Así es como el Big Data ayuda a crear las series que nos vuelven locos

Vivimos una edad de oro en la ficción televisiva. ¿Y eso cómo lo sabemos? Pues a parte de que lo comenten los críticos y expertos, no hay prueba más evidente que la pasión inusitada que todos sentimos por nuestra serie preferida.

Pero esa magia, esa flecha en el corazón cada vez que vemos a nuestro protagonista estrella, no está lanzada al azar. Las productoras y creadores saben pero que muy bien qué nos apasiona. De nuevo, ¿cómo es posible? Con dos palabras que contienen toda la vanguardia en la relación de las marcas con el consumidor: Big Data.

Lo nuevo de Netflix

Netflix es una de las empresas que nos viene rápidamente a la mente cuando hablamos de Big Data. Ella ha sabido trabajar como nadie con esos datos. Y ahora, nos presenta novedades con las que quiere seguir llegando a los consumidores. O quizá, sería mejor decir, para que ellos (y lo que piensan) lleguen hasta la compañía.

La VoD modifica su sistema de valoración. Si antes los usuarios podían puntuar con un total de hasta cinco estrellas esa serie y película que veían, ahora, simplifica este proceso. El espectador marcará su preferencia con un pulgar hacia arriba o hacia abajo.  ¿Una diferencia importante? A simple vista, para algunos puede significar un detalle no demasiado relevante. Pero todo cambia si os decimos que Netflix espera así incrementar el número de valoraciones que se efectúan en un 200%.

Porque ése es el objetivo de todo este asunto: conseguir más y más información del espectador. Y hacer más sencilla y rápida la manera en que éste interactúa con la marca puede ser muy útil.

El uso del Big Data en el VoD

Los nuevos modelos de consumo televisivo lo han cambiado todo. Plataformas como Netflix, HBO, Amazon Video o Movistar han revolucionado el panorama. Ellas han aprendido a acercarse al nuevo espectador a través de un sistema a la carta que permite al consumidor elegir dónde, cómo y cuándo verá un contenido. Las decisiones sobre qué serie se va a crear y producir están más pensadas que nunca. Un proceso para el que el uso del Big Data se ha tornado fundamental.

Los usuarios de estas compañías están transmitiendo información de manera constante. Y no hablamos sólo de si ven o no una serie. Estas plataformas saben a qué hora nos ponemos a ver la tele. Qué contenido preferimos por la tarde, por la noche o en fin de semana. Cuántos capítulos vemos de un tirón o cuántos vemos en varias sesiones. Cuándo pausamos, desde qué dispositivo accedemos… Mil y un detalles que tal vez a nosotros nos parezcan menores pero que a ellos les sirven para desarrollar su planificación.

¿Cómo saber lo que quiere el cliente? Siempre se han hecho estudios de mercado que preguntaban y trataban de analizar los gustos de los consumidores. Esas opiniones y respuestas pero, pueden no ser demasiado concretas. Y establecerse como marcos abstractos e imprecisos. Opiniones y no hechos. En cambio, el Big Data muestra datos reales, comportamientos reales, gustos reales. El espectador no dice que le gustaría ver una serie de superhéroes, sino que, efectivamente lo está haciendo.

Datos, datos, pedía el mítico ‘Cortocircuito’. Y también las empresas de televisión. Obtienen muchos, muy interesantes y confidenciales a través de sus suscriptores, de la manera más sencilla: haciendo uso del producto. Pero también de muchos otros lugares. Internet es el gran foro de opinión en el que todos se expresan, desde la cuenta oficial de una serie hasta en la valoración que se da en IMDB…

El caso de ‘House of Cards’

¿De verdad las productoras eligen qué productos realizar en base al Big Data? Hay muchos ejemplos de ello. ‘Juego de Tronos‘, sin ir más lejos. Muchos aseguran que ya se sabía que sería un gran éxito por el número de descargas ilegales que cosechó en sus primeros capítulos. También se comenta que ‘Narcos’ fue un producto creado en base al análisis que estableció el algoritmo de Netflix.

Volvemos a Netflix una y otra vez. Esta vez, resulta indispensable, porque su primera serie de contenido propio: ‘House of Cards’ es, para muchos, la precursora de todo lo que estamos explicando. Nos vamos a 2012. Netflix lleva ya tiempo funcionando como videoclub online y decide dar el siguiente paso: crear sus propias series. Para ello, cuenta con millones de datos recopilados, de sus usuarios. Mis propios usuarios me han mostrado qué les gusta, ¿cómo dejar de usar tan valiosa información?

Así, The New York Times explica que ‘House of Cards’ se creó tras concebir varios círculos de poder. Netflix apostó por tres caballos ganadores: un director que gustaba a sus suscriptores como es David Fincher, un actor que también gustaba a sus suscriptores cuyo nombre es Kevin Spacey y, por último, la versión original de la serie, la británica ‘House of Cards’ que, seguramente ya lo habéis imaginado, era del gusto de sus suscriptores. Esas tres “patas”, trabajando unidas crearon una serie que parecía tener todas las de ganar. Y así fue, ‘House of Cards’ se convirtió en un éxito para crítica y público. El primer triunfo de Netflix y, cómo sabemos, no el último.

Consumer-centric al poder

Lo que estamos explicando en cuanto a las series responde, en realidad, a una de las tendencias más punteras en cuanto a marketing se refiere. Estamos hablando del consumer-centric, la filosofía que pone en el centro al usuario. Esta teoría defiende que, para encontrar el éxito en un producto es totalmente necesario analizar hasta qué punto responde a las necesidades del cliente. No importa lo bueno que nos parezca nuestro producto, si no es lo que el consumidor espera o quiere, no tendrá mucho que hacer en el mercado.

Es algo que también tiene mucho que ver con un concepto del que hablábamos hace muy poco: el wantedness. El cliente quiere que la empresa le mime y se preocupe por sus gustos. Algo que el análisis certero del Big Data puede ayudar a conseguir. Pero también es importante que esa recopilación de datos se haga de una forma fluida y no invasiva.

Así pues, tenemos que hablar de una herramienta que utiliza Netflix, como es la puesta en marcha de una web en la que los usuarios pueden solicitar los productos que quieren que se incluya en el catálogo. Para el cliente es muy positivo que la propia empresa se preocupe por facilitar un canal de comunicación. Su percepción es que se interesa por sus gustos. Para Netflix es, además, la manera en que recibe información totalmente certera de manos de sus propios usuarios.

En la era de la predicción

Para las series, uno de los productos más en boga en nuestro panorama actual, el marketing de predicción resulta clave. Muchas son las herramientas que trabajan para saber si una serie tendrá éxito antes de que se pueda poner en marcha. Pero también, dentro de una compañía de VoD, resultan cruciales los instrumentos de machine learning con los que la inteligencia artificial de un dispositivo dictaminará si ha de recomendar tal serie a un espectador.

Hay mucho en juego en una industria que, sólo en Estados Unidos, durante 2016, aumentó su producción de contenido de ficción en un 8% respecto al año anterior. Por ello, tampoco resulta extraño que existan empresas como Piedmont Media Research. Se trata de una compañía que estudia los productos de ficción y “predice” si éstos serán exitosos o no. Según ellos mismos explican, el algoritmo que utiliza su método de medición: el Consumer Engagement, tiene un porcentaje de acierto del 86%. Interesante, ¿verdad?

Las compañías y productoras ponen mucho en juego a la hora de lanzar una nueva ficción. Por ello, el uso del Big Data para construir una serie o tomar decisiones sobre su argumento y trama está empezando a ser más y más utilizado. Los consumidores tienen la última palabra, como siempre.

Imagen | HBO

En BlogginZenith | ¿Están matando Netflix y la televisión a la carta el modelo tradicional de publicidad en televisión?

En campaña con Zenith

Un comentario

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>