El couponing ha muerto, ¿o va a resucitar?

couponing

La situación de crisis económica, así como el propio desarrollo tecnológico de los que hemos sido testigos en los últimos años propició que la tendencia de consumo a través del ecommerce fuera creciendo, y con él el couponing. De esta manera, el usuario trataba de encontrar la mejor oferta, adaptada a un bolsillo cada vez más limitado.

Así pues, se desarrolló un fenómeno que sigue funcionando hasta la actualidad, el couponing, y que no deja de ser una mera estrategia de marketing que proporciona visibilidad a todo aquel que la elige como estrategia, y ayuda al usuario a poder disfrutar de un producto o un servicio por un precio inferior al habitual. Una tendencia que si bien empezó sobre el 2010, se fue asentando en los años posteriores. Pero ¿cómo ha evolucionado? ¿Realmente el couponing ha muerto? ¿O está resucitando?

El couponing cuenta con grandes ventajas (pero también desventajas)

Estábamos ante una auténtica fiebre, por la cual era posible adquirir prácticamente de todo a través de alguna página de descuento. Masajes, menús, viajes, limpieza del vehículos, productos de todo tipo… Nada se escapaba al couponing, que permitían ventas “flash” a un módico precio y que, en ocasiones, saturaba tanto al que lo vendía como al consumidor, que era consciente que por hacer una compra “outlet” tenía cierta restricciones.

“Aún recuerdo que en febrero de 2012 compré un bono de limpieza de mi vehículo por 10 euros. Tal fue el aluvión de cupones que se compraron que cuando llamé a la empresa para coger cita, no me la daban hasta octubre. Eso preguntándome previamente si era un particular o había hecho la compra por Groupon”, se lamenta Antonio Puerta, un cliente que vivió una mala experiencia.

couponing

Este fenómeno, aunque ha recibido alabanzas por muchos usuarios y marcas, también cuenta con un sector crítico, sobre todo del mundo del marketing. Muchos de estos críticos argumentan que estas “ventas flash”, disponibles durante 24 o 48 horas, atraen a un tipo de cliente que tan solo busca “chollos puntuales”, por lo que es difícil de fidelizar. Eso sin contar que a veces estos descuentos se han situado por debajo del precio de coste, por lo que se genera un perjuicio para el vendedor.

Sin embargo, también hay empresas, sobre todo pymes, que lo consideran una inversión. El director de un lavadero de coches que no quiere identificarse reconoce que “para nosotros, el couponing nos ha servido para obtener visibilidad, llegando a miles de usuarios. No contamos con esa base de datos que empresas como Groupon o Groupalia tienen. Y hemos conseguido tener trabajo todo el año, ahora que estamos empezando”.

Susana, la dueña de Oxígeno, un grupo de estética con varias tiendas en Madrid también opina igual. Para esta empresaria “los cupones son una forma de llegar a millones de clientes“. Sin embargo, se queja de que “tienes que bajar mucho los precios para ser competitivo”. Susana colabora con varias páginas de cupones porque tiene claro que “o nos adaptamos o morimos”.

Por tanto, es una excelente vía para impulsar las ventas en una época en la que el consumo vivía sus horas más bajas. Ahora, que ha mejorado los índices del consumo, ¿tiene sentido una estrategia como esta? Posiblemente sí. De hecho, todos aquellos que anunciaban que empresas como Groupon morirían en un plazo corto de tiempo, se equivocaban, pues aún siguen vigentes.

Groupon, el mejor ejemplo en España

groupon couponing

El fenómeno de los cupones se inició en Estados Unidos, pero llegó hace unos 7 años a España como un nuevo modelo de conseguir la armonía entre los intereses de los clientes y las empresas. Unos buscan el máximo ahorro mientras que los otros quieren llenar sus locales. Gruopon está muy vinculada con este fenómeno del que venimos hablamos.

Llega a España el 23 de marzo de 2010 aunque la compañía se lanzó en Chicago (EEUU) en noviembre 2008. Andrew Mason, su fundador, tenía la idea de ofrecer cupones para actividades de ocio a una comunidad online a través del modelo de la compra colectiva. Tal fue su éxito que Google quiso hacerse con ella y llegó a rechazar una oferta del gigante por más de 6.000 millones de dólares.

Por tanto, esta plataforma dedicada a la venta de cupones acaba de celebrar su séptimo año en España con más de 13 millones de cupones vendidos desde 2010 en las más de 20 ciudades en las que ofrece servicio. La compañía ha colaborado con más de 30.000 pymes y negocios españoles, a los que ha ayudado a dar el salto al comercio online o a ampliar sus ventas a través de este canal.

“Nuestro modelo de marketplace local nos posiciona como una poderosísima herramienta de marketing y fidelización para las pymes locales, que pueden dar así el salto al comercio online de una manera fácil, rápida y económica. Muchos de ellos ni siquiera vendían por Internet y sin ningún coste inicial nosotros les proporcionamos una plataforma y una base de datos de más de siete millones y medio de usuarios en España”, comenta el country manager de Groupon España, Ferdinando Meo.

couponing

Desde que se instaló en España, Groupon ha vendido más de 61 millones de horas de cine, los usuarios también han elegido esta plataforma para disfrutar de su gastronomía favorita, llegando a comprar más de un millón de porciones de pizza y el mismo número en piezas de sushi.

Sin embargo, lejos de desaparecer, la empresa multinacional mantiene su apuesta firme por el mercado español, que se ha convertido en uno de los países europeos clave para el crecimiento de la compañía.

La restauración es uno de los principales pilares del negocio en España, aunque el sector de los viajes también es clave, ofrecemos desde escapadas cortas a destinos nacionales a viajes internacionales. La búsqueda de nuevos productos y servicios para mejorar la experiencia que ofrecemos a nuestros usuarios es una constante en Groupon y trabajamos para ampliar la variedad y ofrecer nuevas categorías a los usuarios españoles”, afirma Meo.

Por lo tanto, el fenómeno del couponing no ha resucitado. Más bien no ha muerto nunca. Y en relación a la fidelización, desde Groupalia consideran que el usuario es recurrente. Su presidente, Marcel Rafart, apunta que “cuanto más alto es el descuento, más posibilidades hay de captar nuevos clientes. Esto puede hacer pensar que un mayor descuento es sinónimo de menor fidelización, pero nuestros datos demuestran que el usuario repite a precio completo por otros factores, como el trato que haya recibido en el establecimiento o la calidad del servicio”. Además añade Rafart que “el 83% de nuestros usuarios no conocía a las empresas con las que trabajamos y el 63% repetiría si tuviera que pagar el precio completo”.

¿Se han equivocado los que veían el fin de la tendencia?

couponing smartphone

En 2012, Andreas Weigend, uno de los mayores expertos en marketing e internet de todo el mundo, apuntaba que este sistema de descuentos acaba con la marca: “hay quien dice que publicitarse en Groupon es el beso de la muerte, porque si el precio de un producto tiene descuento, ya nadie va a querer pagar su precio real. Lo que no funciona es ofrecer un producto con descuento y luego querer cobrar el precio real. En EE.UU se dice que la mayoría de las empresas que se anuncian en Groupon acaban quebrado”.

Sin embargo, todavía sigue la tendencia en la actualidad, a pesar de que muchas empresas consideren que ha sido óptimo o no para sus intereses. De cualquier forma, si alguien hace emerger esta tendencia de consumo es el consumidor. Tiendas y fabricantes lo que hacen es adaptarse a sus necesidades.

En España, muy probablemente hemos sido testigos privilegiados de una sobre saturación del mercado. Sí, ha habido ventajas para consumidores y negocios en relación al couponing. Sin embargo, las críticas a este sector han sido constantes por ambas partes. Las promesas de fidelización de clientes, atracción y mantenimiento de los nuevos y otras muchos más aspectos positivos se han ido quedando enterrados frente a las malas experiencias compartidas por consumidores y negocios. Desde la falta de una personalización clara de las ofertas que reciben los clientes hasta problemas relacionados con el cobro de dinero. Eso sí, no todas las empresas de cuponing han cometido estos errores.

Pero es cierto que todo sector o mercado que pasa de la nada a la fiebre, con la puesta en marcha de decenas de empresas, sufre tarde o temprano una corrección. Es justa la misma que estaremos viviendo en la actualidad en relación a los descuentos y compras colectivas, pero en ningún caso es ─todavía─ la muerte final de un fenómeno que todavía tendrá que evolucionar aún más y que seguirá dando de qué hablar.

Julia González Garrido, Performance Brand ManagerLos sites cuponeros ─o Vouchers como se llaman en el mundo de la publicidad─ generan un volumen de ventas razonablemente alto y a muy corto plazo. Un mundo previamente liderado por anunciantes de gran consumo o con capacidad de generar descuentos importantes, pero que ha ido cambiando con el paso del tiempo. Actualmente tenemos anunciantes dentro del Grupo Publicis encasillados dentro del mundo del lujo que no han podido rendirse a los encantos de este tipo de webs. Si bien este tipo de anunciantes no pueden hacer descuentos normalmente, buscan cualquier vía alternativa para poder estar presentes. Por ejemplo, un código con el que disfrutar de tu envío gratis en compra online, o un neceser de regalo o incluso 5 muestras de viaje. Lo que sea para formar parte de ese escaparate cada vez más usado por los internautas. Un verdadero heavy user de la compra online que se precie, siempre pasa por alguno de estos sites antes de realizar la compra. Digamos que hay que comprobar si podemos obtener algún incentivo antes de comprar definitivamente.

En las campañas de afiliación de Performics, un 35% de las ventas suelen venir de este tipo de sites. Sites que por cierto se están reinventando así mismos y dos de los más potentes, Couponation y Cupones.es, están incluso asociándose con influencers para potenciar aún más la presencia de las marcas. De tal manera que el anunciante puede promocionar su código en el site de Couponation por ejemplo, pero a su vez, hay una lista de Influencers que mueven en sus RRSS el incentivo del anunciante de la mano del propio Voucher. Algo que sin duda da un carácter algo más Premium y distintivo a estos sites, que como decía antes, estaban relegados a un tipo de anunciante más promocionero. Esto, repito, ha cambiado por completo, solo hay que entrar y echar un vistazo para observar la cantidad de marcas de sectores de alto poder adquisitivo anunciando sus incentivos.

En BlogginZenith | Groupon y el cuponing: así ha ido evolucionando en los últimos años

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Es cierto que El Couponing tiene sus ventajas y desventajas… Pero también es cierto que es una manera muy efectiva online para fidelizar clientes.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>