Apple se lanza a la producción de series: ¿por qué quiere ahora su contenido propio?

apple

Érase una empresa a una manzana pegada. El logo de Apple es tan famoso como viral y rápidamente, no nos cuesta distinguir cuándo alguno de nuestros conocidos está usando uno de los productos de la plataforma, una de las empresas más en auge dentro del mundo de la tecnología por cómo ha sabido conectar con los clientes.

Pero, para no perder comba de cara a los nuevos movimientos que las empresas audiovisuales llevan a cabo, Apple ha dado un paso al frente. Sí, apostará por el contenido propio y sí, pronto podremos ver su primera serie original. ¿Qué supone este nuevo hito?

La importancia del contenido propio

Últimamente, no paramos de oír hablar de nuevas empresas que se lanzan al mercado de la ficción y que se atreven con la producción de series propias que ofrezcan un plus a un simple servicio de alquiler de contenidos. Netflix ha sido la gran revelación en este sentido. Ya hemos hablado de cómo la compañía de vod más importante del mundo sigue afianzando sus pasos y convirtiéndose en una grande no sólo con el favor de unas cuentas en positivo, sino también gracias a la popularidad y repercusión que sus series (‘House of Cards‘, ‘Orange is the New Black’) están teniendo en la audiencia, haciéndole ganar las simpatías del público.

La importancia del contenido propio se está volviendo esencial para las nuevas empresas, como marca, el salto cualitativo que supone pasar de ser un escaparate de lo que producen otros a convertirse en un jugador de primer nivel que compite de tú a tú con series propias, está produciendo una revolución en la manera de entender la televisión que, en el futuro, nos va a llevar a nuevos e interesantes movimientos.

tv

Todo el mundo ha pasado a hablar de Netflix desde que mutó la esencia de su negocio. Semanalmente, protagoniza noticias sobre nuevas series, nuevos fichajes, nuevos actores… Está nominada en tales premios, acude a diferentes galas… Su nombre ha ganado peso entre el público al ir inmediatamente vinculado a grandes series, de mucha calidad, que se han convertido en las favoritas también de la crítica.

Otros han visto las enormes ventajas que la repercusión de este movimiento tiene y así, Amazon o Hulu están cambiando su modelo de expansión para apostar totalmente por ser también productores de un contenido original que les dé una imagen y un valor per se ante el público, y no sólo por los catálogos que han construido a través de trabajos ajenos. Y así es como Apple entra en juego. Apple es otra de esas empresas que se ha sabido ganar, como ninguna otra, las simpatías del consumidor. Una identidad propia, un diseño de aplicaciones único, que otros han querido copiar; una imagen que le aproxima a las personas y que tiene muy en cuenta ese propósito que parece indicar que sus nuevos iPhones, iPads, iPods se desarrollan para satisfacer las necesidades más lúdicas (y vitales) de los consumidores, han hecho de la empresa de Cupertino un valor en alza en todos los sectores en los que decide entrar en juego.

Los datos de Apple

Si analizamos los resultados económicos del gigante, podemos encontrar algunos interesantes puntos. A principios de año presentaba las cifras correspondientes con 2015: buenos datos globales que se pueden extraer de los ingresos totales durante el año pasado, que fueron de 75.900 millones de dólares, y que se traducen en beneficios de 18.400 millones. Las cifras muestran crecimiento, pero apenas del 2%, lo que ha despertado ciertas alarmas.

Si valoramos las cifras a nivel producto, nos encontramos, por ejemplo, con que la venta de Macs han experimentado una caída del 4%. Por contra, nuevos servicios como Apple TV se encuentran en franca expansión. Así pues, no es de extrañar que Apple se plantee nuevos retos de futuro que pasan, precisamente, por alzarse no sólo como una empresa de valor informático, sino como un aglutinador de ocio que también es capaz de ofrecer al público nuevos productos, exclusivos y únicos, que sólo podrá disfrutar dentro de su servicio y al margen de otras plataformas.

A la conquista del mercado

music

Apple está apostando por los nuevos retos: no sólo le ayudan a crecer y a diversificarse como empresa, sino que suponen la respuesta a un reclamo por parte del público, que cada vez ve con mejores ojos que las diferentes compañías se lancen a ofrecerle nuevas series, en una era en la que, como hemos comentado otras veces, el poder de la ficción en televisión está viviendo cotas inimaginables y nuevos hitos para una de las industrias más de moda en estos momentos.

Ya el pasado septiembre tuvimos noticias de los nuevos movimientos de Apple y de reuniones con algunos de los grandes tótems hollywoodienses que le podían echar una mano en esta nueva faceta de la producción propia. Así, primero se habría lanzado a la creación de vídeos musicales de algunos de sus artistas de referencia, como Drake o M.I.A, y después, incluso habría tanteado la posibilidad de contratar a los antiguos presentadores de ‘Top Gear‘, ya sabéis, unas figuras mediáticas de repercusión internacional que vieron cómo su contrato con BBC saltaba por los aires cuando la estrella del show, Jeremy Clarkson, fue despedida por desavenencias con los directivos; y el resto de presentadores siguió a Clarkson en su marcha. Finalmente, fue Amazon que contrató a los presentadores en una de las primeras guerras que han protagonizado las empresas que, hasta hace muy poco, estaban lejos de querer producir sus propios contenidos.

Ahora, ha llegado el momento de Apple de lanzarse de verdad a la producción propia. Y para tratar de experimentar y sacar conclusiones que le sirvan para nuevos proyectos, la empresa ha escogido una temática y una producción que entra dentro del universo que conoce y controla. La producción se llamará ‘Vital Signs’ y será una miniserie de seis capítulos de 30 minutos de duración cada uno. Por lo que se ha dado a entender, la trama tendrá tintes biográficos pues se centrará en los episodios de la vida del rapero Dr. Dre.

¿Y por qué Apple ha elegido este producto? Una de las razones es su vinculación con el mundo de la música, por el que Apple ha apostado enormemente en su expansión como empresa y gracias al sello iTunes. Así, a falta de mayor información, parece que la serie se podría ver desde la suscripción a Apple Music. Otra de las razones es que el protagonista de esta historia, sobre quien se va a desarrollar el proyecto, es decir, D. Dre, es uno de los flamantes ejecutivos de Apple, pues como cofundador de Beats, pasó a la empresa de la manzana cuando ésta adquirió el citado servicio musical.

Parece que Apple quiere apostar sobre seguro centrándose en la música y en un ámbito en el que ya tiene experiencia. Eso le servirá para dar su primer salto a la ficción, un paso que, estamos seguros, no será el único. ¿Y después? Ya está comenzando a sonar otra palabra cada vez que se mencionan los nuevos movimientos de Apple. Estamos hablando de la posibilidad de lanzar su propio videoclub online, convertirse en vod, y atreverse, con todas las de la ley, con ese servicio de televisión en streaming que gana adeptos entre los aficionados al cine y la televisión.

Imagen | iPhone
En BlogginZenith | ¿Están matando Netflix y la televisión a la carta el modelo tradicional de publicidad en televisión?

En campaña con Zenith

2 comentarios

  1. Es lo lógico. Apple ha escogido una temática y una producción que entra dentro del universo que conoce y controla, como era de esperar.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>