Los últimos cambios de WhatsApp: ¿Qué supone que incluya publicidad?

whatsapp-movil

¿Te imaginas que llega el día en el que las marcas empiecen a enviar mensajes por WhatsApp sin permiso de los propios usuarios? Lejos de pensar que no podría pasar, es una realidad que podría convertirse en la (nueva) ruina de WhatsApp. De hacerlo, recibiría un aluvión de críticas como los está recibiendo en los últimos tiempos.

Sin embargo, la evolución lógica de una aplicación gratuita como ésta puede ser la de la monetización, es decir, hacer rentable la app de mensajería instanánea. ¿Eso puede implicar que en breve comencemos a ver anuncios publicitarios en WhatsApp? Es posible. Al menos así lo deja entrever un documento interno de la compañía al que ha tenido acceso Reuters. Pero ¿qué supondría que incluyera publicidad?

WhatsApp y el difícil reto de la monetización

En los últimos meses WhatsApp ha vuelto a ser noticia por las distintas novedades que ha incluido y que los amigos de Android4all resumen en este vídeo.

Pero debemos partir del contexto en que se desarrollan los nuevos cambios que incluye WhatsApp ─puesto que cambios en apps hay todos los días. Sin embargo, esta aplicación de mensajería se puede catalogar como la más importante del mundo. De hecho, cuenta con mil millones de usuarios diarios.

Sin embargo, el hecho de contar con tantos usuarios no conlleva que sea la app más rentable, ni mucho menos. El crecimiento se ha hecho efectivo desde que nació, primero gracias a fondos de riesgo, y después por la compra por parte de Facebook. Pero vayamos por partes para ponerla en el contexto que buscamos.

En primer lugar, encontramos la compra de Facebook, que se cerró en 2014, con un precio final de 21.800 millones de dólares (19.567 millones de euros a tipos de cambio actual), cerca de 3.000 millones de dólares (2.690 millones de euros) más de lo que estaba previsto cuando en febrero de ese año se anunció la operación.

A pesar de esta compra, Whatsapp se ha mantenido fiel hasta el momento a su modelo de suscripción gratuita y al hecho de no incluir publicidad, algo que se temía que cambiase después de la adquisición por parte de Facebook. En teoría, confirmaba Mark Zuckerberg, en el Mobile World Congress de Barcelona en 2015, que Whatsapp valía incluso más de lo que pagaron, sobre todo por su capacidad de conectar a todo el mundo, admitiendo, como se puede comprobar en el vídeo anterior, que hay pocos servicios que puedan alcanzar ese nivel.

El segundo aspecto a tener en cuenta, por tanto, después de la compra, es el número de usuarios. Insistimos en que cuenta con mil millones de usuarios diarios. En España en concreto, es la aplicación reina. Según datos de la 19ª encuesta ‘Navegantes en la Red’ de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), relativa al año 2016 y que ha analizado la opinión de 14.800 internautas españoles, el 93% de los encuestados emplea esta plataforma, seguida de Facebook Messenger -52 %-, mientras que Skype pierde fuerza -baja 2,4 puntos hasta el 35 %- y por primera vez aparece Snapchat en la clasificación: el 8,5 % de los internautas lo utiliza. Otros sistemas de mensajería son casi testimoniales.

En tercer lugar, y volviendo al tema de la monetización del que hablamos, conviene recordar que WhatsApp fue una aplicación gratuita en sus inicios. Al cabo de un tiempo pasó a costar 1 euro al año y finalmente volvió a ser gratuita. Por consiguiente, el debate de la monetización, con todos estos pilares que estamos hablando se hacen más que evidentes.

Una compra de 19.000 millones que ¿hay que justificar?

facebook y whatsapp

Lejos de los argumentos dados por Zuckerberg, es evidente que la aparición de WhatsApp ha hecho que se modifique el panorama de las telecomunicaciones en general. Como apunta Iván Guillén Cano, experto en marketing digital, “WhatsApp permitió que la mensajería ganara a la voz en relación al consumo telefónico. De hecho, ahora los mensajes de voz comienzan a ganar terreno. También ha ganado la batalla a las teleoperadoras, que durante mucho tiempo cobraban un precio unitario por SMS enviado. Y en tercer lugar hay que hablar de la dependencia que ha generado entre los usuarios. Por lo tanto, las consecuencias económicas de antes, ahora y en el futuro son más que evidentes”.

La monetización, como decimos, puede venir de la publicidad a través de un sencillo planteamiento ─según se desprende del documento que se filtró: las empresas pagan a WhatsApp a cambio de poder mandar mensajes a los usuarios de la plataforma. Aunque en el documento en el que figura estos planes no se menciona la palabra publicidad como tal, sí se menciona el temor a que esta forma de comunicación se interprete como spam, es decir, como algo intrusivo que cree rechazo entre los usuarios.

De hecho, hace unos meses Whatsapp llegó a un acuerdo con Y Combinator, para impulsar el proyecto, asegura Reuters, que nombra a Airbnb y a Dropbox como parte de la iniciativa para transformar Whatsapp en una plataforma publicitaria.

La clave está en las condiciones de uso

whatsapp-comunicacion

La aplicación almacena la información que el usuario le facilita (número de móvil, nombre y foto de perfil, mensaje de estado, agenda de contactos…), la que ella recaba por su cuenta de forma automática (hábitos de uso de la ‘app’, dispositivos desde los que la utilizamos…) y la que le proporcionan terceros sobre el usuario (por ejemplo, otros usuarios pueden facilitar a WhatsApp tu móvil si está en su agenda de contactos).

Es decir, una mina de datos personales, que conforman el nuevo tesoro del siglo XXI. En la era de la inteligencia artificial y los algoritmos, esta información es oro no solo para WhatsApp. También para Facebook, que a partir de ahora podrá acceder a buena parte de ella para afinar mucho más sus anuncios.

Pero es importante mirar la “Información legal de WhatsApp”, que es la que se va modificando para adaptarse a sus objetivos. De hecho, se puede comprobar cómo han cambiado las condiciones de uso, que quizás pueda suponer una puerta abierta a la publicidad del servicio para las marcas.

Uso legal y aceptable. Debes acceder a nuestros Servicios y usarlos solo con fines legales, autorizados y aceptables. No usarás (o ayudarás a que otros usen) nuestros Servicios en formas que: (a) violen, malversen o infrinjan los derechos de WhatsApp, nuestros usuarios u otros, incluidos los derechos de privacidad, publicidad, propiedad intelectual o autor u otros derechos de propiedad; (b) sean ilegales, obscenas, difamatorias, amenazantes, intimidantes, acosadoras, agresivas, ofensivas desde el punto de vista racial o étnico, o que promuevan o fomenten conductas que serían ilegales, o de otro modo inadecuadas, incluida la promoción de delitos violentos; (c) impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas; (d) se hagan pasar por otra persona; (e) impliquen el envío de comunicaciones ilegales o inadmisibles, como mensajería masiva, mensajería automática, marcado automático y metodologías similares; o (f) impliquen cualquier otro uso no personal de nuestros Servicios a menos que nosotros autoricemos lo contrario.

Por lo tanto, en caso de que llegue la publicidad a la app, supondría levantar el banderín de salida para que las empresas apuesten por el apetitoso pastel de la publicidad individualizada, la hipersegmentación de los mensajes. Bien es cierto que estamos ante un tema controvertido y delicado, a partes iguales.

Se desconoce el impacto que la medida puede tener entre los usuarios. De ahí a que los responsables del servicio de mensajería estén en el proceso de dilucidar cuál es la mejor forma de introducir los anuncios para que sean ‘tolerados’, así como evitar el temido spam. Un reto en el que ya están trabajando.

La otra lectura que se debe hacer es que el tándem publicitario Facebook-Watsapp puede convertirse en un duro contrincante para otro gigante: Google. De cualquier formas, cuestiones como la privacidad y el aumento de publicidad invasiva van a formar parte en el futuro de las preocupaciones de los usuarios. La medida óptima de publicidad antes de causar un rechazo por parte de los usuarios está entre los asuntos que deberá tener presente WhatsApp, así como el desarrollo que vivirán a medio plazo los bloqueadores de anuncios.

En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona el WhatsApp Marketing? DicZionario

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>