener presencia en el lugar en que están los posibles consumidores. Hay un efecto en cadena evidente. Los usuarios marchan a las apps en las que pueden encontrar a sus amigos o a la celebrities que siguen. Y las marcas establecen su territorio también en esas redes, a la búsqueda de la conexión con el usuario. El paso de los consumidores de una red a otra obliga además a las marcas a reformular sus estrategias para conectar con esos posibles clientes. Deben atender a los formatos que triunfan entre los usuarios de esa red social. Por ello, la industria publicitaria ha de estar alerta y en continua evolución para encontrar nuevas oportunidades de comunicación.

Twitter y Facebook

Incluso las redes sociales más exitosas deben trabajar constantemente para mantener su “ventajosa” situación. Twitter, la red de microblogging de la que tanto hemos hablado, estaría viviendo una situación delicada. En el último trimestre de 2015 perdía 2 millones de usuarios y a lo largo de 2016 sus cifras económicas eran preocupantes. Cerró el año con pérdidas de más de 400 millones de dólares. Según algunos expertos, una causa de sus problemas vendría por el hecho de que se trata de una red en la que hay más consumidores que creadores. Es decir, muchas personas la utilizan como herramienta para buscar información, pero no tanto para crearla. Lo que podría frenar su crecimiento.

Otra de las causas estaría relacionada con las actitudes de ciertos usuarios hacia otros. Nos hemos habituado a que esta red social esté en el centro de muchas polémicas. Hay usuarios que la utilizan para generar contenidos negativos sobre otros. Lo que provoca, por ejemplo, que muchas socialités prefieran dejar de usar su cuenta. En este sentido, Twitter no se mantiene indiferente y está tomando medidas para evitar el uso abusivo por parte de esos internautas. Al detectar un comentario abusivo, Twitter avisa al usuario de que está infringiendo las reglas de contenido e incluso puede suspende la cuenta por doce horas. Transcurrido ese tiempo, la red social reactiva la cuenta pero haciendo un seguimiento de la misma. Si se vuelve a incurrir en más faltas el perfil puede ser cerrado definitivamente.

Cuando hablamos de redes sociales, un nombre nos viene a la cabeza. Se trata de Facebook. ¿Cómo es la situación de una de las plataformas más poderosas de la red? Según lo que nos cuenta IAB, el 99% de los españoles la menciona en primer lugar cuando se les pregunta por el nombre de una red. Lo que nos habla de su implantación en el imaginario colectivo y social. Aunque su uso ha bajado dos puntos de 2016 a 2014, sigue siendo la red más utilizada con, ni más ni menos, que el 94% de los usuarios. A pesar de ello, la subida en el uso de otras apps como Pinterest o Instagram (que pertenece a Facebook), hace que la red permanezca alerta y no duda en poner en marcha constantes novedades. Facebook Messenger o el uso del live-streaming a través de Facebook Live son algunas herramientas con las que se quiere satisfacer los intereses del público.

Y es que tenemos muchos casos de redes sociales que, en su momento, parecían tenerlo todo y, al tiempo, vieron cómo su estrella se apagaba. ¿Recordáis MySpace? Cuando Rupert Murdoch la compró, en 2005, por 580 millones de dólares, se consideraba una de las empresas más rentables y exitosas de la red. Hoy por hoy, poca gente habla de ella. Otra red social de gran calado entre el público, Vine, cerró el pasado mes de enero. Según el estudio de IAB, las redes que más han bajado en usuarios en el último año en nuestro país son Line (39%), Telegram (24%) y Badoo (18%). En el caso de las apps de mensajería, la principal razón es que sus contactos y/o amigos tampoco la emplean.

Digg, Friendster, Ping o Hi5 son otros conocidos ejemplos. Llegaron, vieron y vencieron. Pero no por mucho tiempo. En un momento determinado, sus rivales les sobrepasaron. ¿Es el destino de una red social? Y nuestra pregunta va más allá, ¿está el modelo de las redes sociales en general, en crisis? ¿Se han cansado los usuarios de exponer sus vidas? Preguntas más que fundamentales para el mundo del marketing.

Imagen | Pixabay, MySpace

En BlogginZenith | Estas son las nueve predicciones de gurús de Social Media Marketing para el futuro inmediato

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Es interesante como los usuarios viajan entre las redes sociales

  2. Interesante este articulo, es realmente sorprende como las redes sociales han cambiado la vida de las personas, hoy día pasamos mucho tiempo en las redes sociales y en el wassap, quien sabe donde iremos a parar con esta tecnología.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>