Así funciona la experiencia phygital, la última gran tendencia que los marketeros deben conocer

¿Vivimos en dos universos separados? Por un lado, tenemos una existencia cotidiana en el mundo físico, en el que realizamos muchas de nuestras actividades diarias. Por otro, cada vez es más notable nuestra presencia en Internet. Allí han crecido el tipo de rutinas que podemos llevar a cabo. Al principio, quizá nos centrábamos en chatear o buscar información para un tema. Ahora somos capaces de construir una vida llena de complejas vicisitudes.

También las marcas, los comercios, las empresas de todo tipo. Ellas tienen sus tiendas físicas, a las que acudimos en nuestro barrio, en la calle más concurrida o en un centro comercial. Y también tienen una tienda online, en la que el cliente puede echar un vistazo a los productos y adquirir lo que desee. La pregunta es, ¿pueden confluir estas dos realidades?

Qué es la experiencia phygital

De hecho, es más que deseable que lo hagan. Así nace una de las tendencias de las que más oiremos hablar en los próximos tiempos. Se trata de la experiencia phygital. Y es la unión del e-commerce y las tiendas física. Es decir, aprovechamos las ventajas únicas que ambas realidades representan y se construye un marco integrador que fusione ambas.

La experiencia phygital pone el foco en un necesario trabajo en común. Es verdad que existen los universos online y  offline. Pero quienes habitan en ambos son los mismos protagonistas: marcas y consumidores. Integrar ambas realidades no sólo es una forma de enriquecer ambas experiencias. Sobre todo, cada vez existe más la sensación de que es necesario trabajar en ambas. No sólo no descartar ninguna herramienta marketera, sino que funcionen de forma complementaria. Para que cada una aporte en las partes en las que la otra pueda flaquear.

Aquí entra en juego un potente concepto que lo digital ha traído a nuestras vidas: la omnicanalidad. La forma en la que marcas pueden llegar al consumidor son muchas y diferentes. A través de un escaparate o un spot, pero también de un perfil en redes sociales, de una promoción. Y, cómo no, de todas las herramientas que siguen y seguirán surgiendo.

De igual forma, el consumidor también tiene la oportunidad de acercarse a su marca a través de diferentes vías. Ese interés, que, en el mejor de os casos, acabará creando una relación comercial. Que las vías y mecanismos sean diversos y puedan contentar a los diferentes consumidores, que integren soluciones digitales que sean percibidas no sólo como instrumentos de venta sino como herramientas útiles para el cliente es clave.

Lo mejor de cada casa

Si el mundo digital está tan presente en nuestras vidas, ¿por qué seguir atendiendo a las realidades offline? Por la experiencia del consumidor. A pesar de los nuevos tiempos, la interacción física entre personas, cara a cara, sigue siendo muy demandada por los clientes. Tener a alguien con quien hablar directamente. Encontrar a ese dependiente que es capaz de dar en el clavo con el producto que buscaba. Se trata de un valor que no puede ser dado de lado.

Por la parte de lo digital, tenemos esa multiplicidad de ventanas y conexiones. Amén del gran número de herramientas que revolucionan la experiencia de compra. En un mundo de permanentes estímulos y ofertas, ser capaz de diferenciarse es importante. Los consumidores están más que deseosos por probar acciones estimulantes, apps que no habían imaginado, canales de comunicación que les lleven a nuevas experiencias, a momentos remarcables y a un recuerdo positivo que ayude a fidelizar.

Inmediatez, inmersión, interacción, tres conceptos que parecen encajar muy bien con lo que busca la llamada generación phygital. Se trata de los consumidores que han hecho del mundo online un ámbito necesario en sus rutinas. Pero que tienen muy presente todas las ventajas que un lugar físico, al que poder acudir, también reporta.

Digital Signage

Dentro de la experiencia phygital, no podemos dejar de hablar del digital signage. Se trata de un reclamo publicitario que se usa de manera offline, pero integrando soluciones online. Por ejemplo, una valla publicitaria interactiva en la que el spot vaya cambiando según las acciones de usuario. Es un recurso para tiendas, comercios o calles y se aprovecha de las nuevas realidades tecnológicas y del impacto que, seguramente, tiene en unos consumidores que no esperaban encontrar herramientas digitales en esos espacios.

La continua creación de más y más instrumentos hace que el digital signage esté cada vez más presente por su impacto y eficacia. Se convierte en una de las referencias fundamentales del movimiento phygital. Éstos son algunos de los elementos de última generación con los que cuenta:

  • Beacons: Los beacons son dispositivos que funcionan a través de una señal de Bluetooth. Se colocan, por ejemplo, en la entrada de los establecimientos. Cuando un usuario pasa cerca de ese punto con un rastreador de beacons en su teléfono, éste lo detecta y localiza. Puede enviar a ese smartphone todo tipo de información: el catálogo de la tienda, promociones, descuentos…
  • Pantallas táctiles: Como si de una gran tablet se tratara. Una pantalla dentro de la tienda por la que podemos navegar de forma táctil y que nos presenta desde las características de los diferentes productos hasta vídeos con presentaciones.
  • Tarjetas RFID: Estas tarjetas sustituyen a los clásicos códigos de barras de las tiendas. Se trata de una tarjeta que almacena todo tipo de información sobre el producto: desde la fecha de envasado, sus características, el viaje que ha hecho desde su lugar de origen a la tienda… Y funcionan a través de identificación por radiofrecuencia.
  • Probadores inteligentes: Gracias la etiqueta RFID que llevan, por ejemplo, las prendas de vestir, el espejo del probador “reconoce” el objeto. Con una interfaz táctil, el usuario puede manejar el espejo en el que se hay diferentes opciones. Son las tallas, el color, los complementos que combinan con el producto elegido… Incluso en algunas podemos ver a un modelo virtual vistiendo la ropa.
  • Light ID: Se trata de una tecnología que utiliza la luz como medio de comunicación. A través de ella hace llegar información al smartphone.
  • Realidad virtual: Gracias a la VR podemos, por ejemplo, realizar el viaje contrario y usar una gafas de realidad virtual para visitar un espacio online y disfrutarlo como si, realmente, estuviéramos en una tienda física.

Cada vez hay más ejemplos

La experiencia phygital enfocada al comercio y las ventas se materializa en herramientas prácticas y versátiles. Pero, sobre todo, suponn una revolución, una nueva manera de llegar al consumidor de forma muy llamativa. Por eso, cada vez más marcas no dudan en apuntarse a esta revolución digital.

En 2015, por ejemplo, Ralph Lauren usaba la tecnología de los probadores inteligentes para su tienda de la Quinta Avenida con su Oak Fitting Room. Entre sus funcionalidades, la de traducir la información prestada a cinco idiomas diferentes. Su idea pasa, por supuesto, por obtener también todos los datos y opiniones posibles del cliente.

McDonalds es otra de las marcas que está sabiendo apostar por la experiencia phygital. Tenemos el caso de una valla publicitaria interactiva situada en las calles de Estocolmo. A través de sus smartphones, los consumidores podían interactuar con el billboard y competir en juegos con los que ganar promociones y premios.

En cuanto a la realidad virtual, tenemos un ejemplo de su uso en marketing con Massimo Dutti que, en octubre del año pasado, lanzaba esta funcionalidad para su web. A través de unas gafas se accedía a una app de la marca. Esa app nos mostraba el espacio físico de la tienda, por la que podíamos “desplazarnos” moviendo la cabeza en diferentes direcciones. Se trata de conseguir una experiencia de compra mucho más sensorial.

También son muchas las iniciativas que tratan de poner en contacto a las marcas con estas nuevas posibilidades marketeras. Por eso, entendemos la creación de experiencias como la del laboratorio de innovación Smart Boutique, a cargo de La Roca Village con empresas como Intel, Panasonic o Microsoft. Se trata de un proyecto impulsado en noviembre de 2016 a través del que se querían mostrar todas las funcionalidades de la realidad phygital, explicarlas y dar a conocer sus ventajas a distintas tiendas y comercios.

La experiencia phygital une lo mejor de los mundos offline y online. Su propósito es poder conectar con el consumidor como nunca antes se ha hecho y darle más herramientas para poder elegir y decidir. Su uso aún hoy nos resulta llamativo y novedoso pero cada vez es más frecuente. Por lo que, dentro de un tiempo, las marcas que no hayan apostado por ella podrían encontrarse fuera de juego.

Imagen | Pixabay

En BlogginZenith | Realidad aumentada y marketing online: los cinco ejemplos a seguir

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Muy interesante que lo digital se integre en la experiencia offline

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>