Bloggers, ¿cómo trabajar con ellos en marketing? (I)

El próximo 12 de septiembre, si todos los indicios se confirman, Apple presentará su esperado iPhone 5 en una keynote en San Francisco (Estados Unidos) frente a periodistas, insiders de la industria y bloggers. Sí, también bloggers, que en cuestión de tiempo se han convertido en partes clave de las estrategias de marketing de las principales marcas.

Se empezó a hablar de los blogs como tales a finales de los años 90 y, desde entonces, este tipo de publicaciones en la red han evolucionado a pasos agigantados y han conseguido ir comiendo algo de terreno (y, con él, a alguno de sus lectores) a los tradicionales sitios web. Hoy en día cualquiera puede tener un blog sin tener conocimientos técnicos avanzados de programación, lo que ha favorecido notablemente su expansión.

La importancia de los blogs

En sus inicios, los blogs eran publicaciones que una determinada persona escribía sobre su vida o sobre alguna de sus aficciones. Esto ha ido cambiando con el paso del tiempo. Ahora ya es más habitual encontrarse con blogs escritos por varios autores, que en muchos casos reciben un sueldo a cambio (los llamados bloggers profesionales). A cambio, estos blogs tienen más recursos, lo que les permite cubrir la temática en cuestión de manera más extensa y en detalle.

De hecho, existen blogs que ya superan tanto en fama como en visitas a los grandes medios tradicionales y precisamente ahí reside uno de sus atractivos para las campañas de comunicación. No existen cifras públicas de visitas de TechCrunch, por nombrar a uno de los más conocidos a nivel mundial, pero el hecho de que tenga más de 2 millones de seguidores en Twitter y casi 500.000 seguidores en Facebook nos deja entrever que es uno de los más leídos. Si alguien quiere que se hable de su startup o nuevo proyecto, no hay mejor forma de hacerlo que en TechCrunch le dediquen un artículo.

Bloggers y marcas: ¿qué hay que tener en cuenta?

Es habitual ver a bloggers invitados a grandes eventos tecnológicos, como el que comentábamos al principio, pero no es el único caso similar. Existen bloggers de cine que, por ejemplo, asisten a las premieres exclusivas junto al resto de medios especializados. Otros reciben en sus casas un ejemplar de un gadget o producto que aún no se ha presentado al público con el fin de que ofrezca en su blog sus primeras impresiones. El objetivo final de las marcas parece claro: que se hable de ellas.

  • Cómo llegar al blogger

Pero esto no siempre es fácil de conseguir, y más si se habla de blogs reconocidos e influyentes. Una de las claves, en estos casos, es no tratar al blog en cuestión como si fuera un medio más. Aunque parezca poco importante, el trato personalizado es muchas veces uno de los factores decisivos por parte del blogger a la hora de decidir si publicar algo o no. No es lo mismo recibir un comunicado impersonal copiado y pegado que unos párrafos que expliquen por qué algo puede ser de interés para ese blog en completo. Para establecer una relación de confianza con un blogger, existe un paso fundamental que puede marcar el éxito o fracaso de toda la estrategia: no sólo el blogger tiene que conocer la marca, sino que la marca debe conocer el blog.

  • Escoger a los mejores candidatos

Otro de los aspectos secundarios relacionados con la facilidad a la hora de crear un blog es que actualmente existen millones de ellos. Para que una acción de marketing en ellos tenga visibilidad, hay que saber qué blog y qué blogger es ideal para nuestra campaña. No sólo hablamos de elegir a blogs afines a la temática que queremos tratar, sino de escoger también a bloggers influyentes dentro de su sector que además creamos que encajan con la visión de la marca en cuestión.

  • Situaciones que se deben evitar

De la misma manera, existen actitudes que podrían parecer interesantes a cualquier persona sin experiencia dentro de la comunicación con blogs pero que a ojos de cualquier blogger deberían ser descartadas inmediatamente. Ofrecer un “chantaje” (“te pago X dinero si escribes positivamente de mi producto en tu blog” o similares) puede funcionar en algunos casos, pero los bloggers más influyentes rechazarán de pleno una oferta similar. Es más, podría ser aún peor, ya que si se desvela públicamente la credibilidad de la marca puede quedar en entredicho. A fin de cuentas y a ojos del consumidor, si tienes que pagar para que alguien diga algo bueno de tus productos es que algo va mal.

Qué puede aportar un blog a nuestra estrategia de marketing

En una sola palabra: visibilidad. Los blogs, como ya hemos demostrado, tienen cada vez una audiencia más amplia y un público que se interesa por su temática lo suficiente como para visitarlos de manera recurrente. Ahí reside el atractivo de este tipo de publicaciones para las empresas, y por eso cada vez son más las que optan por el llamado PR 2.0. Aunque en ocasiones no todo sale según lo previsto, como ha ocurrido recientemente con Samsung. Sobre este caso y alguno más profundizaremos en la segunda entrega de este especial. ¿Veremos cómo esta estrategia se consolida dentro de las grandes campañas? ¿Se convertirán los bloggers en los grandes aliados de las marcas?

Imagen | API Evangelyst

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Decían que los blogs estaban muertos, como el mail, pero al final mirad donde están.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>