Binge-viewing, la nueva pauta de consumo de contenidos VoD

Con el cierre de Megaupload el patrón de consumo masivo de descargas y streaming ha cambiado. Surgen mayores dificultades para encontrar contenidos y los usuarios tienen una mayor predisposición a pagar por ellos, siempre y cuando sean de calidad. Servicios como Netflix están dando buena cuenta de ello.

A esto se le une que cada vez más hogares prescinden del televisor tradicional, recurriendo a los gadgets para tener video on demand (VoD). Hablamos de cuál es la situación actual de este sector, veremos cómo se está desarrollando el VoD y comentaremos la nueva tendencia del “binge-viewing”, más conocido como los “atracones” de series en jornadas maratonianas, a través de este post.

¿Qué es el Binge-viewing y por qué está cambiando (incluso) la industria del VoD?

El fenómeno conocido como “Binge-viewing”, algo así como el “atracón” de series y programas, está transformando la experiencia televisiva con telespectadores que devoran, por ejemplo, temporadas completas de series en sesiones maratonianas. Todo esto rompe con los hábitos tradicionales que han apoyado durante mucho tiempo el negocio de la televisión, basado en la publicidad y las repeticiones de anuncios por bloques.

Ahora, para intermediarios como Amazon Instant VideoHulu Plus o Netflix, este fenómeno es un regalo del cielo, aumentando su afán por atraer y retener a los suscriptores. Por su parte, escritores y productores están empezando a enfrentarse al gran reto de modelar una nueva forma de hacer TV para una audiencia que puede digerir una temporada entera de una sentada.

Esta “adicción” también viene a favorecer a estos intermediarios de los que hablamos, que no actúan de manera inocente. Así, por ejemplo, Netflix ha desarrollado recientemente una nueva función, llamada “post play”, para alentar a las sesiones maratonianas. Consiste en que, cuando termina un capítulo y los créditos comienzan a salir, un algoritmo determina el momento en el que los espectadores que también vieron ese capítulo lo apagaron. En ese punto, los créditos se minimizan y surge un menú emergente solicitándole el visor para reproducir el episodio siguiente. Si el espectador no hace nada, comienza una cuenta atrás que indica que el episodio se iniciará de manera automática.

El VoD vs. TV Convencional

En España la tendencia no es diferente a la que ya se está desarrollando en EE.UU y de la que hablaremos a continuación: según el sexto informe Televidente 2.0 de The Cocktail Analysis crece el consumo de contenidos bajo demanda y en streaming hasta alcanzar un 27% de la audiencia en nuestro país. Pero a pesar de que hacen caer las descargas, la apuesta en un mercado audiovisual muy encorsetado por licencias y derechos caros y poco flexibles hace que el público siga quejándose.

Y las quejas españolas siguen girando en torno al escaso catálogo, la ausencia de estrenos y las deficiencias de opciones de visionado, sobre todo en las aplicaciones de videoclub de las televisiones conectadas. Aún así el fenómeno ya es imparable a pesar de las deficiencias comentadas. En palabras del periodista y consultor Juan Varela, “el gran problema del vídeo bajo demanda es el empeño en mantener el mercado tradicional de cine y televisión frente a la aceleración en los cambios de la demanda, consumo y visionado de los consumidores”.

La tendencia en EE.UU es similar. Según un informe de este año de Nielsen, el país anglosajón cuenta con más de 5 millones de hogares sin televisor, o como ellos mismos lo llaman ‘Zero-TV’. Esto supone un incremento de 3 millones más de los que ya había en 2007. Una tendencia que se espera que se refleje en el resto del mundo. La evolución es lenta, aunque los datos son claros: el 95% de los norteamericanos consiguen su entretenimiento e información a través de sus televisores. El 5% restante se está deshaciendo de televisores tradicionales y consiguiendo la información que necesitan a través de dispositivos alternativos y servicios.

Por ello, cabe afirmar que, aunque no tengan televisores, estos hogares siguen disfrutando de contenido de vídeo. Y es que se está en un momento de transición, en el que muchas familias empiezan a no depender de la TV, usando sus televisores solamente para ver DVDs, para videojuegos o para navegar por internet.

Pero, ¿qué otras razones puede llevar a no contar con un televisor tradicional? El razonamiento de Microsiervos como tal es simple: “lo que se emite en los canales no es gran cosa y es mucho mejor ver películas o series en otros formatos, grabaciones en diferido o a través de los videoclubes de Internet. Si hiciera falta «la tele» incluso se puede ver a través de la conexión a Internet – Zattoo por ejemplo va genial y es gratis”. E incluso recalcan que “la calidad de imagen de las emisiones de la TDT, incluso en HD, es pésima, así que otra razón más para verlo todo en formatos pregrabados”. Florece así una tendencia cada vez más creciente: el VoD.

Sin duda, los hábitos de consumo están cambiando, aunque es evidente que todavía pasará algún tiempo para que este nuevo modelo de visualización acabe por desbancar a la televisión tradicional. En todo caso, y tal y como apunta la experta en televisión María González, “siempre está bien que lleguen nuevos servicios que aporten nuevas ideas e intenten avivar un mercado que, por desgracia en nuestro país, todavía sigue en pañales”.

Imagen | Netflix
En BlogginZenith | “Pagas, luego existo”: ¿los usuarios están dispuestos a pagar por contenidos online de calidad?VoD: a la TV tradicional le salen enemigos por todas partes

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Muy interesante el concepto de “atracón”. Son nuevas pautas de consumo que, sin duda, están obligando a una transformación inmediata de las formas de crear y producir este tipo de contenido audiovisual. Es interesante las apuestas como Netflix que, aún a sabiendas de que proyectos iniciales no son rentables, saben que el camino es ese.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>