AliExpress, Amazon y más: así es la salud de las compras online en España

comercio electrónico

La mitad de los internautas españoles, según un reciente informe de eBay y TNS1, utiliza plataformas online para comprar los artículos que necesita con el objetivo de ahorrar. Son sobre todo hombres de 35 a 44 años (52%), con un hijo que vive en casa. Plataformas como AliExpress y Amazon, entre otras, empiezan a hacerse un hueco en nuestras vidas.

Las cifras hablan por sí solas. Estos mismos internautas, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), gastan una media de 75 euros en cada compra, haciendo que tengamos una cifra récord ya en 2015: 5.309,1 millones de euros facturados. Un cambio de hábitos que ha empujado a la transformación digital de las empresas. Pero ¿cuál es la salud actual de las compras online en nuestro país?

Radiografía de las compras online en España

¿Te imaginas comprar un billete de avión en una tienda física, como el que compra en el supermercado? Para muchos es una acción casi inconcebible. Ya tenemos más que asumido que compras de ese tipo se suele hacer de manera online. De hecho, los que acuden a una agencia de viaje son minoría, y ya el 70% de los usuarios lo hace de manera autónoma. Lo mismo ocurre en otros sectores, como la banca, donde los usuarios ya han franqueado la barrera y son conscientes de que no es necesario acudir hasta el banco de turno para realizar cualquier gestión.

Pero centrémonos en el comercio electrónico. Hablamos de un segmento, en España, formado por casi 16 millones de internautas de 16 a 60 años, que son los que compran online, según el Estudio Anual de eCommerce 2016 de IAB Spain.

ecommerce

Ahora bien, ¿qué ocurre con el sector de la alimentación, por ejemplo? A pesar de que las ventas de este sector a través del canal online han crecido un 25% en 2015, aún representan sólo el 1% de los ingresos del sector, según la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas). Y es que en este sector “el comercio electrónico está aún muy frenado”, afirma Gustavo Núñez, de la consultora Nielsen. Frente a este porcentaje, está el 5% en Francia o el 7% de Reino Unido.

“Ya hacemos la mayoría de las transacciones a través de la banca a distancia y la cultura colaborativa ha contribuido a disparar aún más el negocio de los viajes online. Sin embargo, el sector de la alimentación es más estable, en parte porque no puedes consumir más de lo que te cabe en una nevera o despensa”, dice Núñez.

Volvamos a las compras online en general. Comprar en cualquier momento, sin horarios y desde cualquier parte del mundo a través de diferentes dispositivos (64%) y la rapidez y la facilidad de encontrar una amplia oferta de productos procedentes de diferentes países (60%) son algunas de las ventajas señaladas por los encuestados de eBay que les motivan a la hora de lanzarse a adquirir artículos online.

Del mismo modo, el 66% de la compra que hacemos los españoles es planificada y, por tanto, tendemos a tramitarla más vía online. También el ocio: el 67% de los consumidores compra viajes en la Red; el 58% adquiere entradas para el teatro o el cine y un 54% ropa y complementos. Sin embargo, sólo un 13% busca fruta y verdura y sólo dos de cada 10 han probado a comprar alimentación y bebidas, según afirman desde Nielsen.

En definitiva: ¿cómo es el comprador online? Según el Estudio Anual de eCommerce 2016 de IAB Spain es como la gráfica que vemos a continuación, y gastando una media de 75 euros.

usuario ecommerce

gasto ecommerce

Es ahí donde está la clave: el tiempo. Evitar tener que desplazarnos es fundamental para que el crecimiento del ecommerce siga su ritmo. Sin embargo hay compras en tiendas físicas que hacemos por placer, señalan desde Nielsen: comprar una botella de vino para una cena o ir a la pescadería a comprar el marisco para una cena “es casi tan placentero como degustarla” y “forma parte de la gracia”.

Pero no solo por “la gracia” de compras por placer. Los productos de alimentación son perecederos y es ahí donde entrará el cambio radical del ecommerce. De hecho, ya hay empresas que están trabajando en esa línea y hablaremos más adelante. Aun así, también los entornos online cierran compras en las tiendas físicas, según establece el estudio de IAB Spain.

proceso de compra ecommerce

En cualquier caso, en el caso de la ropa, insiste Gustavo Núñez, “el consumidor paga por el tiempo que se ahorra en las colas en los probadores o en caja”, mientras que a la hora de surtir la nevera “lo que compramos en la web son productos de despensa: los de gran volumen, pesados y no perecederos, como es el caso de las bebidas”, añaden en Asedas.

Si hablamos de países, China destaca entre los países preferidos por los españoles a la hora de comprar online. Según un estudio elaborado por Sondea2, en la temporada de la vuelta al cole, el 52% de los millenials españoles (jóvenes entre 20 y 29 años) adquiere productos online a vendedores ubicados en China.

¿La motivación? 8 de cada 10 lo hacen motivados por el precio, ya que consideran que son sensiblemente más baratos que los de otros vendedores. También destacan la exclusividad o la posibilidad de obtener artículos únicos que no han llegado a España (38%), la variedad de inventario disponible (29%) y la gran disponibilidad de unidades de estos artículos (23%). Los artículos más demandados por los compradores online españoles a vendedores chinos pertenecen a la categoría de tecnología (57%), moda (36%) y decoración (27%).

Ya tenemos un dibujo general de cómo son las compras online en nuestro país. Ganar en tiempo, y sobre todo establecerse como una empresa que despunte en el mercado de los productos frescos es clave para posicionarse en el futuro. Pero vayamos a los principales actores y cómo lo están haciendo.

AliExpress, ¿desbancará a todas?

Saltaba la noticia hace pocas semanas: la organización de consumidores Facua denunciaba a Aliexpress, la web de ‘ecommerce’ del gigante chino Alibaba, por no cumplir los plazos mínimos de devolución (14 días) y garantía (2 años) que impone la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Según la denuncia, Aliexpress ofrece solo la mitad en ambos casos.

Al margen de esta polémica, bien es cierto que la situación obliga a recapacitar a todo un sector en expansión, como es el del ‘ecommerce’, en el que todavía hay situaciones que la ley no ha contemplado. “La realidad siempre va por delante de la ley. En ese sentido, internet es todavía un poquito como el salvaje Oeste”, comenta Jesús Álvarez, abogado especializado en derecho de los consumidores.

Ahora bien, ¿cuál podría ser la clave de esta web? Básicamente dos: gastos de envío gratis en un buen número de productos y la posibilidad de encontrar prácticamente todo lo que se busca. Se podría decir que han sabido trasladar el bazar de barrio a la pantalla del smartphone.

De hecho las cifras revelan este éxito, pues en el último año AliExpress incrementó en un 370% su número de usuarios y en un 719% los pedidos realizados. Los españoles nos hemos convertido, además, en uno de los mercados más importantes para la empresa a nivel mundial.

Tanto es así que Pello Zúñiga, director de Marketing de AliExpress España, afirma que nuestro país “es un mercado clave para nosotros. De hecho, actualmente somos una marca muy reconocida y muy bien valorada en España y así nos lo comunican nuestros usuarios, socios, blogueros, seguidores en medios sociales, etc”.

Del mismo modo, AliExpress está ya considerado no sólo el rival más duro para Amazon, sino la empresa que le puede destronar en nuestro país en un futuro no muy lejano. Estudiar su método de trabajo y en cómo conecta con el público puede ser una herramienta muy útil para cualquier empresa que quiera trabajar en Internet. Del mismo modo, es muy complicado competir contra sus productos: gran variedad, una oferta casi infinita, lúdica, sorprendente y práctica y, desde luego, unos precios muy competitivos.

Además, para clientes no satisfechos con sus productos, ofrece la posibilidad de “abrir una disputa”, una opción que, de nuevo, es ampliamente comentada, explicada y recomendada por la propia AliExpress (pues, finalmente, una buena o mal opinión recae directamente en la pérdida primero de la confianza de los clientes, y luego de los propios clientes).

Amazon acorta los plazos

Si por algo destaca Amazon es por el precio, el stock, la calidad de la web/aplicación móvil y, sobre todo, los tiempos de envío. Volvemos al tiempo como factor clave en el ecommerce. En octubre del año pasado, Amazon ponía en marcha su supermercado en nuestro país, un movimiento que quería demostrar que la empresa no sólo es una gran distribuidora de contenido electrónico, sino que se preocupa por comerciar con todo tipo de productos.

Llegó en un momento en el que, en España, el despegue de la compra online de alimentación aún no se ha producido, como hemos visto anteriormente. Amazon arrancaba su nuevo negocio con 10.000 productos que se podían adquirir sin un pedido mínimo, y ofrecía la entrega a domicilio pero también en casi 6.000 puntos de recogida, a través de acuerdos con Correos y otras tiendas.

Eso sí, lo más destacable, y una de las grandes apuestas de la compañía, es Amazon Prime Now, que desembarcaba en julio en España. La finalidad es, teniendo presente ese hueco que queda en alimentación, con la promesa de entregar productos frescos en tu puerta ese mismo día. Concretamente tenerlo en casa en menos de una hora.

Pero es evidente que no solo se cierra a productos perecederos, claro. Cuentan con una selección de 18.000 productos, destacando, además de los alimentos frescos, juguetes, droguería, libros o artículos de cuidado personal. Por el momento, los productos más populares son las bebidas gaseosas, la leche y la cerveza.

Eso sí, es importante hacerse cliente “Premium” para poder hacerse con el servicio. Esto implica que es gratis el primer mes, y que después hay que pagar 19,95 euros al año si se quiere mantener. Del mismo modo está el tema de costes: el pedido debe ser mínimo de 19 euros, y los costes de envío están en 5,90 euros si lo queremos en menos de una hora. Si no hay prisa, y optamos por recibirlo en dos horas, el coste será gratuito. Ojo, en franjas de dos horas (y no a las dos horas de realizar el pedido).

Así lo explica Carlos Rebato, que han probado el servicio: “Sobre dichas franjas, puede escogerse que sean en el mismo día aunque con límites. Por ejemplo, yo ayer estaba confiado con poder pedir en Prime Now a eso de las 18:00-19:00 para que llegase todo a la hora de la cena pero a esas alturas las únicas opciones que me aparecían comenzaban a partir de las 8:00 am del día siguiente. En mi casa no existe la opción de entrega a la hora pagando 5,9€, supongo que por distancia con el centro logístico, así que no he podido probar dicha opción”.

Este mismo usuario, que lo ha probado, considera que es un servicio “limitado, discreto y reducido a lo esencial, pero prometedor. No creo que se convierta en un sustituto de mis “otros” supermercados online (principalmente Hipercor y Carrefour) pero para compras rápidas y puntuales conviene tenerlo en cuenta. Por tiempo de entrega es, de hecho, imbatible, muy por encima de cualquier competidor. En la lista de detalles a mejorar quedan los precios, la cantidad y variedad de artículos más la presentación en la entrega”.

¿Qué otros actores hay?

Es evidente que ni AliExpress ni Amanzon han descubierto la fórmula de la dinamita. Pues de hecho hay otras compañías que ofrecen un servicio parecido. Es el caso de El Corte Inglés, que tiene un servicio personalizado que permite adquirir un producto fresco cortado y preparado al gusto del cliente por los profesionales de sus departamentos de pescadería o charcutería. “La fecha de caducidad de los productos siempre será la última disponible, la más lejana en el tiempo”, afirman fuentes de la cadena.

Se podría afirmar que El Corte Inglés es la compañía que posiblemente mejor ha sabido adaptarse a este nuevo entorno digital y la que está marcando la pauta en el comercio electrónico. Lo hace con servicios como el Click&Express, que promete la entrega de las compras online en un plazo de dos horas, y que en apenas medio año ha sumado más de ocho millones de usuarios activos. También permite hacer un pedido por Internet y recogerlo en tienda. Es el conocido como Click&Collect, e incluso de recibirlo directamente en el aparcamiento para introducirlo en el coche (Click&Car).

Alcampo también cuenta con algunas de estas alternativas que, además, ha habilitado dos espacios de recogida 24 horas. Uno en Alicante y otro en Alcorcón, y que cuentan con consignas automáticas de seguridad y taquillas frigoríficas para asegurar la calidad y conservación de la cadena de frío de los productos frescos.

También está el caso de Fnac, que comenzará a realizar entregas en dos horas en las principales ciudades españolas a finales de año, para que esté completamente operativo durante la campaña de Navidad.

Y mucho ojo con Ulabox, el primer supermercado puramente online de España. Se definen como el «antisúper» ya que los clientes se evitan las tediosas colas de los establecimientos y cargar con la compra hasta casa. Precisamente a raíz de estos dos condicionantes, surge la idea de crear este modelo alternativo. «Nacemos de la necesidad de tener que desplazarse a hacer la compra», asegura Jaume Gomá, CEO de la compañía.

Otros como Mercadona, Carrefour (desde los 7 hasta los 15 euros en gastos de envío) y un pedido mínimo distinto, así como startups como SoySuper, Deliveroo o incluso Take Eat Easy forman parte de los principales competidores de las compañías en ecommerce, pero lejos de acercarse a los números de las anteriores.

¿Hacia dónde vamos?

A pesar de los datos ofrecidos hay quien se atreve a afirmar que en España el comercio electrónico no termina de despegar y se mantiene por debajo de los países de su entorno. Así lo revela el informe Total Retail 2016, elaborado por PwC.

La consultora asegura que, de los resultados del estudio, elaborado a partir de entrevistas con más de 23.000 consumidores de todo el mundo, se desprende que el mercado de comercio electrónico en España “no ha alcanzado su punto de madurez”. “Los consumidores españoles todavía realizamos un uso limitado y poco frecuente de internet para realizar compras y seguimos prefiriendo la tienda física”, asevera PwC.

De hecho, señalan que nuestros hábitos de compra se asemejan más a los de países como México y Sudáfrica, donde un 23% y un 16% realizan compras online al menos una vez a la semana. En la misma línea, el informe apunta que solo un 48% de los españoles encuestados compra por internet una vez al mes, frente a la media global del 65% y a las cifras registradas en países en países como China (94%), Reino Unido y Alemania (81% en ambos), Italia (69%) o Francia (63%).

De cualquier manera, es una tendencia al alza, que es en lo que todos coinciden. La proyección es que aumente el número de individuos que realizará compra on+offline, y se reduzcan los usuarios exclusivos del mundo online u offline (especialmente este último).

No hablamos de que un entorno vaya a canibalizar al otro, ni mucho menos. Juan Pedro Agustín, Head of digital en Grupo Dia y responsable de la estrategia de transformación de la firma española, afirma que el comercio electrónico es un complemento para las ventas de las tiendas físicas, no un sustituto. “Internet es un aliado, no una amenaza”, añade.

Como apunta Javier Recuenco,  Business Director de Performics, “está claro que el punto del e-commerce en España en términos de madurez no es el más avanzado, por el uso limitado y a veces poco frecuente de Internet como canal de compra. A pesar de ello, como vemos los números son positivos y prometedores, y sorprende también ver como en modelos más avanzados como AirBNB, que han conseguido darle una vuelta de tuerca al sector del alquiler turístico, España es el país que más tiempo consume en sus visitas al portal de éste e-commerce y el segundo de Europa junto con Alemania que más consume en él”.

En este sentido, Recuenco afirma que “esto nos deja indicadores de confianza muy positivos, y deja entrever que son sólo algunas industrias o sectores como el de alimentación, en los que aún nos cuesta confiar, limitados en muchas ocasiones por las dificultades intrínsecas de la distribución o almacenaje del producto, y los costes de distribución que ello conlleva”.

Por ello, señala el Business Director de Performics, “los grandes gigantes como Amazon, Aliexpress, y a nivel más local El Corte Inglés por fin han comprendido y están atajando las barreras que suponían para el consumidor; los elevados gastos de envío, los tiempos de entrega frente a la inmediatez de la tienda física, la amplia variedad de producto en muchos casos superior a la de la tienda física, o la propia conexión con la misma, haciendo convivir la tienda online y offline para mayor facilidad del consumidor. Y un punto muy importante, y sin duda valor añadido del mundo digital, la capacidad de prescripción y opinión del resto de los consumidores”.

Por tanto, el canal online aún tiene mucho por hacer. Con el tiempo solo las empresas que ya están apostando y haciendo grandes inversiones triunfarán en un entorno que, sin duda, será EL entorno con diferencia.

Imagen | geralt
En BlogginZenith | Inbound Marketing para el ecommerce: ¿estrategias a seguir?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Desde que descubrí AliExpress mi vida (en el ecommerce) es distinta. Quizás no por la calidad de los productos, pero sí por el precio, que no tiene parangón.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>