Amazon compra aviones y barcos con una finalidad: arrasar

Amazon Prime Air

El deseo por controlar todos los puntos de la distribución y logística no es exclusivo de Amazon. Sin embargo, sí se puede afirmar que es una de las grandes compañías que está dando pasos firmes para mejorar el rendimiento y el coste en el envío de sus productos.

Es la nueva estrategia de Amazon, que está modificando las bases de la industria del shipping y de la mensajería. ¿Con qué finalidad? ¿Hacia dónde quiere ir? ¿Cómo están actuando sus principales competidores? ¿Tiene competidores realmente?

Amazon y su nueva estrategia al descubierto

Según un informe de eBay y TNS1, la mitad de los internautas españoles utiliza plataformas online para comprar los artículos que necesita con el fin de ahorrar. Son sobre todo hombres de 35 a 44 años (52%), con un hijo que vive en casa. Plataformas como AliExpress y Amazon, entre otras, empiezan a hacerse un hueco en nuestras vidas. Las cifras hablan por sí solas. Estos mismos internautas, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), gastan una media de 75 euros en cada compra, haciendo que tengamos una cifra récord ya en 2015: 5.309,1 millones de euros facturados.

No hace falta convencer a nadie de que las compras online son el gran negocio del presente. El valor diferencial llegados a este punto será el precio, el stock, la calidad de la web/aplicación móvil y, sobre todo, los tiempos de envío. Volvemos al tiempo como factor clave en el ecommerce. Y ahí Amazon es todo un experto.

En este sentido Alex Lennane ya desvelaba en TheLoadstar, un medio especializado en distribución y logística, que Amazon había solicitado 60 aviones 767f de carga ─recordemos que son el modelo preferido por los operadores de mercancía mundiales. Y la industria de la mercancía aérea estadounidense parecía haber entrado en shock. Tener una flota de aviones propia le permite contar con mayor control sobre la distribución y en el enorme volumen de entregas que hace. En este informe de BI Intelligence se detalla todo esto que hablamos.

¿Qué sentido tiene? Reducir su dependencia hacia DHL, UPS, FedEx o MRW, entre otros. De este modo, es posible controlar todos los puntos de la logística de sus paquetes. Tengamos presente que uno de los grandes problemas de la distribución actual es la cantidad de productos que se quedan sin vender en los almacenes.

Una flota propia, apuntan desde Hipertextual, “permitiría a Amazon disminuir los costes que tiene mantener todo su inventario sin vender. Pudiendo ser almacenado, movido o comprado específicamente cuando menor sea el coste de distribución y almacenamiento”.

Aviones y también barcos

Así nace el avión Prime Air, bautizado como Amazon One. Estamos ante el primer avión de la flota donde Amazon pone su logotipo. Eso sí, el gigante ya cuenta con otros diez aviones, que se dedican al envío de paquetes en su nombre. Para eso tiene un acuerdo con dos compañías socias (Atlas y Air Transport Services), con las que podrá operar hasta 40 aviones en los próximos dos años.

amazon prime air

Pero ¿por qué ha buscado otras empresas para su red de distribución? Porque la empresa, no nos olvidemos, no puede tener sus propios aviones. Para eso necesitaría tener una licencia de las autoridades. Así que la vía más rápida para salir del paso era la del leasing, es decir, acudir a una empresa que se dedica al alquiler.

En definitiva, con sus propios aviones (su flota alquilada) se asegura la capacidad suficiente para afrontar los momentos de mayor demanda y se dota de mayor flexibilidad conforme crecen los abonados Prime.

No solo de aviones “vive” Amazon. No nos olvidemos que recientemente han adquirido una licencia para operar transporte oceánico en China. Amazon China, de aplicar el mismo espíritu de cambios y ajustes para reducir costes y aumentar la productividad de sus transportes, podría revolucionar cómo se mueven los bienes a través el Pacífico, en una de las rutas comerciales marítimas más grandes del mundo.

Actualmente, los costes del transporte oceánico han sufrido una rebaja importante de precio. El experto en logística Ryan Petersen, en the FlexPort, apunta que “actualmente cuesta menos de 10 dólares enviar un televisión en barco a través del Pacífico. Los barcos no serán inmunes a la automatización de sus funciones, y pronto flotas de barcos totalmente autónomos o con mínima tripulación, podrían ser los encargados de la distribución masiva de bienes a través de los mares. Con el coste de los combustibles en mínimos de la década”.

Las empresas de mensajería, ¿las grandes afectadas?

Amazon está dando grandes pasos en gestión de contenidos, en videojuegos, en supermercados y ahora también en un gran paso para el envío de la paquetería de las compras online.

Quiere recortar plazos. De hecho una de las grandes apuestas de la compañía es Amazon Prime Now, que desembarcaba en julio en España. La finalidad es, teniendo presente ese hueco que queda en alimentación, con la promesa de entregar productos frescos en tu puerta ese mismo día. Concretamente tenerlo en casa en menos de una hora.

Es la obsesión de Jeff Bezos, CEO de la compañía, en relación a la optimización de los plazos en logística. Es por ello por lo que Ryan Petersen considera que las empresas de mensajería (UPS y FedEx) deben ponerse en “modo de guerra”.

De hecho advierte: “No nos engañemos, Jeff Bezos usará un día esta nueva flota de aviones para lanzar un asalto frontal por el negocio de mercancías de estas empresas. Cuando lo haga, podemos estar seguros que se centrará en incansablemente convertirse en el proveedor de bajo costo con la mejor experiencia para el cliente. La misma y poderosa combinación que [Amazon] emplea en el resto del mercados en los que opera”.

Como apunta Javier Recuenco, Business Director de Performics, los grandes gigantes como Amazon ─aunque también incluye a Aliexpress, y a nivel más local El Corte Inglés─ por fin “han comprendido y están atajando las barreras que suponían para el consumidor; los elevados gastos de envío, los tiempos de entrega frente a la inmediatez de la tienda física, la amplia variedad de producto en muchos casos superior a la de la tienda física, o la propia conexión con la misma, haciendo convivir la tienda online y offline para mayor facilidad del consumidor. Y un punto muy importante, y sin duda valor añadido del mundo digital, la capacidad de prescripción y opinión del resto de los consumidores”.

Estos cambios significativos en las reglas del juego están haciendo que la evolución de las empresas sea la de acortar plazos, optimizar gastos y controlar poco a poco todo el proceso.

También hay nuevos actores que se irán sumando a la “lucha” por el control. De hecho se destinarán mil millones de dólares para crear el rival de Amazon desde Dubai. Es el sueño de Mohamed Alabbar, un magnate de la construcción en Dubai que pretende hacer frente a los gigantes del comercio electrónico con una nueva tienda online llamada noon.com.

También hablamos hace relativamente poco del papel de los drones en este sentido. Es posible que la adaptación de los proveedores que conocemos hasta ahora sea necesaria, o más bien acaben formando parte del entramado de la propia empresa. Eso solo el tiempo nos lo dirá.

Imágenes | woodysaeroimages
En BlogginZenith | Amazon Echo y las compras con asistentes de voz: ¿cuál es el panorama y qué hace la competencia?

En campaña con Zenith
   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>