¿Qué es y cómo funciona el “clickbait”? DicZionario

fishing

En la pesca, los peces ven un “cebo”. Pican pensando que es comida y, cuando menos se lo esperan, son cazados literalmente por el pescador. Esta descripción se puede asemejar al propio clickbait, que no tiene otro fin que el de explotar la “brecha de la curiosidad”, pues consiste en proporcionar información suficiente para provocar curiosidad al lector, pero no para satisfacer su curiosidad sin hacer clic en el contenido enlazado.

A partir de ahí, el usuario hace clic y se encuentra con un contenido determinado que, probablemente, al final no solo no satisfaga lo que se indicaba sino que además pueda tener perjuicios para el que hace clic. De ello hablaremos en esta nueva entrega del DicZionario.

Definición de “clickbait”

Igual si escuchas eso de “cebo de clics” no es tan atractivo como su terminología anglosajona “clickbait”, pero para el caso significan lo mismo. Es la búsqueda del clic a partir de titulares tan atractivos que se hacen irresistibles para los usuarios. Sin embargo, esta búsqueda del clic no tiene precisamente buena fama pues en ocasiones se les acusa de primar el titular con gancho a costa de la calidad del contenido.

De hecho, han surgido páginas como Clickhole o el Twitter de Saved You a Click que tienen como fin mofarse de este tipo de titulares. Facebook quiso ir más allá y acabar con ellos, utilizando, entre otros parámetros, el tiempo empleado por el usuario visitando la página enlazada como manera de distinguir el clickbait de otro contenido.

Como apunta el experto en tecnología Javi Pastor es “este fenómeno, que muchos medios han convertido en uno de los pilares de su estrategia y que aprovechan en mayor o menor medida para lograr la máxima exposición posible. Para conseguir uno de los objetivos de cualquier contenido además (cuidado, no necesariamente) de que sea interesante y útil: que sea viral.

En definitiva, son titulares sensacionalistas que tienen como fin atraer la mayor cantidad de clics posible, así como fomentar el envío de dicho material a través de las redes sociales. A simple vista puede parecer lógico, pues siempre se intenta escribir títulos de post que capten la atención del usuario.

¿Cuál es el problema? En que en ocasiones esta técnica, si se lleva al extremo, puede llevar al usuario a contenido de mala calidad o incluso falso, por lo que la información que esperaba no se corresponde con la que finalmente se ofrece, y eso es engañarlo a fin de cuentas. Pero vayamos a ejemplos concretos.

Algunos ejemplos

buzzfeed

Uno de los grandes ejemplos que existen de “clickbait” lo encontramos en BuzzFeed. Sus contenidos virales y la publicidad nativa, entre otros factores, son las claves de que se encuentre hoy en la cima. Aunque hay otras tantas razones para justificar su éxito. En cualquier caso, hace un uso magistral, por llamarlo de alguna forma, de esta fórmula que venimos describiendo. Eso sí, no entraremos a valorar si el contenido es o no de calidad, pero sus titulares, sin duda alguna, enganchan.

En el caso anterior, el del titular de “16 cosas que suelen suceder”, el titular no deja claro con qué contenido nos vamos a encontrar. Como apunta el periodista Iván Guillén Cano, “los titulares son la puerta de entrada, nos indican cuál es el contenido y ya el usuario decide si le interesa o no lo que se le presenta en pocas palabras. Lo que ocurre muchas veces es que se hacen titulares indeterminados, que generan curiosidad en el usuario, pero que rompe con los cánones que establecen desde la universidad”.

Esta es una técnica, la de la lista (los listicles), pero también en ocasiones se hace uso -para audiencias masculinas- de fotos de mujeres atractivas o al uso de titulares llamativos que jueguen con el llamado ‘curiosity gap’: no desvelar toda la información en el titular con el objeto de que el lector haga click para descubrir ese dato que le faltaba o que le atraía del contenido.

sport

Por ejemplo, en este caso, el usuario se queja del clickbait que hace el periódico Sport: “me he encontrado con ésto en susodicha web: tres pseudo-noticias en su portada, y ninguna con información relevante, todas diseñadas para el ‘clickbaiting’. Vamos, que o pinchas en la noticia o te quedas sin saber nada de nada”.

De hecho, continua el usuario, diciendo que “entiendo que la mayor parte de la prensa deportiva actual es una adaptación de la prensa rosa para futboleros, pero esto es ridículo. Imagino que tiene algo que ver con que la editora del diario sea la misma que la de las revistas Cuore e Interviú, y que a lo mejor compartan la misma estrategia de difusión online: que le zurzan al periodismo, nuestro objetivo es conseguir clicks“. Los ejemplos que vemos a continuación siguen esta misma línea.

buzzfeed2

imagenes

Muchas veces no es tan solo el titular lo que engancha al usuario. También muchos sitios virales de imágenes en internet graciosas o vídeos curiosos utilizan la técnica del clickbait para conseguir captar la atención de los usuarios y generar visitas.

Es más, aunque el clickbait nace como un método para atraer más cantidad de tráfico a partir de fuentes donde predomina el lenguaje escrito, como Twitter o Facebook, otras plataformas de vídeo como YouTube hace tiempo que soportan dicho fenómeno. Tanto es así que el famoso youtuber PewDiePie, que es el más suscriptores tiene en el mundo, le ha dedicado un vídeo para ilustrarlo.

La manera más frecuente de clickbait en YouTube es generar thumbnails (la imagen que sirve a modo de previsualización) con contenido más sugerente o con carga sexual que luego en realidad no se corresponde con lo que hay en el vídeo. Si bien es cierto que PewDiePie revisa dichos ejemplos en sus vídeos, también reconoce, con ironía que “yo mismo tengo que usar el clickbait para seguir siendo relevante”.

youtube

Pero de todos modos, redes sociales como Facebook se han declarado en guerra contra el clickbait. De hecho, con el fin de que su contenido sea de calidad y tenga un interés real, más allá de un titular engañoso bien redactado, han modificado su algoritmo, que mide el tiempo que pasa desde que el usuario hace clic en el post hasta que vuelve a la red social.

En cualquier caso, el experto en tecnología Javi Pastor, considera que “lo que a mí me puede parecer un atentado a la inteligencia puede ser muy divertido o entretenido para otra persona, y lo que para mí puede ser interesante para otros puede ser, por ejemplo, un contenido infumable”. Por lo tanto, ¿es el clickbait un componente totalmente subjetivo? ¿Apuestas por utilizarlo como técnica para ganar lectores?

Imagen | Pixabay
En BlogginZenith | ¿Por qué BuzzFeed ya vale 850 millones de dólares? Así se rentabiliza

En campaña con Zenith

2 comentarios

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>