¿Qué es y cómo funciona el “badvertising”? DicZionario

badvertising

Anteriormente ya hablamos en BlogginZenigh sobre tendencias como el mood-vertising, la publicidad creada en base a las emociones de los usuarios, por ejemplo. Hoy, vamos a hablar sobre otra tendencia publicitaria por la que se decantan muchas marcas: el badvertising. Se trata de malos anuncios que generan reacciones negativas y dan mucho que hablar, hasta el punto que muchas veces nos preguntamos si las marcas hacen a propósito este tipo de publicidad para llamar la atención del público.

A continuación, explicamos el concepto de badvertising y hablamos sobre algunos ejemplos publicitarios que nos pueden ayudar a entenderlo mejor.

Definición de “badvertising”

El badvertising consiste en crear publicidad que produzca una carga emotiva negativa. Se trata de publicidad con la que se busca una reacción por parte del público, sin importar cuál sea, y, en muchas ocasiones, se trata de una publicidad que aprovecha un momento social concreto con ese fin. La típica frase de “Que hablen mal, pero que hablen” toma protagonismo en el badvertising, y siempre queda la gran duda, ¿lo hacen las marcas a propósito? ¿Es una estrategia?

Lo cierto, es que este tipo de acciones publicitarias generan una viralidad que muchas marcas buscan, y gracias a las redes sociales e Internet, es mucho más sencillo. ¿Todo vale con tal de generar un impacto? Esta es la pregunta que muchos se hacen cuando se encuentra ante campañas de este tipo.

Algunos ejemplos

Recientemente hemos visto cómo esta tendencia del badvertising va tomando forma y llenando las redes. Uno de los últimos casos más llamativos es el de Pepsi, que terminó pidiendo disculpas y retirando su spot después de recibir fuertes críticas en las redes sociales. Se trataba de un anuncio en el que Kendall Jenner era la protagonista, y muchos usuarios consideraron que se aprovechaba de movimientos de justicia social para promover el producto.

Otro ejemplo de publicidad que generó una gran polémica es de la marca Nivea. La firma lanzó un anuncio online de su desodorante con el lema “White is Purity” (El blanco es pureza), con lo que se creó una reacción en línea que tachaba a la campaña de racialmente insensible.

badvertising

También de Nivea es otro ejemplo de publicidad que genera polémica en torno al racismo. Se trata de un anuncio en el que un hombre negro lanza una cabeza con el pelo afro más largo y la barba completa. La imagen era parte de la campaña “Look Like You Give a Damn” y en el anuncio el lema era “re-cibilizarse a sí mismo”, lo que provocó que numerosas personas lo tachasen de racista. La marca retiró el anuncio y publicó una disculpa a través de Facebook.

badvertising

A principios de año un anuncio de Frenadol generó una gran controversia y Facua llegó a pedir su retirada por resultar “potencialmente peligroso” para algunos usuarios que ingieren Frenadol Complex. En él aparece un padre de familia que está afectado con tos y fiebre, que consume el producto justo antes de conducir su vehículo. No solo eso, sino que la escena en la que el protagonista aparece conduciendo, coincide con la sobreimpresión en pantalla de la advertencia que desaconseja coger el coche si se toma el medicamento: “Este medicamento puede producir somnolencia. Se recomienda no conducir“.

Ya hace algún tiempo que Pepe Reina grabó una serie de anuncios con Groupama en los que aparecía el portero en situaciones límite. Sin embargo, de todos, uno de ellos mostraba al protagonista atrayendo la atención de un líder de una tribu africana. El anuncio fue tachado de racista por una ONG inglesa (Operación Voto Negro, OBV), y logró que se dejara de emitir en la televisión.

Otro ejemplo, en este caso en el sector de la limpieza, es el de la marca Cillit Bang. Un anuncio de su producto en el año 2015 logró estar entre los nominados de Facua a peor anuncio del año por considerarlo como machista, y Autocontrol lo consideró, junto a otros dos anuncios de la misma campaña, como discriminatorio, al dirigirse únicamente a mujeres. La marca fue obligada a modificar su publicidad.

Y, por último, uno que ya tiene algunos años pero que fue muy polémico llega de la mano de Ikea. Se trata de uno de los anuncios de su campaña “Tidy up”, en la que animaba a los clientes a comprar muebles para tenerlo todo ordenado. El spot fue censurado por considerarlo de mal gusto, ya que un niño que aparece jugando con sus juguetes, de repente empieza a jugar con un consolador.

Como podemos comprobar, se trata de anuncios que generan una gran polémica, y, con ellos, las marcas consiguen que se hable de ellas durante días o incluso semanas, puesto que consiguen una viralidad que, de otra manera, no tendrían. Además, ahora con las redes sociales la repercusión llega a ser mucho mayor, y los usuarios se movilizan a través de plataformas como Change.org para pedir la retirada de campañas, o a través de hashtags que hacen que las marcas reaccionen, se disculpen e incluso retiren sus anuncios. La pregunta, como siempre, es si se trata de algo deliberado por parte de las marcas, o si, por el contrario, la polémica creada las pilla por sorpresa.

Imagen | pixabay

En BlogginZenith | ¿Qué es y cómo funciona el “Prankvertising”? DicZionario

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Son muchas marcas las que buscan hoy en día la polémica para convertir sus anuncios en virales y que se compartan en las redes sociales

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>