Así son OnTruck o Cabify, el transporte colaborativo se especializa más y más

La economía colaborativa es una realidad que gana enteros día a día. La revolución digital es el caldo de cultivo perfecto para propiciar estas nuevas relaciones entre el que ofrece y el que demanda. Su fundamentación radica en comprar o alquilar según las necesidades específicas. Tanto del momento, como del cliente. Se trata de un fenómeno imparable que, según el Panel de Hogares de la CNMC, ya emplean uno de cada cuatro españoles.

Y si hay un ámbito en el que se está potenciando más si cabe el uso de este tipo de herramientas, ése es el transporte colaborativo. Desplazarnos a un lugar ya no sólo pasa por conducir nuestro propio vehículo. Todos conocemos soluciones como Blablacar o Uber, pero no son las únicas. De hecho las startups relacionadas con medios de transporte no dejan de multiplicarse.

El auge del transporte colaborativo

El transporte colaborativo afecta a algo tan fundamental como es la manera en que nos desplazamos para vivir nuestro día a día. Y está marcando una revolución social y empresarial. Ahora, cuando hemos de viajar existen muchas opciones diferentes. Superan las clásicas maneras de desplazarnos en nuestro coche o elegir el transporte público. Se diversifican según las necesidades de cada individuo. Y encontramos muchos términos diferentes para hacer frente a esta realidad.

El carpooling, por ejemplo, está pensado para personas que suelen realizar un mismo desplazamiento, como, puede ser ir al trabajo cada día. A través de lo digital, se ponen en contacto y de acuerdo para compartir los gastos del coche. En este caso, todos los usuarios serían beneficiarios del servicio, y no habría uno que obtendría una mayor compensación económica que los demás.

Otra de las opciones más usadas en el mundo del transporte colaborativo es el carsharing. En este caso, hablamos de alquilar un vehículo para usarlo sólo en el momento en que se debe utilizar. El pago sea da únicamente por las horas de servicio. Así, muchos conductores renuncian a tener un vehículo propio y los consecuentes gastos que éste supone. Y se apuntan a una de las muchas empresas que ofrecen estos servicios puntuales.

Una de las variedades de esta modalidad está en el P2P carsharing. En este caso, hablamos del alquiler de un vehículo que pertenece a un particular. Eso sí, suele haber una empresa o plataforma social que actúe de mediadora entre ambos y evite los posibles conflictos que puedan producirse.

Uno de los modelos de referencia dentro del transporte colaborativo lo tenemos en las empresas que ofrecen no sólo el alquiler de un coche sino, también, un servicio de chófer. Aquí encontramos empresas como Uber, que han conseguido revolucionar completamente el sector de la movilidad. Son servicios que se pueden contratar a través de una app y un smartphone, con pocos minutos de antelación. Como todos sabemos, están generando mucha controversia por la competencia que suponen respecto a servicios tradicionales como el del taxi.

Los clientes las prefieren

Uno de los ases ganadores que este tipo de empresas plantean es el hecho de que conectan de maravilla con los intereses y necesidades de los usuarios del siglo XXI. Por lo que se convierten en servicios muy demandados.

Entre las ventajas que los clientes encuentran está, en primer lugar, un ahorro de dinero, pero también de tiempo en gestiones. Si hablamos de revolución es porque el transporte colaborativo supone un desembolso de dinero menor que el hecho de comprar un coche, alquilar un garaje, pagar el mantenimiento del vehículo… Un bajo precio siempre supondrá una gran ventaja en cualquier relación entre productores y consumidores.

En general, la economía colaborativa se engloba con una de las tendencias en boga: la apuesta por la sostenibilidad. Los nuevos tiempos nos traen a un usuario mejor informado. Una persona más empoderada y consciente de la realidad que le circunscribe. Cuidar el medio ambiente, racionalizar los recursos, reutilizar y reciclar… Todo ello son conceptos que las empresas de transporte colaborativo tienen por bandera. Así, conectan de maravilla con las preocupaciones de la gran masa social.

Además, no podemos olvidar la variedad de ofertas que encontramos en estos servicios. Alquilar un coche para un viaje en concreto. Pero también transportar los muebles en una mudanza, viajar en barco, poder alquilar nuestro vehículo mientras estamos de vacaciones… La multiplicidad de servicios nos revela, una vez más, la importancia que tiene el consumer-centric. Es decir, poner al usuario, único e irrepetible, y a sus necesidades, en el centro de las estrategias marketeras.

Empresas de referencia

De sobra son conocidas empresas que funcionan dentro del sector del transporte colaborativo. Y que están cobrando más y más fama, como BlaBlaCar o Uber. Pero son muchas otras las compañías y startups que se están lanzando a poner su granito de arena en este mundo que no para de evolucionar y que se especializa en todos los frentes.

Cabify

Cabify es una empresa que lleva operando desde 2011. El smartphone y una app son las herramientas que se necesitan para contratar sus prestaciones. Es un servicio pensado para desplazamientos puntuales. Entre las características que le diferencian de otros, encontramos una apuesta por vehículos de alta gama. Así como conductores seleccionados (no cualquier persona puede trabajar para Cabify). Otros detalles que entran  en juego para convencer a los posibles clientes es la opción de seleccionar el tipo de música a escuchar o el suministro de agua en los viajes.

Un interesante apunte radica en que el precio del trayecto se realiza en base a la distancia entre el punto de partida y el de llegada. Es decir, sin tener en cuenta el volumen de tráfico, como sí se da en el sector del taxi. Para dar confianza y seguridad a los clientes, los vehículos se encuentran geolocalizados en todo momento. Por lo que los usuarios pueden compartir su ubicación en redes sociales.

OnTruck

Como decimos, una de las cualidades que están permitiendo el auge de este tipo de soluciones radica en las soluciones concretas y específicas para cada necesidad. Más allá del transporte de pasajeros ordinario, encontramos startups como OnTruck, una empresa fundada por el creador de La Nevera Roja, Íñigo Juantegui.

En este caso, la compañía está centrada en el envío de palets. Las empresas contratan con ellos el envío de mercancías con total flexibilidad en horarios. Siendo ésta una de sus bazas más importantes. Para ello, dispone de una flota de transportistas. A los conductores, les ofrece un trabajo en el que no existen subastas por el precio más económico. No obliga a tener exclusividad ni a pagar por ser miembro de la flota.

Amovens

Uno de los atributos de la economía colaborativa radica en que los propios usuarios son los que se ponen de acuerdo para alquilar, vender, comprar o compartir servicios. Pero eso no quiere decir que no necesiten del apoyo de una empresa que funcione detrás de estas operaciones. De hecho, las startups que trabajan como mediadoras son fundamentales para garantizar la seguridad y fiabilidad del servicio.

En ese sentido, cobran relevancia empresas como Amovens, que nació en 2009. Se alza como una plataforma que marca las pautas que dos particulares que no se conocen ni tienen experiencia en este tipo de transacciones comerciales han de seguir. Así, las relaciones comerciales a la hora de alquilar un coche o compartir gastos de un viaje se dan de una forma fluida. Casi un millón de usuarios avalan la gestión de la marca.

Apparcar

Entre las necesidades específicas de los conductores está, por supuesto, el hecho de estacionar el vehículo de una forma cómoda y con todas las garantías. Para todos los que se preocupan no sólo por cómo será el viaje, sino por lo que viene después del mismo, existen soluciones como las que ofrece Apparcar. Su app permite encontrar los aparcamientos libres que se encuentran cerca de nuestro lugar de destino y reservarlos.

Para llevar a cabo esta idea, trabaja codo a codo con las diferentes instituciones municipales. El ayuntamiento de Oviedo fue pionero en poner en marcha este servicio en 2009. Para ello, facilitó a la empresa la disponibilidad de 33 plazas situadas cerca del centro histórico de la ciudad. Hace apenas un año, esta startup española fue adquirida por la multinacional inglesa Imperial.

Son sólo algunos ejemplos de un modelo de negocio con muchas opciones porque está sabiendo focalizar en las necesidades reales de los usuarios. AreaVan es una empresa especializada en el alquiler de caravanas. aBoatTime se centra en el alquiler de barcos y embarcaciones. Comparko está pensada para poder alquilar plazas de garaje que quedan vacías durante un periodo de inactividad… Un  necesidad, una startup que trata de cubrirla. Así funciona el mundo del transporte colaborativo, un sector que seguirá evolucionado a medida que lo hagan nuestras interacciones sociales.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | El consumo colaborativo, entre el crecimiento y la polémica

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Me parece muy bien que se haga esto. Es necesario crear una economía que nos incluya a todos, más en estos tiempos tan difíciles. A mí me gustaría emprender algo pero para eso necesitaría alguno de los préstamos sin nomina ni aval porque es imposible empezar algo de la nada.
    Me gustó la nota. Saludos

  2. Interesante artículo, otra empresa de transporte colaborativo para envíos en España y en el exterior es la página clicktrans. Es gratuita, son transportistas verificados y ofrecen las mejores cuotas.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>