Así es Barbie, la muñeca que se sigue reinventando

barbie

Barbie, con una trayectoria empresarial de 57 años, representa la historia y evolución del juguete a nivel mundial. Y mucho más, porque esta muñeca es todo un icono cultural y un referente absoluto para la moda, los medios de comunicación o incluso el arte.

Pero, en su grandeza, parece llevar su propia penitencia. ¿Qué puede hacer este asombroso juguete que ha entretenido a niñas desde hace más de medio siglo para seguir conquistando a los consumidores? Tanto se ha hablado de ella, se ha polemizado, se ha comentado… cada una de sus evoluciones es estudiada hasta el mínimo detalle. Mattel tiene la intención de que Barbie siga siendo una imprescindible y, por ello, no duda en tratar de adaptarse a los nuevos tiempos. ¿De qué manera?

La Barbie del siglo XXI

A finales de enero, saltaba la noticia. Mattel empezaría a comercializar una nueva gama de Barbie, con diferentes estaturas y siluetas. La intención de la marca es acercarse al deseo de muchos consumidores que, durante años, han criticado las formas de la muñeca que no se asemejaban a las curvas reales que luce el cuerpo femenino.

Intentando convertirse en una muñeca del siglo XXI, apta para una sociedad que cada vez está más sensibilizada contra la discriminación por razones de físico, Barbie ofrece tres nuevas muñecas. Así, la colección que se lanzará a lo largo de 2016, tratará de conquistar a un público más heterogéneo: a las diferentes siluetas, cabe unir siete tonos de piel, así como 22 colores de ojos diferentes y 24 peinados. La clásica muñeca rubia busca reinventarse para seguir en boga.

El nacimiento de un mito


La historia de Barbie es muy interesante. Ruth Handler, a quien debemos su creación, había notado que su hija prefería jugar con recortables de cartón que simulaban figuras femeninas adultas que con los clásicos bebés de juguete. Así, en 1959, durante un viaje a Alemania, se decidió a crear una muñeca de unos 20 centímetros de tamaño, con las características de una mujer. Su inspiración fue Bild Lilli, una muñequita alemana que se regalaba a los hombres y que había nacido, a su vez, en la caricatura de un tabloide. Eso sí, el éxito del juguete había causado el salto al público infantil.

De esta forma, Handler llegó a un acuerdo económico con Mattel para comprar los derechos de Lilli y creó a Barbie, a quien llamó como a su hija. La primera Barbie que salió al mercado ha pasado a nuestro imaginario colectivo como un referente cultural de primer orden: un bañador a rayas blancas y negras y un peinado de moda en los 60. Durante el primer año de su producción, se vendieron 350.000 muñecas.

Después, la evolución de Barbie y su influencia hasta alcanzar las cotas máximas de popularidad han sido meteóricas. En el momento de su nacimiento, Barbie significa un salto espectacular en la forma de jugar de las niñas: pasaban de ser madres atentas a sus bebés de juguete a identificarse con una mujer adulta, inteligente, independiente, trabajadora, exitosa… La llegada de Barbie estuvo muy relacionada con los propios cambios sociales que se vivieron a lo largo del siglo XX y que tuvieron a la mujer como protagonista.

Una historia cargada de éxitos y baches

nuevas barbies

Resulta curioso, pero un juguete que nació con la idea de reivindicar el papel social de la mujer adulta ha sido marcado después por muchas polémicas a cuenta de su aspecto físico que algunos han acusado de influir negativamente en la imagen que las niñas asocian con el modelo de belleza que han de seguir. Por eso, para adaptarse a los nuevos tiempos y situaciones, por primera vez en la historia, los niños pueden escoger ahora entre las diferentes siluetas que presenta la nueva Barbie.

Las críticas al físico de la muñeca han materializado en diferentes movimientos. En 2013, saltó a la palestra el montaje que realizó Nickolay Lamm en el que se podía ver cómo sería Barbie si tuviera proporciones reales. Las imágenes cobraron la fuerza que la viralidad tiene en el universo 2.0 y así, el propio Lamm, debido al éxito y notoriedad conseguidas, lanzó un proyecto de crowdfunding para fabricar a Lammily, una muñeca que respetaba las proporciones naturales del cuerpo humano.

Pero los problemas de Barbie no sólo han estado orientados en relación a su físico, sino también a lo que la muñeca representa en sí misma. Barbie ha tenido numerosas profesiones y trabajos y ha vivido una evolución desde las clásicas muñecas que trabajaban como modelos y bailarinas hasta aquellas que son doctoras, astronautas y detectives. Aun así, en los últimos años ha experimentado un descenso en sus ventas entre 2012 y 2014. Una nueva generación de muñecas se estaba haciendo con el poder. Se trataba de modelos que salían de lo más clásico y tradicional y reivindicaban nuevos conceptos como la fantasía o incluso el terror. Las Monster High, curiosamente, también un producto de Mattel, son algunos de estos nuevos juguetes que convierten a los monstruos más clásicos en juguetes cargados de sofisticación.

Y es que, casi 60 años es mucho tiempo y Barbie, como cualquier producto, necesita seguir reinventándose. Así, en 2014, entró a trabajar en la marca Evelyn Mazzocco, que tiene mucho que ver con los cambios que está viviendo la muñeca, incluida la nueva apuesta por presentar diferentes siluetas y estaturas. Mazzocco basa su estrategia en satisfacer al público millenial (son muchos los adultos que adquieren este tipo de productos), en el consumo consciente que cada vez se realiza más y en la diversidad que está ganando visibilidad a nivel social.

En mayo del año pasado, se lanzaba una nueva Barbie que buscaba conquistar al mercado. Su filosofía correspondía a unos nuevos tiempos en los que las niñas admiran a las heroínas de las historias, mujeres libres y capaces de salvarse a sí mismas gracias a su empoderamiento y a las ganas de superarse. Según un estudio que se hizo en España, el 78% de las niñas aseguraba que quería ser una superheroína, con una clara influencia de personajes de Hollywood como las protagonistas de ‘Los juegos del hambre’ o ‘Divergente’. Dicho y hecho, Mattel lanzó su Barbie superheroína.

Y es que 2015 ha sido una año lleno de revolucionarios cambios para la muñeca. En julio, diez diseñadores españoles trabajaron con la marca para crear una colección de zapatos planos que hicieran que Barbie se bajara de sus eternos tacones. Y en noviembre, otro hito para su estrategia comercial, por primera vez, en uno de sus anuncios aparecía jugando con una Barbie un niño, un varón acompañado de dos chicas y que rompía así con el estereotipo que parece indicar que sólo las niñas pueden jugar con muñecas.

Barbie se reinventa para adaptarse a los gustos de los nuevos consumidores y a las necesidades de una política comercial comprometida, que atiende a todas las sensibilidades. Y no olvida ningún aspecto, como su presencia en redes sociales. De hecho, el anuncio de las nuevas curvas de la figura llegó desde su cuenta de Twitter. Facebook o Instagram también son claves a la hora de promocionar la muñeca y su colorido y preciosista universo. La historia de este juguete es clave para entender también el desarrollo del merchandising: ropa, películas, videojuegos, libros… Barbie ha estado en el trono del ocio infantil durante muchos años. Y trabaja firmemente para seguir igual de bien posicionada.

Imagen | Mattel
En BlogginZenith | Así es el nuevo código de la publicidad de juguetes: ¿respetado por todos?

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Con tantos años a las espaldas y es una marca que no deja de reinventarse. Ahora era Mattel la que sacaba una impresora 3D. ¡Eso sí que es estar a la vanguardia!

  2. Desde que era pequeña me encantaba Barbie. Y no deja de soprenderme algunas décadas después.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>