¿A dónde irán los presupuestos de TV si Netflix se queda (y hace) las mejores series?

netflix-portada

Netflix. Desde hace un tiempo, no dejamos de oír nombrar a la plataforma de vod. Cuando se habla de las mejores series, de un servicio que conquista o de un negocio en franca expansión, es el nombre que está presente. No tanto tiempo en realidad, porque nació en 1997, pero comenzó a tomar verdadera fuerza en 2013. Ese año lanzaría su primera serie de producción propia. Se trataba de ‘House of Cards’ y puso a Netflix en el punto de mira.

Un punto de mira que no ha parado de crecer, al igual que la empresa. Netflix está en plena forma. Y muchos son los que empiezan a temer un poder que sólo parece seguir acumulándose. Así es cómo Netflix les hace temblar a todos.

Netflix, ¿el más poderoso?

¿Quién es el gigante del entretenimiento audiovisual? Para muchos, sólo hay una respuesta: Netflix. La empresa ha entendido como nadie la revolución digital en que vivimos. Esto es, el fenómeno de los multidispositivos, la posibilidad de ver el contenido cuándo y dónde queramos… El video on demand es un éxito porque se ajusta de forma impecable a lo que los usuarios quieren. Tenemos nuestro propio videoclub online, disponible en cualquier momento. Podemos ver los contenidos del modo en que escojamos. Y, cada mes, contamos con títulos nuevos que mantienen el catálogo actualizado.

Por eso, muchos temen a Netflix. Ahora mismo, es la plataforma que más contenido produce. Más que cualquier canal de cable o network clásica. En 2016 ha lanzado 30 series originales, lo que supone 600 horas de contenido. Pero para 2017 espera ampliar esa producción y llegar a las mil horas.

netflix-grafica

Os ofrecemos una gráfica con sus visionados en el último mes, pero sabemos que Netflix es “misterioso” en cuanto a datos. Parece no tener necesidad de reafirmarse haciendo públicas sus cifras. Puesto que no vende publicidad, no necesita contar a las marcas lo bien que le va. Pero, de vez en cuando, sí nos muestra algunos números. En el último trimestre, Netflix ha alcanzado los 86,4 millones de suscriptores en todo el mundo. Esto supone un aumento de más de tres millones de clientes en tan sólo tres meses.

Polemizando que es gerundio

A nivel económico, este tercer trimestre le ha supuesto a la empresa un beneficio neto de 47 millones de euros. Hablamos de un 75% más respecto al mismo periodo del año anterior. ¿Por eso le temen sus competidores directos? Por todo lo que supone más bien. En Estados Unidos, se ha hecho popular el caso de Tara Flynn, una estrella de la televisión que ha dejado plantada a FOX para marcharse a Netflix.

Algo que ha llevado a la network a demandar a Netflix por “robo” de empleados. Aunque, tal vez, uno de los colofones de esta polémica haya venido de la mano de las declaraciones de John Landgraf, CEO de la filial de FOX, FX. Landgraf ha hablado de cómo la industria del audiovisual debe temer a Netflix, pues está próxima a desarrollar un monopolio de contenidos que, en primer lugar, pasa por hacerse con un gran número de trabajadores especializados en redes sociales y el mundo de Internet.

Sí al contenido propio

A la vista de las cifras, una vez más nos tenemos que preguntar, ¿cómo ha conseguido dar Netflix en el blanco? La idea en sí misma de un videoclub online, disfrutable de la forma en que escoja el usuario es clave. Pero, seguramente, el gran salto de calidad ha venido de la mano de su apuesta por la producción propia.

En 2013, Netflix se convertía en un nombre que todos los seguidores de la mejor ficción internacional aprendían a conocer. ‘House of Cards’ llegó y revolucionó la industria. El mundo de la televisión la ha premiado además con dos Globos de Oro que venían a poner nerviosos a viejos jugadores como las plataformas de cable. Le siguieron muchos éxitos: ‘Orange is the New Black’ creó tendencia con el universo carcelario. Por otro lado, ‘Daredevil’ o ‘Jessica Jones’ suponen un guiño a los amantes de los superhéroes. Este mismo año, ‘Stranger Things’ ha sido la serie del verano. y ‘Narcos‘ ha supuesto una muestra de ese saber hacer que quiere involucrar temas sociales y realistas con la acción más trepidante. Y, como decimos, para 2017, se espera más. Un 20% más en producción propia, para ser exactos.

Además, Netflix está sabiendo apostar por otro tipo de producción propia. Se trata del rescate de series de éxito entre los seriéfilos, a las que concede una nueva vida. Es el caso de ‘Black Mirror‘, una ficción pegada a la actualidad tecnológica y que, con sólo siete capítulos, siete historias independientes, se ha catapultado como un referente para los gourmets de las series. Ahora, Netflix ha producido su tercera temporada, que ya está revolucionando el mundo de Internet. Hay más casos de series rescatadas que le han valido ganarse la simpatía de los espectadores. Algo que es fundamental pues éstos sienten que Netflix les escucha y toma en cuenta sus opiniones. Algunas de ellas son ‘Arrested Development’, ‘The Killing’ o ‘Longmire’.

¿Dónde queda la publicidad?

Uno de los sectores que se mantiene alerta ante el crecimiento de empresas como Netflix es el mundo de la publicidad. Si en las plataformas de VOD generalmente no se lanzan anuncios, y si su modelo es el futuro de la televisión, ¿cómo debe evolucionar? Porque la publicidad, como bien sabemos, se reinventará y seguirá teniendo un peso importante en la industria del audiovisual.

Si el producto no admite pausas para la publicidad, tal vez debamos desarrollar publicidad dentro del producto. Esta filosofía no la hemos inventado nosotros, sino que ya está presente en multitud de producciones. Se puede tratar del product placement, cuando el producto se muestra dentro de la acción normal de los personajes (como una lata de refresco apoyada estratégicamente en una mesa alrededor de la que discuten los protagonistas).

Pero también podemos referirnos a un concepto que gana más interés: el branded content. Es una manera de integrar la publicidad en las tramas, provocando una simbiosis entre sus valores. El espectador recibe el producto sin darse cuenta de ello, pues éste forma parte de la propia narrativa del relato y lo contempla sin sentir que sea invasivo en ningún momento. Uno de los ejemplos que la propia Netflix ha llevado a cabo este mismo año ha sido en una serie de la que ya hemos hablado. ‘House of Cards’ ha estrenado su cuarta temporada y, dentro del argumento, ha cobrado mucha importancia Agar.io, un juego multimedia al que se aficionaba su protagonista y que suponía una metáfora de su propia situación personal.

Decimos que Netflix no admite publicidad pero esta afirmación no es del todo cierta. Hace unos meses puso en marcha unos trailers autoplay que promocionaban sus propios productos. Se trata de mensajes que lanza a los usuarios que cree que pueden estar interesados. Aquí funciona la segmentación de audiencias, con los datos que consigue de los gustos y preferencias de sus propios clientes. Para muchos, éste es un primer paso para que Netflix comience a contratar publicidad.

El consumo televisivo está cambiando a pasos agigantados. La llegada de Internet o de plataformas como Netflix está modificando la manera en que vemos series o películas. Las grandes empresas luchan por no quedar atrás en un negocio que ha de responder a las nuevas expectativas de los usuarios. La publicidad, siempre atenta a todos esos cambios, se ha de reinventar para que su mensaje siga llegando con eficacia.

En BlogginZenith | La televisión programática: ¿es el futuro de la publicidad televisiva?

En campaña con Zenith

Un comentario

  1. Netflix parece ahora incluso más influyente que HBO y todos están pendientes de sus movimientos

   

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se verá en el comentario publicado.

Política de comentarios

Escribe tu comentario para que la comunidad pueda aprovecharlo. Los comentarios que no sean adecuados o se salgan de la temática del blog serán descartados, así como los promocionales, susceptibles de afectar a derechos de terceros, con insultos o de vulnerar las leyes.

Cuando se detecta una infracción de estas normas se podrá editar el comentario o simplemente eliminarlo, pero si la infracción es continuada, se podrá llegar a un bloqueo de la cuenta.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>