Los anuncios interactivos y el live streaming van de la mano: guía con todos los detalles

Cuando hablamos de tendencias marketeras imprescindibles, las nuevas tecnologías siempre están presentes. El uso de los dispositivos y el comportamiento de los usuarios ha evolucionado mucho en los últimos tiempos. Y realidades que hasta hace poco nos parecían muy complejas comienzan a inundar las reuniones de los grandes agentes de este campo.

Estamos hablando de instrumentos como los anuncios interactivos y el live streaming. Y de dar más poder al consumidor, mejorar su experiencia audiovisual y, por ende, de compra. Las constantes novedades nos hacen ver que ambos campos irán cada vez más de la mano. Y queremos estudiar por qué.

Como tratamos de hacer siempre, aportamos algunos datos que nos parecen relevantes. Por un lado, es evidente que la publicidad digital es una cuestión imprescindible ya para todas las marcas, como parece marcar su crecimiento en 2016 que, según un informe de PricewaterhouseCoopers, sumó, en 2016, 72.500 millones de dólares. Entre sus formatos, el live streaming (el vídeo en directo) protagoniza un crecimiento notable pues, como reflejan los datos de GlobalWebIndex, 1 de cada 3 usuarios de Internet reconoce haber visto algún contenido a través de su emisión en directo. Otro destacado reporte es el que nos llega de Trusted Media Brands. Según la agencia, más de la mitad de las marcas, un 58% para ser exactos, han decidido usar este formato en el medio-largo plazo.

Streaming e interactividad, una alianza ¿perfecta?

Captar la atención del consumidor, hasta tal punto que se pueda guiar su proceso de conversión y conseguir que compre determinado producto. Ése sigue siendo, tantas décadas después, un gran interés para el marketing y la publicidad. Pero los tiempos actuales nos traen una realidad que nos habla de una audiencia permanentemente bombardeada por estímulos publicitarios. Y que, de hecho, puede llegar a sentirse saturada y a evitar esos mensajes a toda costa. Cada persona podría estar recibiendo alrededor de 3.000 impactos publicitarios de forma diaria. Según lo que nos dice AIMC en su estudio ‘Navegantes en la red‘, la saturación publicitaria es el motivo de abandono de una web en tres de cada cuatro encuestados.

Parece evidente que encontrar nuevos formatos que aporten frescura e interés es clave. Y para ello, las plataformas de emisión en streaming están trabajando codo con codo con las empresas que les ofrecen formatos tan novedosos y relevantes como los anuncios interactivos.

El anuncio interactivo tiene mucho que ver con el espectador empoderado y con los nuevos hábitos de consumo. Desde que plataformas como Netflix llegaron, la relación del consumidor con lo que ve en televisión ha cambiado de forma radical. Ahora elige qué contenido ver, cómo y cuándo. La presencia de un spot puede parecerle más intrusiva que nunca. Pero si se consigue que ese spot genere en él el deseo de interactuar, le hará sentirse más involucrado en la experiencia comercial.

Anuncios personalizados

Para logra el mejor resultado, la interactividad no sólo ha de referirse a que un espectador pueda elegir entre las diferentes opciones de un spot, sino que, en un paso más allá, se apuesta por anuncios segmentados por audiencias, otra tendencia ineludible que, de nuevo, se hace necesaria para adecuarse a los nuevos hábitos de consumo de los espectadores.

El Big Data, el conocimiento del usuario, como individuo personal y único, diferenciado de la masa social a la que pertenece, es importante. Así, desarrollar esa publicidad interactiva que atienda a las necesidades específicas de cada consumidor puede marcar la diferencia. Publicidad y contenido han de ir de la mano para lograr el mejor resultado.

Por ejemplo, imaginemos una retransmisión en directo de un evento, un live streaming sobre un desfile de moda. Ahora pensemos que, mientras el espectador ve ese contenido, en la pantalla de su Smart TV, aparece publicidad relacionada, con la opción de poder comprar en ese mismo momento las prendas que se están viendo… Las posibilidades son muchas. El desarrollo de este tipo de ideas será tanto como contenidos y productos comerciales pueden existir: una carrera de coches que nos muestre publicidad interactiva sobre los vehículos que compiten; un programa de cocina que nos enseña a hacer una receta cuyos ingredientes podemos adquirir gracias a la publicidad que vemos más abajo en pantalla…

La importancia de los anuncios segmentados y dirigidos nos dice que cada espectador sólo verá publicidad sobre los productos que realmente le interesan o necesita. Por lo que se excluyen todos aquellos estímulos que pueden resultarse invasivos. Se evitan las distracciones y se gana la atención real del espectador. Según cifras de BrightLine, una de las empresas que ya está trabajando con estos formatos, los anuncios interactivos obtienen una tasa de clics del 6%, en contraste con otros formatos de publicidad digital, que obtienen el 0,0175%.

Para estas empresas, esa nueva filosofía de trabajo nace de una relación cada vez más fuerte entre anunciante y receptor, que trabaja desde el respeto que merece el consumidor para ofrecerle contenido que de verdad sea relevante. Ello, por supuesto, deriva en un incremento del rendimiento por parte de las marcas. Todo el trabajo volcado en generar un buen spot, una buena campaña, se ve recompensado por una mayor efectividad. Si los anuncios comienzan a crearse según la dirección IP de los espectadores, por ejemplo, se podrá tener en cuenta datos como la ubicación de esa persona o sus hábitos de visionado. Y para ello, las plataformas de streaming son el aliado clave de las marcas.

Las marcas ya están en ello

Live-streaming, anuncios interactivos, uso del Big Data… no hablan del futuro de la publicidad, sino del presente. Cada vez son más las marcas que se han puesto manos a la obra para desarrollar este tipo de contenidos y conectar con la audiencia.

Ya hemos mencionado a BrightLine, una de las empresas de referencia a la hora de hablar de cómo se producen spots interactivos para plataformas de televisión como las OTT’s. De hecho, ellos han acuñado un término nuevo llamado “tvtopia“, que combina las necesidades de ese espectador empoderado que reclama contenido a su medida, con el uso de nuevas tecnologías como son los televisores conectados. La empresa crea publicidad interactiva orientada a plataformas de streaming por cable y a dispositivos como Apple TV, Roku o Amazon Fire TV.

Uno de sus trabajos más comentados fue el que realizó para BMW. En noviembre de 2016, lanzaba una nueva campaña con anuncios inmersivos, especialmente diseñados para las salas de estar de los espectadores. El spot permitía cambiar el color de los vehículos o cambiar el ángulo de visión. Se pusieron también en marcha soluciones Plug-and-Play, un sistema que permite conectar los dispositivos sin necesidad de configurarlos. Y no sólo desarrollan anuncios personalizados, sino que elaboran métricas de estudio sobre la efectividad de esos spots.

El caso de Hulu

Aunque, sin duda, uno de los acuerdos de los que no podemos dejar de hablar es el que esta empresa, junto con otra del mismo sector, True[X], han firmado con la plataforma Hulu. Hablamos mucho de la influencia de Netflix o de HBO porque trabajan en nuestro país, pero Hulu es otra compañía de VoD de la que hemos de estar pendientes. En 2016 llegaba a los 12 millones de abonados y preparaba su salto a la emisión en vivo. Su alianza con BrightLine se debe al interés por ofrecer a sus partners opciones publicitarias a través de spots interactivos que se puede ver en el salón, pues este tipo de visionados representaría el 70%.

La estrategia de Hulu se complementa con más incorporaciones a su catálogo, como suponen los canales que emiten en directo y que darían un nuevo giro a las posibilidades de los videoclubs bajo demanda. Hasta el momento, sabemos que empresas como Facebook o Google (a través de YouTube) están llegan a acuerdos para que sus emisiones streaming lleven la televisión de cable o en abierto a sus usuarios. Pero Hulu podría marcar un nuevo referente al abrir la puerta de los videoclubs online a este tipo de contenidos en vivo y a la publicidad que se puede derivar de ella. Por el momento, Netflix no ofrece publicidad en su servicio, pero sí ha visto la importancia de lo interactivo para conectar con el espectador del futuro (y el presente).

Nuevos formatos, nuevos hábitos de consumo, y una idea muy clara: el espectador está cada vez más empoderado. Quiere decidir al máximo respecto al tiempo que pasa delante de la pantalla y esto es algo que influye de forma muy poderosa en la publicidad. Hacer ésta más efectiva, segmentar audiencias y conseguir ser relevante para el consumidor será clave para conseguir ese engagement tan necesario. Y la interactividad tiene mucho que decir.

Imagen | Pixabay, Hulu, BrightLine

En BlogginZenith | ¿Son las plataformas de autoservicio el futuro de la publicidad?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. El caso de Hulu es muy revelador porque muestra muchísimas posibilidades

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>