AirBNB vale ya 30.000 millones de dólares y tiene sus motivos

airbnb
Hace un mes saltaba la noticia en la que se decía que la startup de economía colaborativa AirBNB estaba inmersa en una nueva ronda de financiación en el que se incluyen 850 millones de dólares, incrementando así su valor hasta los 30.000 millones de dólares.

Este incremento hará que la compañía se sitúe como la segunda startup de EEUU con mayor capitalizaciónúnicamente por detrás de Uber, valorada en 68.000 millones de dólares. Ahora bien, ¿en qué situación se encuentra la compañía? ¿Cómo ha llegado a ser lo que es? Repasamos los motivos por los que hoy vale 30.000 millones de dólares.

¿Por qué AirBNB ya vale lo que vale?

Hace ocho años vio la luz AirBNB, concretamente en agosto de 2008, y desde su fundación se encuentra como todo un referente en el sector del alquiler de viviendas y habitaciones entre particulares. Y obviamente, en épocas veraniegas, como la que acabamos de pasar, adquiere su máximo esplendor.

Vayamos a los datos para hacernos una idea de la magnitud del negocio: cuenta con ofertas vacacionales en 34.000 ciudades de 191 países y ya han hospedado a 60 millones de personas. En total, hay más de dos millones de anuncios. Al menos esas son las cifras dadas por la propia compañía. No tenemos cifras todavía de este año, pero solo en el verano de 2015, Airbnb gestionó el alojamiento de más de 17 millones de personas. Tan solo en Barcelona generó un impacto económico de 750 millones de euros.

Otro dato importante es que los internautas en España seguidos de los de Holanda, son los europeos que mayor cantidad de tiempo invierten en AirBNB cuando acceden a esta página, según los datos de comScore MMX de junio de este año. Dedicamos de media 13,7 minutos por visita, por delante de holandeses, rusos, austriacos, franceses, polacos y británicos, entre otros.

Igualmente no solo invertimos una buena cantidad de tiempo en utilizar este servicio, pues además, también los internautas españoles destacamos a la hora de reservar alojamiento a través de este site, por encima de los demás europeos (solo empatamos en un 35% con Alemania), según los datos de una investigación de RocketFuel, de 2016. España es, por así decirlo, un escenario perfecto para AirBNB.

La idea no es marearnos en cifras, sino tan solo hacernos a la idea de cómo se mueve esta compañía en la actualidad. Solo así podremos entender por qué el valor que adquiere. Del mismo modo, y aunque no se conozcan los inversores que han participado en esta operación, sí que podría suponer la consagración del modelo peer-to-peer en el sector turístico.

De todas maneras esta no es la primera vez que la empresa hace una operación de tal magnitud. Ya en noviembre de 2015 obtuvo unos 100 millones de dólares de financiación. Ahora bien, ¿cuáles fueron sus inicios?

Orígenes de AirBNB (y así te lo explicarás todo)

¿Quién les iba a decir que una caja de cereales con la figura de Obama impresa sería el punto de partida de AirBNB? Bueno, pero antes llegó la inspiración de tres jóvenes emprendedores, Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharczyk. Una idea cotidiana se conformó en un modelo de negocio.

Fue en 2007, cuando Gebbia le consultaba a su compañero Chesky la posibilidad de poner una cama hinchable en el desván de la casa que compartían y así dar un servicio de hospedaje y desayuno por un precio asequible. Así nacía el antecesor de AirBNB: www.airbedandbreakfast.com

La idea dio sus frutos, y dos hombres y una mujer fueron sus primeros inquilinos, que llegaron a pagar 80 dólares cada uno por dormir en tres colchones del desván. Una primera experiencia que fue tan bien que fueron conscientes de que estaban ante un modelo de negocio que se podría explotar. Fue en el verano de 2008 cuando estos dos compañeros, junto a Nathan Blecharczyk, ultimaban la primera versión de airbedandbreakfast.com para la búsqueda de inversión.

Lamentablemente no consiguieron llamar la atención de los inversores, así que tuvieron que agudizar su ingenio y aprovecharon las elecciones presidenciales McCain-Obama. Y también aprovecharon sus conocimientos, pues tanto Gebbia como Chesky tenían formación en diseño.

cereals-bnb

Así, surgió la idea de diseñar unas cajas de cereales Cheerios y Capitán Crunch con la imagen caricaturizada de los dos candidatos. Estas originales cajas salieron en la televisión y Gebbia, Chesky y Blecharczyk consiguieron la financiación necesaria para continuar con su proyecto.

¿A qué se debe su éxito?

El modelo del éxito de AirBNB está basado, como no, la confianza. Desde luego, no todo el mundo está dispuesto a dejar su espacio más íntimo, como es su propia casa, para que cualquier extraño llegue a ella y pueda hacer cualquier barbaridad. Es el mismo mantra que se repite con otras apps como Uber o Blablacar: “¿subirme al coche de un desconocido?”

Como apunta Alan Quaglieri, investigador de la Universitat Rovira i Virgili, “en tiempos de crisis, explica el discurso oficial, la necesidad de muchos ciudadanos de sostener sus maltrechas economías familiares y mantenerse en sus domicilios ha sido el motor de este éxito. El denominado home sharing se configuraría así, frente a la progresiva inhibición del sector público, como un nuevo y necesario modelo de Estado del bienestar. «Somos la solución, no el problema», repiten como un mantra los representantes del coloso digital”.

Sí, el contexto ha ayudado, sin duda. Y de hecho, el éxito de Airbnb ha sido tal que la industria turística se ha tenido que enfrentar a numerosas reticencias por parte de los operadores turísticos tradicionales (como cadenas hoteleras y agencias de viajes) que se han posicionado en contra de este modelo económico. ¿A qué se debe? Básicamente, denuncian, porque no hay impuestos de por medio ni licencias de cualquier índole.

De hecho, en algunos lugares se están planteando modificar la legislación, lo cual sería un desastre para AirBNB. Así, por ejemplo, en algunos estados de Estados Unidos -como Nueva York- se está planteando la prohibición de este servicio, mientras que en otros lugares ya se plantean multas a los ‘host’ que no cuenten con las licencias apropiadas.

No todo acaba ahí. Las experiencias de los clientes, como en cualquier otro negocio, no siempre son buenas. El problema es que la compañía acapara habitualmente titulares por pésimas experiencias de clientes en algunos de sus alojamientos, además de gran cantidad de disputas legales que a la larga son muy costosas para la empresa.

¿Cuál es el siguiente paso?

No está del todo claro. Lo que sí sabemos es que la empresa no se va a quedar parada. Hay quien anuncia que Airbnb podría acaparar en los próximos meses nuevos sectores, tales como centros comunitarios para turistas o bien guías locales contratados a través de la plataforma. Aun así, ya no es la única empresa que va a acaparar el fenómeno de las plataformas de alquiler de pisos turísticos.

Como apunta Alberto Merino, Account Manager de Zenith, “quizás en los orígenes de AirBNB, el factor económico, siendo más barato que otra alternativas, pudo suponer el despegue de este fenómeno. Sin embargo, reducirlo ahora al factor precio, sería un análisis muy simplista, ya que actualmente el catálogo de posibilidades es muy amplio: desde una habitación compartida hasta un chalet de lujo en la costa”.

Pero Merino también señala que “la experiencia global de todo el proceso combinado junto con unos mecanismos sociales muy bien planteados en toda la plataforma, son uno de los pilares claves de su éxito actual y del futuro de un fenómeno que acaba de comenzar”.

Basado en la misma confianza de la que antes se hablaba, hay quien le da una vuelta de tuerca más, dando origen al turismo colaborativo, con herramientas como ‘NightSwapping’, en las que particulares ofrecen sus casas a cambio de noches para dormir en otros lugares del planeta.

Esta startup francesa fue fundada por Serge Duriavig en 2013. Raúl Sánchez, responsable de Comunicación de la compañía en España, explica su funcionamiento: “Te inscribes como alguien que quiere alojar personas en su casa, o como alguien que quiere viajar y que por el momento no quiere o no puede alojar”.

Y continua explicando: “En el caso de que te inscribas como alguien que aloja, ganas el número de noches que las personas se alojan en tu casa. Con esas noches que acumulas puedes viajar a donde quieras, no tiene que ser a la casa de la persona que se ha alojado antes en tu casa. No hay reciprocidad”.

En este proceso solo entra en juego una única cuota de 9,90 euros: “No importa el número de días que viajas, ni las personas que viajan contigo. Siempre se paga esa cantidad”. Es un pago por la gestión e incluye un seguro para cubrir cualquier tipo de incidente que afecte tanto al anfitrión como al huésped.

¿Un golpe para AirBNB? Posiblemente, puesto que, como explica Sánchez, “es una manera mucho más económica de viajar. Es complicado buscar un alojamiento por 9,90 euros”. Aquí no prima más el ganar dinero, sino que adquiere más relevancia sentir que unos desconocidos comparten con uno la pasión de viajar. ¿Podría algún día AirBNB fusionarse con empresas de este tipo? ¿Qué prevalecerá en el futuro?

Imagen | opengridschedulerPando
En BlogginZenith | Uber, BlaBlaCar, AirBNB entre otros: ¿la economía colaborativa es competencia desleal?

En campaña con Zenith

3 comentarios

  1. ¡Interesante artículo! Genial resumen sobre AirBNB.

  2. Me ha llamado mucho la atención cómo surgen ideas de negocio como AirBNB, prácticamente de lo cotidiano. Me quedo con ese mensaje.

  3. ¿Tendrá vida limitada Airbnb? Porque las multas no paran de llegar.

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>